Clima

Unable to get weather data from wunderground.com

youtubetwitterpinterestrssfacebook

Miércoles, 19 de Junio de  2019 13:52
calendario

Junio

19

Miércoles

ANTICIPO
ELECCIONES PROVINCIALES: El peronismo ganó en Formosa, San Luis y Santa Fé AHORA: Massa se presentaría como candidato a presidente en una interna con Alberto Fernández. CONSENSO FEDERAL 2030: Urtubey será pre-candidato a vicepresidente en la fórmula del economista Lavagna
Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Detienen al doctor Ingallinella

Domingo, 17 Junio 2018 23:22

Juan Ingallinella  fue un médico y político militante del Partido Comunista que fue detenido por la policía el 17 de junio de 1955 y murió en la madrugada del 18, del mismo mes, luego de ser torturado, en un hecho conocido como el "caso Ingallinella". A raíz de la investigación realizada se condenó a quienes fueron autores materiales del hecho, pero el cuerpo nunca fue hallado, por lo que se lo considera uno de los primeros desaparecidos de la Historia argentina.

Militó en el movimiento estudiantil reformista mientras estudiaba la carrera de Medicina en Rosario. Se acercó al grupo universitario Insurrexit orientado por Héctor Agosti y se afilió luego a la Federación Juvenil Comunista. En 1941 participó en el Congreso de la Juventud Argentina que se reunió en Córdoba en el marco de la política de los frentes antibélicos y antifascistas.

Hay testimonios recogidos en la prensa de Rosario que cuentan que a los pacientes sin recursos los atendía gratuitamente y les suministraba muestras de medicamentos gratis cuando no tenían dinero para comprarlas. Incluso les regalaba ropa y zapatillas. Ingallinella era un militante comunista, en cuyo consultorio tenía un cuadro con la foto de Lenin.

El 16 de junio de 1955 se produjo en la Argentina una rebelión militar con la finalidad de derrocar al presidente constitucional Juan Domingo Perón. Sin aviso previo alguno, aviones de la Marina bombardearon la Plaza de Mayo y otros sectores de la ciudad de Buenos Aires, y ametrallaron a la población civil en una acción sin precedentes en la Historia argentina, ocasionando unos 400 muertos y más de 2000 heridos.

El mismo día 16 de junio la policía rosarina comenzó a detener dirigentes opositores y al día siguiente una comisión policial concurrió al domicilio de Ingallinella (quien había desechado la oportunidad de ocultarse) y lo condujo a la División Investigaciones de la Jefatura de Policía junto con unas sesenta personas.

Los detenidos fueron retornando a sus hogares pero no Ingallinella. Ante las gestiones de su esposa y de sus camaradas, la Policía aseguró que había salido por sus propios medios de la jefatura.

Tiempo después, uno de los acusados, el oficial Rogelio Luis Delfín Tixie, rompió el pacto de silencio y contó que Ingallinella había fallecido durante la tortura y que su cadáver había sido enterrado cerca de la estación de trenes de la localidad de Ibarlucea, a unos 17 km al noroeste de Rosario, y luego trasladado a otro punto. Su cuerpo nunca fue hallado, a pesar de este testimonio.

Juan Ingallinella  fue un médico y político militante del Partido Comunista que fue detenido por la policía el 17 de junio de 1955 y murió en la madrugada del 18, del mismo mes, luego de ser torturado, en un hecho conocido como el "caso Ingallinella". A raíz de la investigación realizada se condenó a quienes fueron autores materiales del hecho, pero el cuerpo nunca fue hallado, por lo que se lo considera uno de los primeros desaparecidos de la Historia argentina.

Militó en el movimiento estudiantil reformista mientras estudiaba la carrera de Medicina en Rosario. Se acercó al grupo universitario Insurrexit orientado por Héctor Agosti y se afilió luego a la Federación Juvenil Comunista. En 1941 participó en el Congreso de la Juventud Argentina que se reunió en Córdoba en el marco de la política de los frentes antibélicos y antifascistas.

Hay testimonios recogidos en la prensa de Rosario que cuentan que a los pacientes sin recursos los atendía gratuitamente y les suministraba muestras de medicamentos gratis cuando no tenían dinero para comprarlas. Incluso les regalaba ropa y zapatillas. Ingallinella era un militante comunista, en cuyo consultorio tenía un cuadro con la foto de Lenin.

El 16 de junio de 1955 se produjo en la Argentina una rebelión militar con la finalidad de derrocar al presidente constitucional Juan Domingo Perón. Sin aviso previo alguno, aviones de la Marina bombardearon la Plaza de Mayo y otros sectores de la ciudad de Buenos Aires, y ametrallaron a la población civil en una acción sin precedentes en la Historia argentina, ocasionando unos 400 muertos y más de 2000 heridos.

El mismo día 16 de junio la policía rosarina comenzó a detener dirigentes opositores y al día siguiente una comisión policial concurrió al domicilio de Ingallinella (quien había desechado la oportunidad de ocultarse) y lo condujo a la División Investigaciones de la Jefatura de Policía junto con unas sesenta personas.

Los detenidos fueron retornando a sus hogares pero no Ingallinella. Ante las gestiones de su esposa y de sus camaradas, la Policía aseguró que había salido por sus propios medios de la jefatura.

Tiempo después, uno de los acusados, el oficial Rogelio Luis Delfín Tixie, rompió el pacto de silencio y contó que Ingallinella había fallecido durante la tortura y que su cadáver había sido enterrado cerca de la estación de trenes de la localidad de Ibarlucea, a unos 17 km al noroeste de Rosario, y luego trasladado a otro punto. Su cuerpo nunca fue hallado, a pesar de este testimonio.

El Día

Fotogalerías

Suscribirse a Noticias

Suscríbase a nuestro boletín de noticias para recibir un resumen todas las tardes en su casilla de correo
captcha