Clima

Unable to get weather data from wunderground.com

youtubetwitterpinterestrssfacebook

Jueves, 20 de Febrero de  2020 07:08
calendario

Febrero

20

Jueves

ANTICIPO
ADN - Agencia de Datos y Noticias de Marcos Paz: Sistema Municipal de Medios y Contenidos Públicos - Belgrano 2187 - Marcos Paz - Buenos Aires - (0220) 477 4371 TV PUBLICA DE MARCOS PAZ: Seguinos en Facebook TV Pública Marcos Paz RADIO PÚBLICA DE MARCOS PAZ - FM 90.7: La Mañana Con Vos. Lunes a Viernes de 9 a 13 hs. Seguila a través de www.radiopublica.marcospaz.gov.ar 
Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

24 de enero de 1835 - Los negros malês organizan en Salvador la mayor revolución urbana de Brasil.

Viernes, 24 Enero 2020 08:33

Planeada por líderes que tenían experiencias anteriores de combate, en Africa, de manera general, los malês proponían el fin del catolicismo, religión que les era impuesta, el asesinato y la confiscación de los bienes de todos los blancos y mulatos.
Al mismo tiempo las autoridades también se organizaron rápidamente, consiguiendo repeler los ataques a los cuarteles de Salvador, poniendo en fuga a los revoltosos. Intentando salir de la ciudad, un grupo de más de 500 revoltosos, entre esclavos y liberados, fue interceptado en la vecindad del cuartel de caballería en Água de Meninos, donde se dieron los combates decisivos, vencidos por las fuerzas oficiales, más numerosas y bien armadas.
En el enfrentamiento murieron siete integrantes de las tropas oficiales y setenta personas entre los insurgentes. Doscientos ochenta y un, entre esclavos y liberados fueron detenidos en el Fuerte de San Marcelo, y llevados ante los tribunales. Sus condenas variaron, desde la pena de muerte para los cuatro principales líderes, los trabajos forzados, el destierro, y los azotes.
Entre las pertenencias de los líderes fueron encontrados libros en árabe y oraciones musulmanas.
En esa época a los africanos les fue prohibida la circulación por las calles, durante las horas de la noche, y practicar sus ceremonias religiosas.
A pesar de haber sido rápidamente controlada, la Revuelta de los Malês sirvió para demostrar a las autoridades y élites el potencial de contestación y rebelión que significaba el mantener el régimen de esclavitud, amenaza que estuvo siempre presente durante todo el Período Regencial y se extendió durante el Gobierno personal de Pedro II.
Después de 1835, muchos musulmanes fueron juzgados en tribunales especiales, algunos condenados a muerte. Muchos fueron deportados para África como forma de reducir su influencia entre los negros esclavizados. Los que escaparon a la muerte o a la deportación fueron forzados, para sobrevivir, a mantenerse en la clandestinidad.

Planeada por líderes que tenían experiencias anteriores de combate, en Africa, de manera general, los malês proponían el fin del catolicismo, religión que les era impuesta, el asesinato y la confiscación de los bienes de todos los blancos y mulatos.
Al mismo tiempo las autoridades también se organizaron rápidamente, consiguiendo repeler los ataques a los cuarteles de Salvador, poniendo en fuga a los revoltosos. Intentando salir de la ciudad, un grupo de más de 500 revoltosos, entre esclavos y liberados, fue interceptado en la vecindad del cuartel de caballería en Água de Meninos, donde se dieron los combates decisivos, vencidos por las fuerzas oficiales, más numerosas y bien armadas.
En el enfrentamiento murieron siete integrantes de las tropas oficiales y setenta personas entre los insurgentes. Doscientos ochenta y un, entre esclavos y liberados fueron detenidos en el Fuerte de San Marcelo, y llevados ante los tribunales. Sus condenas variaron, desde la pena de muerte para los cuatro principales líderes, los trabajos forzados, el destierro, y los azotes.
Entre las pertenencias de los líderes fueron encontrados libros en árabe y oraciones musulmanas.
En esa época a los africanos les fue prohibida la circulación por las calles, durante las horas de la noche, y practicar sus ceremonias religiosas.
A pesar de haber sido rápidamente controlada, la Revuelta de los Malês sirvió para demostrar a las autoridades y élites el potencial de contestación y rebelión que significaba el mantener el régimen de esclavitud, amenaza que estuvo siempre presente durante todo el Período Regencial y se extendió durante el Gobierno personal de Pedro II.
Después de 1835, muchos musulmanes fueron juzgados en tribunales especiales, algunos condenados a muerte. Muchos fueron deportados para África como forma de reducir su influencia entre los negros esclavizados. Los que escaparon a la muerte o a la deportación fueron forzados, para sobrevivir, a mantenerse en la clandestinidad.

El Día

Suscribirse a Noticias

Suscríbase a nuestro boletín de noticias para recibir un resumen todas las tardes en su casilla de correo
captcha