Clima

*

Muy nublado

15 °C
SSE 0 km/h

youtubetwitterpinterestrssfacebook

Martes, 23 de Octubre de  2018 22:06
calendario

Octubre

23

Martes

ANTICIPO
BRASIL: Con un fuerte protagonismo de las mujeres y las personas afrodescendientes, miles de personas se manifestaron el sábado contra el candidato y exjefe del Ejército Jair Bolsonaro SE LEVANTA EL PARO EN TÉLAM: Trabajadores y trabajadoras de Télam levantan a partir de hoy el paro que mantenían contra los 357 despidos en la agencia estatal de noticias. SOLÁ VA POR LA UNIDAD DEL PERONISMO: El diputado anunciará su salida del Frente Renovador, y conformará un nuevo bloque parlamentario.
Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Asesinato de Monseñor Gerardi

Miércoles, 25 Abril 2018 13:00

26 de abril de 1998 es asesinado en Guatemala Mons. Gerardi, tras publicar el informe «Nunca Más», que documenta 55.000 violaciones de derechos humanos, atribuidas en un 80% al ejército.

Juan Gerardi fue ordenado sacerdote en diciembre de 1946 y sirvió en varias áreas rurales de Guatemala, como Jalapa, San Pedro Sacatepéquez y Palencia, así como en la región de la ciudad capital.
En la década de 1970 y a pesar de los enfrentamientos armados fue uno de los más acérrimos defensores del reconocimiento oficial de los idiomas mayas de Guatemala y a la vez, su influencia permitió el establecimiento de dos emisoras de radio en lenguas mayas. Más tarde, en compañía de los padres benedictinos, creó el centro San Benito de promoción humana, que condujo a la transformación de muchos campesinos e indígenas en líderes de sus comunidades. El obispo fue trasladado en 1974 a la diócesis de El Quiché, pero continuó trabajando como Administrador Apostólico en las Verapaces.
En los primeros años de la década de los ochenta, El Quiché vio índices de violencia acentuados en la conflicto entre el ejército de Guatemala y varios grupos armados contra tal flagrante represión o opresión sufrida por las inmensas mayorías, registrándose crímenes masivos que incluso, se determinarían en años posteriores como genocidio. Cientos de catequistas católicos y dirigentes cristianos de pueblos y aldeas fueron brutalmente asesinados, la mayoría de los cuales pertenecían a etnias mayas. Gerardi solicitó repetidamente a las fuerzas militares que controlaran sus acciones, y sobre todo, que cesaran los actos de represión y crímenes en contra de la población civil. Su protesta se extremó tras una matanza de indígenas en Alta Verapaz, que soldados cometieron. Mientras sirvió en la Conferencia Episcopal de Guatemala, habló abiertamente acerca de la quema de la embajada de España en Guatemala, donde 39 personas murieron calcinadas con la participación comprobada del Estado de Guatemala.
Sería durante el episcopado en Quiché que el clérigo recibiría múltiples amenazas de muerte y atentados contra su vida. Ante la gravedad de las amenazas y los asesinatos de sacerdotes en la zona, decidió trasladarse a la ciudad de Guatemala, llegándose a considerar la clausura temporal de la diócesis.
Gerardi inició a fines de los ’80 el proyecto interdiocesano REMHI (Recuperación de la Memoria Histórica), que dirigió personal y comprometidamente, con intención de registrar por medio de testimonios y documentación la historia reciente de Guatemala, argumentando así que conocer la verdad sobre los crímenes cometidos durante la dictadura debía ser indispensable para la paz social en el país. En ese contexto, Gerardi tomó como responsabilidad personal la compilación de investigaciones y entrevistas para elaborar los reportes para recuperación de la memoria histórica durante el período de la represión militar.
Dos días después de la publicación del informe "Guatemala: Nunca más", el 26 de abril de 1998, el obispo Gerardi fue salvajemente asesinado a golpes en el garage de la casa parroquial de San Sebastián, en la ciudad de Guatemala. Los criminales usaron aparentemente un bloque de concreto para destrozarle el cráneo, desfigurándole al punto de que el rostro del obispo quedó irreconocible y la identificación se logró sólo tras la identificación del anillo episcopal en su mano.
El escritor estadounidense Francisco Goldman publicó en el año 2008 el libro "The art of political murder" acerca de la muerte del obispo Gerardi, que ha sido considerado, entre los varios textos escritos, uno de los más rigurosamente fundamentados sobre el asesinato.

26 de abril de 1998 es asesinado en Guatemala Mons. Gerardi, tras publicar el informe «Nunca Más», que documenta 55.000 violaciones de derechos humanos, atribuidas en un 80% al ejército.

Juan Gerardi fue ordenado sacerdote en diciembre de 1946 y sirvió en varias áreas rurales de Guatemala, como Jalapa, San Pedro Sacatepéquez y Palencia, así como en la región de la ciudad capital.
En la década de 1970 y a pesar de los enfrentamientos armados fue uno de los más acérrimos defensores del reconocimiento oficial de los idiomas mayas de Guatemala y a la vez, su influencia permitió el establecimiento de dos emisoras de radio en lenguas mayas. Más tarde, en compañía de los padres benedictinos, creó el centro San Benito de promoción humana, que condujo a la transformación de muchos campesinos e indígenas en líderes de sus comunidades. El obispo fue trasladado en 1974 a la diócesis de El Quiché, pero continuó trabajando como Administrador Apostólico en las Verapaces.
En los primeros años de la década de los ochenta, El Quiché vio índices de violencia acentuados en la conflicto entre el ejército de Guatemala y varios grupos armados contra tal flagrante represión o opresión sufrida por las inmensas mayorías, registrándose crímenes masivos que incluso, se determinarían en años posteriores como genocidio. Cientos de catequistas católicos y dirigentes cristianos de pueblos y aldeas fueron brutalmente asesinados, la mayoría de los cuales pertenecían a etnias mayas. Gerardi solicitó repetidamente a las fuerzas militares que controlaran sus acciones, y sobre todo, que cesaran los actos de represión y crímenes en contra de la población civil. Su protesta se extremó tras una matanza de indígenas en Alta Verapaz, que soldados cometieron. Mientras sirvió en la Conferencia Episcopal de Guatemala, habló abiertamente acerca de la quema de la embajada de España en Guatemala, donde 39 personas murieron calcinadas con la participación comprobada del Estado de Guatemala.
Sería durante el episcopado en Quiché que el clérigo recibiría múltiples amenazas de muerte y atentados contra su vida. Ante la gravedad de las amenazas y los asesinatos de sacerdotes en la zona, decidió trasladarse a la ciudad de Guatemala, llegándose a considerar la clausura temporal de la diócesis.
Gerardi inició a fines de los ’80 el proyecto interdiocesano REMHI (Recuperación de la Memoria Histórica), que dirigió personal y comprometidamente, con intención de registrar por medio de testimonios y documentación la historia reciente de Guatemala, argumentando así que conocer la verdad sobre los crímenes cometidos durante la dictadura debía ser indispensable para la paz social en el país. En ese contexto, Gerardi tomó como responsabilidad personal la compilación de investigaciones y entrevistas para elaborar los reportes para recuperación de la memoria histórica durante el período de la represión militar.
Dos días después de la publicación del informe "Guatemala: Nunca más", el 26 de abril de 1998, el obispo Gerardi fue salvajemente asesinado a golpes en el garage de la casa parroquial de San Sebastián, en la ciudad de Guatemala. Los criminales usaron aparentemente un bloque de concreto para destrozarle el cráneo, desfigurándole al punto de que el rostro del obispo quedó irreconocible y la identificación se logró sólo tras la identificación del anillo episcopal en su mano.
El escritor estadounidense Francisco Goldman publicó en el año 2008 el libro "The art of political murder" acerca de la muerte del obispo Gerardi, que ha sido considerado, entre los varios textos escritos, uno de los más rigurosamente fundamentados sobre el asesinato.

El Día

Fotogalerías

Suscribirse a Noticias

Suscríbase a nuestro boletín de noticias para recibir un resumen todas las tardes en su casilla de correo
captcha