Clima

*

Niebla

12 °C
Este 2.6 km/h

youtubetwitterpinterestrssfacebook

Miércoles, 18 de Julio de  2018 01:09
calendario

Julio

17

Martes

ANTICIPO
MÁS DEUDA: Caputo volvió a anunciar la toma de deuda mediante la emisión de dos Letras del Tesoro Nacional por 760 millones de dólares PARO DOCENTE: Docentes bonaerenses anunciaron un paro para el próximo miércoles. SUBTE: Los trabajadores del subte comenzaron una nueva semana de paros y medidas de protesta
Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Claves de cooperativas de producción agrícola para sobrevivir a un gobierno neoliberal

Martes, 10 Abril 2018 18:03

(adnmarcospaz).-- La federación argentina de cooperativas apícolas y agropecuarias ltda. (Facaal) se encuentra impulsando un trabajo minucioso en cada una de las regiones productivas del país, debido a que la situación es muy desfavorable para los pequeños y medianos productores.

Entre las iniciativas se encuentra la realización de capacitaciones para sumar valor agregado a la producción, el impulso de microcréditos, el desarrollo de proyectos turísticos y la posibilidad de generar un mercado colaborativo intra-cooperativo.

Facaal es una de las federaciones de cooperativas de trabajo que mayor trabajo viene realizando en este tiempo para contener, sostener y acompañar a cientos de pequeños y medianos productores apícolas y agropecuarios que están a lo largo y ancho del país y que están padeciendo las consecuencias del modelo económico impuesto por el gobierno nacional.

El objetivo primordial de este tiempo es presentar un panorama de la situación laboral y productiva de cada región y perspectivas de trabajo diagramadas en conjunto con la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo, el municipio de Almirante Brown y la Universidad de Luján. Con esta premisa, en lo que va del año ya se han realizado diversos encuentros de los equipos técnicos.  Ramón Vivanco, uno de los productores que se encuentra trabajando activamente en el tema, habló sobre el panorama actual, los planes a futuro y la necesidad de continuar generando organización para enfrentar esta situación.

Viaje y recorrido por el Soberbio, Misiones.

“Fue un viaje que concretamos hace algunos días con un grupo de técnicos conformado por cooperativistas de diferentes regiones del país”, cuenta Vivanco sobre el encuentro que mantuvieron con productores y autoridades del gobierno municipal. “Fue muy interesante porque se dio a conocer lo que es Facaal, nuestro propósito que es llegar al pequeño productor. Además, conocer el sistema de producción y ver de qué manera lo podemos mejorar”.

En este sentido, comentó que una de las líneas de trabajo que están impulsando junto a la Incubadora de Empresas Innovadoras (INCUEI) de la Universidad Nacional de Lujan (UNLu), son los microcréditos que “si bien no solucionan todos los problemas, al menos alivian un poco”. Esta iniciativa es un aporte para gestionar ideas innovadoras en el territorio que fortalezcan a los actores de la economía social y solidaria.

“Nos contactamos con los productores de maíz, mandioca, yerba mate y productores de caña de azúcar en sus lugares de trabajo. Ellos le llaman “colonos”. Son familias que están instaladas hace mucho tiempo allí, sus hijos se afincaron en el mismo lugar y todos trabajan para la familia, se ayudan entre vecinos. Es una forma muy interesante de vivir y trabajar que está muy lejos de lo que son otras realidades”, explica Vivanco que se dedica a la producción de miel en la provincia de Mendoza.

Durante las jornadas de trabajo en Misiones, conocieron y recorrieron la agrícola esenciera industrial y de consumo “Río Uruguay”, donde se acopia aceite esencial de citronella y se elaboran productos derivados como repelentes de insectos y líquidos de limpieza. “Ellos hacen dos cortes por año, pero aplicando otro sistema de producción y mejorándolo se pueden hacer hasta cuatro cortes por año. Es decir, que en vez de obtener 7 kgs anuales de aceite, se podría obtener el doble”, explica refiriéndose a las etapas de elaboración del aceite.

Si bien se trata de una incipiente producción y sobre todo en el manejo técnico, plantea que el trabajo de la federación allí “sería dar capacitaciones, juntar a los pequeños productores, trabajar articuladamente con otras cooperativas que tengan los elementos necesarios como para realizar la marca, etiquetas, permisos, etc- y así darle valor agregado al producto”. A lo largo de las diversas reuniones que han tenido, comenta que han recibido quejas de los productores porque los costos son cada vez más altos y a eso hay que sumarle la situación económica general del país. “Hay para mejorar muchas cosas. Nosotros lo visualizamos y tratamos de mejorar convirtiendo lo que ya tienen en mayores fortalezas”, explica.

“Hay que aprender, hay que ver cómo se organizan, cómo comercializan lo que producen. Es un trabajo muy interesante el que se hace en el Soberbio. Se trata de un lugar paradisíaco” reflexiona, haciendo hincapié en que hay muchísimas alternativas de trabajo para explotar allí, inclusive el turismo.

El panorama en Mendoza

“La situación acá es terrible, un desastre”, dice Vivanco comparando el presente con lo que fueron los últimos meses del gobierno de Alfonsín cuando “todos los viñedos estaban abandonados y secos”. “Los grandes viñeteros hacen trabajos mínimos, las aradas que se hacían habitualmente ya no se hacen. Los viñedos están tapados por los yuyos, limpiarlos lleva un costo muy alto. Al bodeguero le llegan facturas de luz de treinta mil pesos cuando antes eran de dos mil. El finquero, que tiene pozos para regar, también ha sufrido un alto costo de tarifas. La producción deja de ser rentable”, explica preocupado agregándole un factor a la cuestión: “nuestra producción primaria es el vino, y hoy la Argentina está importando grandes cantidades de producciones chilenas de vino”.

Ramón vive en Rivadavia, una localidad al este de la provincia de Mendoza, una zona donde el fuerte de la producción son las frutas de carozos. Allí dice que “el durazno, el damasco y la ciruela está desapareciendo. Los frigoríficos acopian la fruta para empaque y traslado, están cerrando. Está muy difícil”.

Ante este escenario, vuelve a poner foco en la importancia de la organización y el trabajo mancomunado para sobrellevar la falta de trabajo y dar una respuesta concreta ante la ausencia de políticas para el sector por parte del gobierno. “Facaal es una herramienta que nos está ayudando muchísimo. Tenemos pensado generar un mercado colaborativo intra-cooperativo donde se intercambien las producciones de diferentes regiones del país. Por ejemplo, traer yerba y te de Misiones a Mendoza y de acá enviar lo que producimos, en vez de venderlo a granel, podemos fraccionar todo, darle valor agregado y venderlo a nuestros compañeros y compañeras a precios razonables”, destacó.

El Día

Fotogalerías

Suscribirse a Noticias

Suscríbase a nuestro boletín de noticias para recibir un resumen todas las tardes en su casilla de correo
captcha