Clima

*

Lluvia

17 °C
Sur 14 km/h

youtubetwitterpinterestrssfacebook

Jueves, 13 de Diciembre de  2018 19:38
calendario

Diciembre

13

Jueves

ANTICIPO
MÉXICO:  Andrés Manuel López Obrador (Morena) asumió ayer como Presidente con un mandato de seis años.  Organizaciones sociales, gremiales y políticas marcharon en contra del G20.: La masiva movilización partió el viernes desde la avenida San Juan y 9 de Julio y concluyó frente al Congreso. G20 EN ARGENTINA: En una ciudad militarizada se llevó a cabo el viernes y sábado la cumbre del G20.   
Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

La feminización de la resistencia late en Ludueña

Jueves, 08 Marzo 2018 16:47

(adnmarcpospaz//María Cruz Ciarnello-CTA Santa Fe).-- * | En las enormes barriadas populares, las mujeres se organizan, debaten, reflexionan y paran este 8 de marzo. En Ludueña, cada febrero se celebra el Carnaval Cumple de Pocho. Este año, la marea violeta copó la plaza Pocho Lepratti.

Resultado de imagen para La feminización de la resistencia late en Ludueña“Tuvimos la necesidad como mujeres de salir a decir todo lo que ya no aguantamos más”. La feminización de la resistencia en los barrios es también cuerpa carnaval que denuncia, que celebra y que multiplica, con digna rabia, el grito de las mujeres: “vivas nos queremos”, “nosotras paramos”.

de marzo. Un nuevo paro internacional de mujeres, lesbianas, travestis y trans se teje en más de 50 países del mundo. Se teje en asambleas feministas donde la diversidad de voces, miradas y cuerpos entrelazan estrategias y modalidades de lucha. La calle, los lugares de trabajo, el rol de los gremios y centrales obreras, la realidad de las miles de mujeres precarizadas y no sindicalizadas, de las compañeras travestis y trans. El invisible trabajo que se realiza puertas adentro: las tareas del cuidado del lxs hijxs, las tareas del hogar, que representan una parte fundamental en el sistema económico y que -sin embargo- lejos está de valorarse como lo que es: un trabajo.

Por eso el movimiento feminista se organiza como ningún otro movimiento heterogéneo y dinámico lo hace en Argentina. El 8 de marzo se espera un paro contundente contra el sistema patriarcal que violenta a mujeres, travestis, lesbianas y trans, de diferentes formas. Las convocatorias y asambleas son amplias y diversas. En Rosario, se realizan en el Centro Cultural Toma, con la participación de más de cientos de mujeres, pero también, en aquellos territorios barriales donde las realidades están atravesadas por las políticas de ajuste, las changas, los centros comunitarios, los comedores escolares, las ollas populares. Y también, los carnavales.

En Ludueña, zona oeste de Rosario, durante el mes de febrero, cada año, se realiza el Carnaval Cumple de Pocho que ya es un hecho histórico y político en la ciudad. Nació del dolor, lo sabemos. Cuando Claudio Lepratti fue asesinado en diciembre de 2001, sus compañerxs de militancia y amigxs decidieron convocarse y organizarse para celebrar su cumpleaños, los 27 de febrero de cada año. Así nace el Carnaval. Hace diecisiete años que el festejo se potencia y fortalece bajo una bandera vital:

defender la alegría como una trinchera. Una alegría que es política, dicen en Ludueña. Una alegría que nace del hacer. Que cada año se enriquece de los saberes populares y las luchas cotidianas. Este año no podía ser de otra manera: el carnaval se impregnó de feminismo barrial y popular. Lo construye a su manera, con las voces y las miradas de las vecinas del barrio, de las que sostienen cada día la feria de la plaza Pocho Lepratti, las que ponen el cuerpo junto a sus hijxs en las situaciones más difíciles.

Esas mujeres son protagonistas del Carnaval.¿Qué pasa con nuestros cuerpos? fue una de las preguntas que se hicieron en Ludueña. “Nos venimos encontrando las mujeres en distintos ámbitos, el carnaval es el inicio de una puerta muy grande para nosotras, en este carnaval sentimos y tuvimos la necesidad como mujeres salir a decir todo lo que ya no aguantamos más”, dice Vanesa, una de las mujeres del barrio quién además, milita en el Bodegón Casa de Pocho. Y suma algo fundamental: “Lo primero que se ve en un acompañamiento a un pibe, es a la mamá”. Erica, a su lado, agrega: “Nosotras formamos parte del movimiento de mujeres, y queremos que al barrio no solo llegue la imagen terrible que ofrecen los medios de comunicación masivos sobre las mujeres, los femicidios, sino mostrar la lucha y la organización que nos venimos dando las mujeres en distintos espacios”.

Esta lucha y esta organización tiene nombre en Ludueña y fue una de las claves de este 17 Carnaval Cumple de Pocho: la feminización de la resistencia. “Y si nos organizamos y resistimos es porque hay una feminización de la pobreza también”, remata Erica, una de las mujeres que desde los 13 forma parte del Bodegón de Pocho, hoy ya casi rondando los 30 años.

El ajuste brutal y los despidos repercuten fuertemente contra las mujeres. Y no es casual, opina Erica con claridad: “es una sociedad que reproduce lógicas de mercado que son totalmente violentas. Las que salen a pechearlas una y otra vez son las mujeres. Acá funciona una feria que es sostenida 100 por ciento por mujeres, que laburan todos los días de miércoles a sábados, y es importante que en Carnaval se vea la importancia de estar juntas y hermanadas, por eso hablamos de cuerpa carnaval y eso no quiere decir que excluyamos a nuestros compañeros. Los feminismos nos vienen a proponer una transformación”.

En los barrios, el trabajo informal se evidencia en las postales diarias: los comedores son sostenidos por mujeres. Las ollas populares y las ferias también. Pero además, esas mismas mujeres son las que realizan, en más de un 90%, las tareas del hogar. “En una sociedad en la que 7 de cada 10 mujeres trabaja en el mercado y en que más de un tercio de los hogares tiene una jefa de hogar mujer, esta distribución de trabajos no pagos genera una doble jornada laboral. No solo es injusto, sino que además es insalubre y tiene consecuencias sobre la vida en un sentido muy amplio”, sostiene la economista feminista Mercedes D’Alesandro. La brecha salarial evidencia una desigualdad notoria en Argentina: por igual tarea, los varones cobran un 27% más que las mujeres. Además, de acuerdo a datos brindados por la Encuesta Permanente de Hogares del segundo trimestre de 2017, en Argentina la informalidad laboral afecta en mayor proporción a las mujeres: mientras que 36 de cada 100 empleadas son informales, en los varones la relación es de 31 de cada 100.

El Día

Fotogalerías

Suscribirse a Noticias

Suscríbase a nuestro boletín de noticias para recibir un resumen todas las tardes en su casilla de correo
captcha