Clima

*

Despejado

18 °C
NE 0 km/h

youtubetwitterpinterestrssfacebook

Domingo, 18 de Noviembre de  2018 04:05
calendario

Noviembre

18

Domingo

ANTICIPO
CHILE: Carabineros reprimen una movilización por el asesinato de un comunero mapuche DEMORAS EN AEROPARQUE: Protesta salarial de los tripulantes de a bordo  NUEVO SHOW PARA TERMINAR EL AÑO: Cambiemos pidió una sesión para el desafuero de CFK
Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

La CTA de Rosario se prepara para el paro del 15 de febrero

Jueves, 08 Febrero 2018 16:44

(adnmarcospaz//Prensa CTA Santa Fe).--  El próximo 15 de febrero la CTA Autónoma convoca a un paro nacional contra el ajuste, los despidos y la represión. Sobre la coyuntura y la respuesta del movimiento obrero hablamos con Gustavo Martínez, Secretario General de la CTA Autónoma Provincia de Santa Fe.

Huele a motor recalentado. El 2017 tuvo una pavorosa continuidad durante enero, en el que la política oficial reventó la friolera de seis mil puestos de trabajo. Con aprietes, carpetazos y disciplinamiento el gobierno atendido por sus propios dueños promete no cesar en su política de ajuste aplaudida desde el Fondo Monetario Internacional, el jet set empresarial del Foro de Davos y demás organismos multilaterales de crédito.
En este marco, con una región sacudida por los despidos y cierres de plantas, la CTA Autónoma se planta con una medida nacional de protesta. “Ninguna medida del gobierno generan expectativa de que esto se revierta. Aparece la vieja máxima fascista de achicar el Estado es agrandar la Nación, de la época de los Alsogaray”, disparó Martínez.

El también referente de la Asociación Trabajadores del Estado que irá a la huelga nacional denunció la destrucción de dependencias que tienen rol clave en el Estado Nacional y “el robo del siglo que perpetraron a los jubilados con la reforma previsional”. Aunque consideró que el gobierno “ha pagado un costo altísimo en clave de consensos”, por el contexto represivo desatado en diciembre durante las protestas que nuclearon a diversos sectores sociales, entre ellos la base electoral macrista.

Además de una gran marcha en la ciudad de Buenos Aires, el 15 de febrero se avizoran importantes movilizaciones en todo el país. Además, se las ve como un punto de continuidad con las luchas que se vienen dando y como mojón hacia otras jornadas que, se espera, sean históricas, como las del 21 de febrero (convocada por diversos sectores sindicales), el 8 de marzo (Día de la Mujer Trabajadora y Paro Internacional de mujeres) y el 24 del mismo mes (aniversario del último golpe genocida).

“Habría que replicar y recordar que el gobierno asumió con un dólar a $9,60 y prometió que no iba a haber devaluación. Hoy el dólar toca los 20 pesos. Así sucedió con cada promesa del gobierno. En el marco de la pérdida de poder adquisitivo, el achique del mercado interno, cierre de comercios, los tarifazos, el aumento indiscriminado del combustible, la inflación, no se puede renunciar a debatir salarios como corresponde. El salario no lo fijan las patronales ni los parientes de los funcionarios, sino la necesidad de los trabajadores y su familia. Una cifra que no baja de los 27 mil pesos en promedio a fin del 2017, según los estudios más serios para una familia tipo, como son los que elabora la Junta Interna de ATE Indec, proyecciones en base al estudio del salario de los Aceiteros, el Sipreba, etcétera”, expuso Martínez.

La preocupación central para las organizaciones que se plantarán en unidad callejera es revertir la ola de despidos y avanzar hacia una paritaria con el piso de la definición legal histórica asentada en la Constitución Nacional y La Ley de Contrato de Trabajo de lo que es el salario mínimo, vital y móvil, más allá de los pisos y los techos circunstanciales, siempre a medida de las patronales.

Además, expresarán su solidaridad con los despedidos de Cargill, Vasalli, Clínica Gomara, La Virginia, Unillever, medios de comunicación públicos y privados, el sector azucarero y los organismos nacionales (Fabricaciones Militares, INTI, Senasa, Hospital Posadas, Yacimientos Río Turbio, y un doloroso y largo etcétera).

Otro elemento que forma parte del pliego son las condiciones de trabajo: “son 7000 los trabajadores que anualmente pierden la vida en crímenes patronales y enfermedades derivadas de las formas de trabajo”, detalló el dirigente de la CTAA. A eso se suman las “asignaciones familiares de miseria para los trabajadores de la provincia de Santa Fe, cuyo decreto de actualización es tan viejo, que la suma está en australes y no es chiste”.
“La huelga no sólo es constitucional, legal, legítima y justa, a diferencia de cada una de las letras de las reformas previsional, laboral y tributaria. Es la herramienta que en una unidad sin uniformidad ni ocultar debates, los diferentes sectores de la clase obrera tenemos para romper con esta miseria planificada, sostenida desde un profundo fascismo por parte del gobierno y sus aplaudidores”, concluyó.

El Día

Fotogalerías

Suscribirse a Noticias

Suscríbase a nuestro boletín de noticias para recibir un resumen todas las tardes en su casilla de correo
captcha