Imprimir esta página

Derrota de la DERECHA en Venezuela PREOCUPA a Macri y Temer

Lunes, 31 Octubre 2016 03:52
Latinoamérica

(adnmarcospaz).-- La falta de acuerdo con el partido fundado por el encarcelado Leopoldo López impide que la alianza opositora (MUD) acuda unida al diálogo con el Gobierno bolivariano, ayer domingo, informaron fuentes del bloque opositor.

Esta división interna en el frente opositor es la expresión superficial de la derrota política sufrida por la derecha venezolana durnte la última semana, imposibilitada de avanzar en las movilizaciones de calle, en el Parlamento y en la Mesa de Acuerdos.

En la Cancillería argentina, como en la del Planalto, en Brasil, se evidenciaron los ceños fruncidos entre altos funcionarios diplomáticos y de ambos gobiernos, al conocer ayer domingo el fracaso de sus aliados en Venezuela, que no fueron capaces de asistir unidos a la Mesa de Diáloso aupada por el Vaticano y la UNASUR.

Los principales partidos de la alianza opositora -Acción Democrática (AD), Primero Justicia (PJ), Voluntad Popular (VP) y Un Nuevo Tiempo (UNT)- han tenido serias diferencias sobre los términos en los que debe aceptarse ese encuentro, indicaron a Efe las mismas fuentes.

Al mismo tiempo que en el escenario venezolano la derecha vernácula ´hace quedar en ridículo a sus socios latinoamericanos en el Cono sur, también quedó evidenciado el ridículo que pesa sobre las autoridades de la OEA, desplazadas del principal escenario latinoamericanos de mediación en un conflicto de escala.

El partido de López, Voluntad Popular, aunque al principio había expresado a la MUD su decisión de sumarse al diálogo, cambió de opinión en las siguientes reuniones y en las últimas demandó que el Gobierno acepte la puesta en libertad de 13 opositores presos para sentarse a negociar.

Por su parte, Acción Democrática -formación liderada por el jefe del Parlamento, el opositor Henry Ramos Allup– expresó en las reuniones de la Unidad su deseo de que se produzcan las conversaciones con el Gobierno.

Sin embargo, la alianza electoral que mantiene con Voluntad Popular desde las elecciones legislativas y que le permitió a Ramos Allup convertirse en el jefe del Parlamento ha dilatado la decisión de AD, que intenta evitar romper con su pacto.

El inicio de las conversaciones entre el Gobierno del presidente Nicolás Maduro y la MUD, anunciado por el Vaticano, estaba previsto este domingo en Caracas, aunque aún persisten las dudas sobre cómo y quiénes participarán.

Desde el pasado lunes, cuando se anunció el inicio de las conversaciones, la MUD ha sostenido varias reuniones para intentar, sin éxito, el consenso.

La última de ellas tuvo lugar este sábado y hoy en la sede de la Nunciatura apostólica en Caracas y concluyó sin un acuerdo definitivo.

La exploración del diálogo se inició con el auspicio de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que designó al grupo de mediación integrado por el expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero y los exmandatarios de Panamá Martín Torrijos y de República Dominicana Leonel Fernández.

En las últimas semanas se sumó a la mediación Emil Paul Tscherrig en representación del Vaticano, cumpliendo así una exigencia de la MUD para las conversaciones.