Clima

Unable to get weather data from wunderground.com

youtubetwitterpinterestrssfacebook

Martes, 25 de Febrero de  2020 18:10
calendario

Febrero

25

Martes

ANTICIPO
ADN - Agencia de Datos y Noticias de Marcos Paz: Sistema Municipal de Medios y Contenidos Públicos - Belgrano 2187 - Marcos Paz - Buenos Aires - (0220) 477 4371 TV PUBLICA DE MARCOS PAZ: Seguinos en Facebook TV Pública Marcos Paz RADIO PÚBLICA DE MARCOS PAZ - FM 90.7: La Mañana Con Vos. Lunes a Viernes de 9 a 13 hs. Seguila a través de www.radiopublica.marcospaz.gov.ar 
Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Hace 10 años el ALCA se fue al carajo

Jueves, 05 Noviembre 2015 08:38

(adnmarcospaz).-- Oficialmente se llamó la IV Cumbre de las Américas, la entidad inter-estatal armada entre Washington y sus semicolonias latinoamericanas para adelantar las negociaciones del ALCA, Area de Libre Comercio.

Para los movimientos anti ALCA, aquel 5 de noviembre de 2005 era otra cosa: un escenario más en la batalla internacional contra la recolonización de nuestros países. No estaba previsto su resultado. El acto en el Mundialista de Mar del Plata no era una contra Cumbre, terminó siéndolo a fuerza de militancia, capacidad organizativa y movilización de decenas de movimientos y por efecto directo del resultado adverso a EEUU desde el primer día de la IV Cumbre.

El ALCA nació en 1991 como "Iniciativa de las Américas", una idea propuesta por los tres Carlos de aquellos años neoliberales: Carlos Andrés Pérez, Carlos Menem y Carlos Salina de Gortari, presidentes entonces de Venezuela, Argentina y México. Luego se agregaron otros y convergió con las ideas generales del documento maestro del neoliberalismo en el Departamento de Estado: El Consenso de Washington (1989).

El objetivo general del ALCA era recolonizar todo, absolutamente todo el continente y más allá, en términos materiales e inmateriales. También dos subcontinentes repletos de biodiversidad: la Antártida y la Amazonía/Orinoquia. Sin ellas, no habrá materias vitales para la dominación futura del sistema global de dominación.

Hubo una relación necesaria entre los movimietnso socieales y los tres gobiernos actuantes. Pero nada se hubiera logrado sin la marejada de movilizaciones, congresos, reuniones, escritos, charlas, actos, confrencias, acciones directas, contadas por decenas de miles entre Canadá y Argentina, pasando por casi todos los países del continente.

Desde la multitudinaria acción del 30 de noviembre de1991 en la ciudad norteamericana de Seatle, cuando nace informalmente el movimiento anti-globalización, y el 5 de noviembre del año 2005, cuando el movimiento social convergió con tres gobiernos en Mar del Plata, ocurrieron 388 movilizaciones de calle, entre pequeñas (de centenares), medianas (de pocos miles) y enormes (de decenas de miles), en 11 países, pero concentrados en México, Venezuela, Costa Rica, Argentina, Cuba y Uruguay. Los regitros de prensa reseñaron 11 muertos a manos de las policías y más de 1.600 heridos en esos casi seis años. Es que fueron muchas batallas.

Por primera vez en la historia social hemisférica, algunos poderosos sindicatos de Canadá y EE.UU, miembros de la ALF-CIO, realizaron acciones comunes con algunos sindicatos latinoamericanos. Centenares de los mejores académicos e intelectuales de izquierda reaccionaron en sus escritorios y aportaron sus luces en la campaña.

Una movilización regional de esas magnitudes no se conocía desde las acciones solidarias con Cuba o contra la Guerra de Vietnam, a mediados de la década de 1960, con una diferencia: esta juntó mucha más gente, de orígenes, conformaciones y creencias más diversas (incluso religiosas). En realidad, la gesta anti ALCA se nutrió de los movimientos anti globalización nacidos dos años antes en Seatle. Esa unidad hemisférica y europea fue fundamental en los hechos. Luego tuvo expresiones políticas como la Cumbre de los Pueblos y otros espacios creativos.

Sin esas acciones sociales masivas, la derrota del ALCA hubiera sido imposible. La acción de los gobiernos llegó al final y por supuesto fue necesaria para imponerle a Bush el final de la IV Cumbre. Esos gobiernos cumplieron un rol decisivo en ese punto de la acción. Ese fue su mérito.

El gobierno más activo, desde el 30 de noviembre en Seatle, fue el de Hugo Chávez. Los de Néstor y Lula debieron arreglar primero sus cuentas internas con empresas multis como Techint, Pérez Companc y Odebrecht, y con las Cámaras empresarias. En ambos países habían corrientes empresarias, políticas, académicas y mediáticas favorables al ALCA. Me tocó polemizar con representantes de ellas en algunos programas, universidades y sindicatos.

Con Chávez no había problema. Por eso, sus ministros de Interior y de Finanzas lo cuestionaron en el Gabinete por haber cruzado la calle en Seatle para conversar con los manifestantes.

La conspiración de Néstor Kirchner y Chávez en Mar del Plata fue vital para sellar el camino andado, pero no la causa. En términos geopolíticos, para el gobierno de Estados Unidos, el peso geopolítico de Brasil fue una señal de que no podría avanzar más en Mar del Plata. 

La sensación victoria vivida a a media tarde del día 5 en las calles y en los centros de prensa en la ciudad balnearia, y su confirmación en el Estadium Mundialista cuando a Chávez le brotó del alma la proclama "¡¡Alca, Alca, alcarajo!!", una combinación sustantiva cuya fuerza adjetiva final se tranformó en emblema histórico de la gesta.

La contraposición al ALCA nació un año antes de su derrota, en 2004. Fue el ALBA, la Alianza Bolivariana de las Américas. Su poco peso regional, debido al tamaño de los Estados y economías componentes y los celos regionales, impidieron al ALBA ser la alternativa que se propuso ser. Tres años más tarde, fue fundada la UNASUR y desde entonces hace esfuerzos para cumplir ese rol, sin lograrlo.

El Día

Suscribirse a Noticias

Suscríbase a nuestro boletín de noticias para recibir un resumen todas las tardes en su casilla de correo
captcha