Clima

Unable to get weather data from wunderground.com

youtubetwitterpinterestrssfacebook

Lunes, 3 de Agosto de  2020 09:46
calendario

Agosto

3

Lunes

ANTICIPO
ADN - Agencia de Datos y Noticias de Marcos Paz: Sistema Municipal de Medios y Contenidos Públicos - Belgrano 2187 - Marcos Paz - Buenos Aires - (0220) 477 4371 TV PUBLICA DE MARCOS PAZ: Seguinos en Facebook TV Pública Marcos Paz RADIO PÚBLICA DE MARCOS PAZ - FM 90.7: La Mañana Con Vos. Lunes a Viernes de 9 a 13 hs. Seguila a través de www.radiopublica.marcospaz.gov.ar 
Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

SURGENTES, una entidad dedicada a la defensa de los DD.HH. en la "revolución bolivariana"

Lunes, 13 Julio 2020 07:23

(adnmarcospaz // Modesto Emilio Guerrero // Buenos Aires).-- El joven sociólogo venezolano Antonio González Plessmann coordina la entidad profesional "SURGENTES", dedicada en ese país a la defensa y promoción de los derechos humanos en la llamada "revolución bolivariana".

                      Hay sectores en ambos bandos que reivindican la violencia política ...    Venezuela_Chavismo, autoorganización y reactivación: entrevista ...Plessmann, nuestro personaje de hoy,  es el Coordinador de Surgentes

Al revés de las que funcionaban hasta ahora, Surgentes no es de derecha ni opositora. Al contrario, se confiesa bolivariana y parte de los cambios culturales que produjo el chavismo en Venezuela.  Contrario a la experiecia en varios países del Cono sur y de Europa, en este país caribeño no existe una tradición de defensa de los derechos humanos. La que existió alguna vez se perdió en el tiempo. No funciona algo similar a Madres de Plaza de Mayo o CORREPI o Nietos o Abuelas de Plaza de Mayo. Ni heroínas como Azucena Villaflor o Norita Cortiñas, Pérez Esquivel o Hebe Bonafini. Es comprensible. La última dictadura venezolana terminó en 1958. Luego fue medio siglo de borrachera adeco-copeyana.En el Cono Sur no hay organización derechista que levante una sola bandera de los derechos humanos.

Esos hechos determinaron que las banderas de los derechos humanos quedaran en manos de la oposición derechista venezolana. Las han usado para intentar derrocar al gobierno electo de Hugo Chávez hasta 2012 y el de Maduro desde 2013. Lamentablemente, los DDHH fueron y son una pieza más en su maquinaria de guerra. Por esa vía se desvirtuó lo que pudo ser una labor correcta.

La idealización del chavismo y de la "revolución bolivariana", como ocurre con cualquier revolución social, generó un error de percepción y concepción: del lado chavista es difícil aceptar que en Venezuela se pueden violar derechos humanos. Una idea falsa basada en el supuesto de que todo funciona perfecto y que las revoluciones son impolutas.

En realidad, toda revolución, si es real y no de fantasía, es un defecto, una purulencia de la sociedad, que se supera con el cambio social radical. En Venezuela existen muchos casos de violación de derechos humanos básicos, sobre todo desde 2015. Durante los gobiernos de Chávez hubo casos , pero aislados, no sistemáticos. La novedad desde 2013-2015 es que la violencia estatal se ha sistematizado como forma de acción y defensa del poder.

El Informe de la Oficina de la señora Michelle Bachelet, es parcial. Por ejemplo. no contiene a los obreros y campesinos presos, porque esas no son las clases sociales de interés de la señora de la ONU. Á la señora Bachelet sólo le interesan los derechos políticos de la oposición. Eso no sería problema si al mismo nivel reclamara por los derechos de los trabajadores y pobres,, además de los derechos de los militantes chavistas asesinados por la derecha. La Oficina de Bachelet no registró, por ejemplo, la incineración de varios militantes bolivarianos y la quema de casas de algunos chavistas artesanos en la zona de Mérida.

Para nuestro medio, adn.info, fue un hallazgo enterarnos de la existencia de la entidad Surgentes, dedicadaa los derechos humanos dentro del chavismo, de la misma manera que lo hace, por ejemplo, la CORREPI en Argentina. Surgentes es inexperta y débil como toda organización nueva, pero potente en lo que promete y ofrece como espacio de defensa de los derechos sociales y humanos dentro del Estado chavista.

Esta entrevista a su director o coordinador, Antonio González Plessmann, ayuda a comprender lo que hacen y lo que no pueden hacer los muchachos y muchachas de SURGENTES.

Antonio González Plessmann: Chavismo, autoorganización y ...Encuentro Justicia Comunal 2015 - Ponencia Antonio González ...Los relevamientos de casos de víctimas están sesgados por el odio anti chavista y abultados para los titulares de la prensa. 

¿Cuándo tuvieron la iniciativa de crear una organización como Surgentes, dedicada a los DDHH?
Surgentes nace oficialmente en 2015, pero veníamos trabajando juntas/os desde mucho antes.

¿Quiénes fueron los/las iniciadoras/res, de qué comunas o agrupaciones, qué oficios o profesiones tienen los miembros?
Quienes fundamos Surgentes tenemos, las/os más viejos/as, 30 años en el campo popular y de DDHH. Somos trabajadoras sociales, comunicadoras, abogadas y sociólogos. Venimos de la militancia de los 80 contra la represión, el neoliberalismo y la decadencia del pacto de conciliación de élites. Luego, en la década del 2000, formamos parte, desde el Estado, del proceso de reforma policial y de los intentos de avanzar en una política de seguridad frente al delito, con perspectiva de DDHH. Estuvimos en la CONAREPOL, en el Consejo General de Policía, en la Unes (Universidad Nacional Experimental de Seguridad), en la Comisión Presidencial para el Control de Armas, Municiones y Desarme y en el diseño de la Gran Misión A Toda Vida Venezuela.

Vimos avances sustantivos en la reducción de la violencia policial clasista. Así lo demostraban tanto las cifras oficiales como las extraoficiales. Fuimos parte, desde el Estado, de un logro que no habíamos ni soñado en nuestra militancia de décadas previas, desde la sociedad. Pero esos logros se revirtieron. Con Rodríguez Torres en el MPPRIJP comenzó una regresión de la política que no ha culminado aun. Entre tanto, volvimos a la militancia de base, a hacer lo que hacíamos antes. Acompañamos desde hace 6 años un proceso de fortalecimiento del poder popular en 12 barrios de una parroquia de Caracas (San Agustín) y algunas luchas en el campo de los DDHH.

¿Cuál es la principal tarea y preocupación de Surgentes?
Surgentes tiene dos líneas de trabajo priorizadas: Promero: el acompañamiento al poder popular para fortalecer experiencias de autogobierno y Segundo, el acompañamiento de casos emblemáticos para la exigibilidad de derechos. Nuestras principales temas de (pre)ocupación son los proceso de construcción del socialismo territorial, asociados al poder popular y los derechos humanos; en particular los vinculados con la protección frente a los excesos del aparato penal.

¿De qué manera militan por los derechos humanos en Venezuela?
De tres maneras, vinculadas entre sí: 
· Hacemos acompañamiento a familiares de víctimas de violencia policial o a colectivos a los que se les ha violado sus derechos. El acompañamiento en el proceso de denuncia implica formación política y legal; así como apoyo psicológico.
· Hacemos investigación sobre el tema y producimos recomendaciones de políticas públicas a partir de ello.
· Hacemos incidencia en políticas públicas, con comunicados, reunión con autoridades y denuncias.

¿Cuáles son los principales obstáculos a vuestro trabajo?
La degradación del conflicto político venezolano ha implicado, entre otras cosas, un debilitamiento generalizado de las instituciones del Estado. Pese a que nosotros venimos de una experiencia de gestión estatal reciente y tenemos buenas relaciones personales con funcionarios de distintos niveles, los reclamos de los casos que acompañamos no avanzan. Las instituciones del sistema de administración de justicia siguen funcionando para proteger los intereses del capital y del poder y no de las mayorías populares.

Por otra parte, los esfuerzos por transformar la policía que se hicieron con Chávez, no existen en este momento. Los cuerpos de seguridad vienen haciendo, cada vez más, lo que es usual que hagan en una sociedad de clases: contener a los pobres, reprimirlos y proteger al poder y al capital. Todo esto en un escenario en el que los temas de derechos humanos están hegemonizados por sectores de la derecha nacional e internacional.

¿Con cuáles entidades de DDHH tienen relaciones dentro y fuera de Venezuela?
Nuestros vínculos son fundamentalmente dentro de Venezuela, con las organizaciones del poder popular. Formamos parte de un espacio de articulación con otros colectivos y movimientos de izquierda, que se llama Barricada Chavista y somos colaboradores del Plan Pueblo a Pueblo. En términos institucionales tenemos muy buenas relaciones con la Defensoría del Pueblo.

¿Qué respuesta han tenido de la Fiscalía o de otras instituciones ante sus exigencias?
De la Fiscalía, ninguna. De la Defensoría hemos tenido mucho apoyo en los casos que acompañamos. Del ejecutivo, tampoco hemos tenido ninguna respuesta.

¿Qué estadística tiene Surgentes sobre violencia/abuso policial a delincuentes y a militantes bolivarianos?
No tenemos números propios, pero sí hacemos seguimiento a los números oficiales. Y son realmente escandalosos. El CICPC lleva estadísticas de las muertes en “resistencia a la autoridad” (o “muerte por intervención legal”,), que son definidas aquella “producida cuando funcionarios policiales o militares en ejercicio de sus funciones, hacen frente a delincuentes o grupos armados que se resisten”. Según los datos oficiales de 2019, el Estado mata a 3 de cada 10 personas que mueren de manera violenta en el país (sin meter accidentes de tránsito): 33,2% del total de muertes violentas de 2018 (5.287 muertes por “resistencia a la autoridad”). Eso significa 15 personas diariamente.

Pobres todas. Se trata de una masacre a cuenta gotas, con un reguero de hijos, parejas y madres, viviendo suplicios. Pero además, desde el acompañamiento que hacemos a organizaciones populares en el territorio podemos contrastar casos en los que el Estado señala “enfrentamiento” y los familiares denuncian una ejecución extrajudicial. Solo en 2018 en el territorio en donde estamos hubo 9 casos bajo el mismo patrón. La policía decía que los jóvenes se enfrentaron y la familia y muchos testigos, señalaban que fue un montaje.

Uno de esos casos involucró a una compañera de la organización que acompañamos, una militante chavista. La policía le mató a su hijo en su cara y, también en su cara, simuló un enfrentamiento y amenazó directamente con matar a su otro hijo sí denunciaba. .
Esto es radicalmente contradictorio con la apuesta de construcción democrática socialista, de búsqueda de la igualdad y la dignidad, que dio origen y fuerza al Chavismo. Y es abiertamente contradictorio con la apuesta de Chávez en materia policial. Explícitamente denunció la violencia policial clasista y racista y aportó por una policía al servicio del pueblo y la igualdad.

 ¿Por qué este Curso de DDHH, por qué dirigido al poder popular, cuál es el costo?

Los sectores populares son las principales víctimas de la violencia popular y en este momento hay una demanda de formación de parte de varias organizaciones. En particular los compas de la Comuna 5 de Marzo de El Valle, a quienes la PNB les acaba de asesinar a un vecino. El curso no tiene ningún costo.

El Día

Suscribirse a Noticias

Suscríbase a nuestro boletín de noticias para recibir un resumen todas las tardes en su casilla de correo
captcha