Clima

Unable to get weather data from wunderground.com

youtubetwitterpinterestrssfacebook

Domingo, 17 de Noviembre de  2019 05:27
calendario

Noviembre

17

Domingo

ANTICIPO
GUIÑO DEL FRENTE DE TODOS AL RADICALISMO: Alberto Fernández realizó un homenaje a Raúl Alfonsín a 36 años de la recuperación de la democracia TRANSICIÓN PROVINCIAL: Axel Kicillof se reúne con María Eugenia Vidal BOLIVIA: Evo gana las elecciones pero no pudo evitar la segunda vuelta
Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Pueblo chileno mostró en las calles de Santiago que le perdió el miedo a los "pacos"

Martes, 22 Octubre 2019 08:13

(adnmarcospaz // Andrés Cornejo / Santiago de Chile).-- La declaración de guerra interna del Presidente solo trajo más movilización en el país. Las personas se mantuvieron en las calles a pesar del toque de queda y gritaron con fuerza “Chile despertó” y “No tenemos miedo”, llegando –en Santiago– hasta la Escuela Militar con las protestas.

Una respuesta que no estaba dentro del tablero en Palacio, lo que habría obligado al Jefe de Estado a dar una “señal de humo”, llamando a los presidentes y las presidentas de todos los partidos a una reunión este martes en La Moneda. Una convocatoria insuficiente frente a los anuncios que esperaban sus propias huestes y que, al parecer, seguirán aguardando, ya que el ostracismo del Mandatario lo habría llevado a encerrarse en una burbuja.

  “Chile despertó”, gritaban los cientos de manifestantes que marcharon –en un hito histórico– hasta La Escuela Militar, ubicada en la comuna de las Condes. Un hecho inédito, resultado de una de las más duras frases que ha emitido el Presidente Sebastián Piñera, en medio de las masivas movilizaciones: “Estamos en guerra”.

Insólitas palabras que fueron destacadas por los principales medios del mundo y rápidamente despertaron las críticas dentro de la oposición y la mirada atónita de varios personeros de Gobierno que tuvieron que “digerir dos veces la frase del Presidente”, consignan desde Palacio. Hasta el general Javier Iturriaga se desmarcó del Mandatario y señaló –a título personal– que no estaba “en guerra con nadie”, un duro golpe que prendió las alarmas en los sectores más duros de la derecha que ya habían advertido al Presidente que estaba “exponiendo a los militares”.

La respuesta fue una sola, la gente salió a las calles, en ciudades como Valparaíso, Concepción y Santiago, las principales arterias se vieron atestadas de personas marchando pacíficamente en contra de la postura del Presidente. A la llegada del toque de queda cientos de ellos se quedaron en las calles, al mismo tiempo que el Jefe de Estado realizó un anuncio vacío de propuestas, nuevamente centrado en la línea de la violencia y convocó a los presidentes de partidos a una mesa de diálogo para este martes a las 09:00 de la mañana.

“La unidad es el camino para encontrar soluciones, queremos reparar el daño físico y el daño moral que han provocado en el cuerpo y el alma en nuestro país las movilizaciones”, palabras del Presidente que no lograron calmar los cacerolazos que inundaron las calles y que se mantuvieron durante la noche, mientras sonaba “El derecho de vivir en Paz”.

El Día

Fotogalerías

Suscribirse a Noticias

Suscríbase a nuestro boletín de noticias para recibir un resumen todas las tardes en su casilla de correo
captcha