Clima

Unable to get weather data from wunderground.com

youtubetwitterpinterestrssfacebook

Martes, 19 de Noviembre de  2019 03:38
calendario

Noviembre

19

Martes

ANTICIPO
GUIÑO DEL FRENTE DE TODOS AL RADICALISMO: Alberto Fernández realizó un homenaje a Raúl Alfonsín a 36 años de la recuperación de la democracia TRANSICIÓN PROVINCIAL: Axel Kicillof se reúne con María Eugenia Vidal BOLIVIA: Evo gana las elecciones pero no pudo evitar la segunda vuelta
Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

La rebelión ecuatoriana ayudó a hundir más a la oposición venezolana

Lunes, 14 Octubre 2019 07:30

(adnmarcospaz // Misión Verdad / Caracas).-- El socavamiento del Estado venezolano, aunque avanza mediante sanciones criminales en el ámbito económico y financiero, requiere de ciertas condiciones internacionales que sostengan el empuje y la venta de titulares.

Estados Unidos jugó con una correlación de fuerzas favorable en la región a principios de 2019 para inyectarle poder a Guaidó, pero con el fracaso electoral de Macri en las PASO, la crisis insitucional en Perú, el cambio de gobierno en Panamá, las protestas en Haití, el descrédito de Juan Orlando Hernández en Honduras y ahora Ecuador incendiado en protestas masivas, el cuadro internacional ha dado un giro que no favorece la hipótesis de una región unida y concentrada exclusivamente en derrocar a Maduro.

Por esa razón Moreno acusa a Maduro de voltearle el país y Juan Guaidó lo acompaña en el planteamiento. Volcar el caldeado contexto regional hacia Venezuela no es solo un recurso apropiado para momentos de inestabilidad, no es solo un arma electoral: es una obligación contraída con la geopolítica de Estados Unidos. Nuevamente: es Venezuela el eje de gravitación que define el comportamiento de la política exterior en América Latina.

La operación de cambio de régimen implica un acoplamiento de actores y factores. Por ende, la irrelevancia en la que ha caído Guaidó, ha obligado a Estados Unidos a recalibrar el foco de presión hacia la arena internacional. Con base a este panorama, EEUU movilizó la activación del TIAR y exige que los países latinoamericanos tomen sanciones punitivas contra Venezuela, siguiendo el ejemplo de Washington.

Mientras la Casa Blanca mueve sus piezas en esta dirección, sus países socios van en otra: protestas masivas (Ecuador, Haití, Honduras), crisis políticas (Perú y también Ecuador) y problemas económicos urgentes (Argentina) que desgastan a sus clases dirigentes.

Visto así, es lógico que estas crisis se transfieran al autodenominado Grupo de Lima provocando su estancamiento y su pérdida de orientación estratégica con respecto a Venezuela, razón y fundamento de su creación en el año 2017. El plan Guaidó pierde tracción internacional justo cuando más lo requiere.

El cambio relativo en la correlación de fuerzas en la región podría anunciar otras sorpresas: el cambio de gobierno en Argentina, y eventualmente en Ecuador, haría cuesta arriba la reelección de Luis Almagro como secretario general de la OEA de cara al año que viene.

De ocurrir, los halcones, y específicamente el senador Marco Rubio, perderían un brazo institucional clave para encaminar el plan hacia una intervención militar. Sume todo esto y se dará cuenta de que lo que se juega en Ecuador es mucho más que la sobrevivencia de Lenín Moreno o el retorno de Correa. Se juega, en parte, el equilibrio de poder en la región y la viabilidad del cambio de régimen en Venezuela.

El Día

Fotogalerías

Suscribirse a Noticias

Suscríbase a nuestro boletín de noticias para recibir un resumen todas las tardes en su casilla de correo
captcha