Clima

Unable to get weather data from wunderground.com

youtubetwitterpinterestrssfacebook

Miércoles, 18 de Septiembre de  2019 19:41
calendario

Septiembre

18

Miércoles

ANTICIPO
INFLACIÓN: Los precios subieron un 4,3% durante Agosto LA DERECHA SE UNE EN CABA: Espert brindó su apoyo a Horacio Rodriguez Larreta en las elecciones porteñas REPRESIÓN: La Policía reprimió al acampe en la 9 de Julio
Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

El bloqueo naval podría ser el próximo paso de Washington contra Venezuela

Viernes, 23 Agosto 2019 07:57

(adnmarcospaz).-- El bloqueo naval ha estado en la mesa de discusión de los artífices del golpe continuado, pero viene siendo un hecho no decretado desde hace algunos años. En el año en curso ha tomado forma su ejecución como parte del golpe continuado y Estados Unidos lo ha sumado a sus tácticas junto al ataque eléctrico, la imposición continua de sanciones y llamados a golpes militares.

Resultado de imagen para bloqueo naval a venezuelaEl Centro de Estudios Estratégicos Internacionales (CSIS, por sus siglas en inglés) convocó a una reunión a puerta cerrada el pasado 10 de abril en Washington. Allí estuvieron representantes actuales y anteriores del Departamento de Estado, del Consejo Nacional de Inteligencia y del Consejo de Seguridad Nacional como el almirante Kurt Tidd, ex comandante del Comando Sur.

En el evento llamado “Evaluación del uso de la fuerza militar en Venezuela” se abordó la crisis en Venezuela y salió a relucir la posibilidad de un bloqueo naval como medida de presión para lograr la salida de Nicolás Maduro.

Uno de los asistentes al encuentro fue Fernando Cutz, llamado uno de los arquitectos clave del golpe de Estado en Venezuela por el periodista Max Blumenthal. Dicho personaje declaró al diario La Vanguardia en una entrevista telefónica posterior que “no es posible una invasión, pero algo de baja intensidad, como un bloqueo naval, tal vez serviría para salir de esta situación de tablas”. Añadió que “sólo sería factible si hay apoyo de otros países”.

Cutz, quien perteneció al Consejo de Seguridad Nacional del Grupo Cohen y asesoró al ex embajador estadounidense William Brownfield, ha trabajado respecto a una estrategia para “dividir el círculo íntimo de Nicolás Maduro” que resultó en el fracaso del Pentágono en su intento de dividir la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) el 30 de abril, a pocos días del encuentro.  Sin embargo, su visión del bloqueo naval es una expresión soterrada de intervención militar, muy explícita.

En un esfuerzo por retomar protagonismo y hegemonía en el Caribe, Estados Unidos realizó ejercicios como Tradewings y Unitas, en 2017 y 2018 respectivamente. El mensaje para los países de la zona era claro: presionarles para que sirvieran de plataforma logística de ataque contra Venezuela, Cuba y/o Nicaragua.

Los ejercicios Tradewings, efectuados en junio de 2017 a 600 kilómetros de las costas venezolanas, fueron identificados como “una maniobra multinacional de seguridad marítima y respuestas a desastres en el Caribe” mientras que los ejercicios multinacionales Unitas, donde Colombia fue el anfitrión y participaron más de 18 países, fueron para “luchar contra el crimen transnacional y prestar apoyo durante una crisis humanitaria” mediante un despliegue de exploración radioelectrónica y fuerzas aerotransportadas.

En ambos ensayos se utilizó la excusa humanitaria con la que fracasó el Pentágono en Haití luego del terremoto de 2010, no pudiendo evitar el impacto del cólera y sus miles de muertos, y también en Dominica y Puerto Rico luego del impacto del huracán María (ocurrido a solo tres meses de los Tradewings) que causó al menos 3 mil muertes sin que Estados Unidos pudiera accionar de manera efectiva para evitarlas.

Luego, en mayo de 2018, el mapa de Marine Traffic (una web de monitoreo naval) mostraba puntos rojos bloqueando los accesos de los tres principales puertos petroleros venezolanos: eran 82 tanqueros de gran calado que llevaban días detenidos en puerto como prevención de que fueran decomisados con su carga de petróleo por la Administración Trump y la estadounidense ConocoPhillips, una de las petroleras más grandes del mundo.

La razón era que, semanas antes, Conoco había iniciado acciones legales para cobrar 2 mil 40 millones de dólares que el gobierno venezolano “debía pagarle” luego de perder un juicio de arbitraje en la Cámara de Comercio Internacional (un organismo de resolución de controversias) por la nacionalización de proyectos en Venezuela durante el año 2007.

“Buscaremos todas las vías legales disponibles para obtener una compensación completa y justa por nuestras inversiones expropiadas en Venezuela”, advertía la transnacional en un comunicado. Para tratar de cobrar la indemnización, Conoco trataba de tomar varios activos de PDVSA localizados fuera de Venezuela, principalmente en Bonaire, Curazao y San Eustacio. Sin embargo, las primeras acciones se dirigían a las cargas de petróleo e incluso los tanqueros propiedad de PDVSA.

Mientras el gobierno venezolano manifestaba el contundente rechazo contra la transnacional estadounidense, Reuters señalaba que la estatal venezolana suspendería sus operaciones una vez agotados los inventarios de crudo, ya que no se preveían nuevos envíos al Caribe.

A continuación, modificaría sus acuerdos comerciales para comenzar a entregar en aguas venezolanas todo su petróleo para exportaciones, incluidas las transferencias barco a barco que han debido hacerse para enviar cargas a destinos asiáticos.

El Día

Fotogalerías

Suscribirse a Noticias

Suscríbase a nuestro boletín de noticias para recibir un resumen todas las tardes en su casilla de correo
captcha