Clima

Unable to get weather data from wunderground.com

youtubetwitterpinterestrssfacebook

Martes, 19 de Noviembre de  2019 22:45
calendario

Noviembre

19

Martes

ANTICIPO
GUIÑO DEL FRENTE DE TODOS AL RADICALISMO: Alberto Fernández realizó un homenaje a Raúl Alfonsín a 36 años de la recuperación de la democracia TRANSICIÓN PROVINCIAL: Axel Kicillof se reúne con María Eugenia Vidal BOLIVIA: Evo gana las elecciones pero no pudo evitar la segunda vuelta
Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Trump dice que Guaidó lo engañó con el cuento de que Maduro caería

Jueves, 20 Junio 2019 08:32

(adnmarcospaz // Siris Seade).-- El presidente norteamericano Donald Trump, se quejó de que fue “engañado” por su propio gobierno respecto de la situación en Venezuela y sobre la facilidad con la que podría ser derrocado el presidente Nicolás Maduro.

Al mismo tiempo, el secretario de Estado (Relaciones Exteriores) Mike Pomeo dice que mantener unida a la oposición es “endemoniadamente difícil”. Mientras tanto, el “autoproclamado” Juan Guaidó dice que no está dialogando con el chavismo, mientras el gobierno de Noruega confirma que se están llevando en Oslo, su capital, conversaciones entre representantes del gobierno y la oposición venezolana. Parece que algo se está moviendo.

El pasado 8 de mayo, una nota publicada por The Washington Post daba cuenta de que el presidente norteamericano Donald Trump estaba “cuestionando la estrategia agresiva de su gobierno en Venezuela tras el fracaso de un esfuerzo respaldado por Estados Unidos para derrocar al presidente Nicolás Maduro y se quejó de que fue engañado acerca de lo fácil que sería reemplazar al hombre fuerte socialista con una joven figura de la oposición, según funcionarios del gobierno y asesores de la Casa Blanca”.

Como cuesta creer que el jefe de la potencia imperial más importante de la historia de la humanidad sea tan fácil de engañar, la conclusión a la que llegan analistas de política internacional de los más diversos signos es que Trump busca “despegarse” del fracaso que a todas luces ha obtenido la política de sus halcones hacia Venezuela.

Especialmente después del inmenso ridículo que significó el “alzamiento” militar del autoproclamado presidente Juan Guaidó, del que no participaron más de una decena de oficiales que terminaron refugiándose en diversas embajadas, así como Leopoldo López, que pasó de estar en prisión domiciliaria en su casa a estar más o menos igual pero en la residencia del embajador español en Venezuela.

Especialmente después del papelón de que su representante especial para Venezuela, Elliott Abrams, uno de los responsables de la masacre de El Mozote en El Salvador, dijera que los personajes con los que supuestamente negociaba para ese golpe, "me he encontrado con que muchos de ellos han apagado sus celulares"

Según la nota de la agencia española EFE que da cuenta del bochorno, Abrams protestó porque “hablaron, hablaron y hablaron, y cuando llegó el momento de la acción no estuvieron dispuestos a hacerlo”. Sin palabras.

Nuevamente el periódico The Washington Post, en una nota publicada el pasado 5 de junio (https://www.washingtonpost.com/world/national-security/exclusive-pompeo-opens-up-about-venezuelas-opposition-says-keeping-it-united-has-proven-devilishly-difficult/2019/06/05/85385a33-8eae-4ba5-a9ac-6b7b8c3d5762_story.html) da cuenta de una declaración del secretario de Estado Mike Pompeo diciendo: “Nuestro dilema, que es mantener a la oposición unida, ha resultado ser tremendamente difícil (...) En el momento en que Maduro se vaya, todos levantarán la mano y [dirán]: “Llévame, soy el próximo presidente de Venezuela”. Serían más de cuarenta personas quienes creen que son el legítimo heredero de Maduro “.

Mientras tanto, Guaidó primero negó y después admitió el diálogo que se desarrollaba en Noruega entre representantes del gobierno y la oposición, que aunque no llegaron a un acuerdo, confirmaron que sostendrán un nuevo encuentro.

Los gringos se equivocan con Venezuela, pero que nadie sea ingenuo, no es que esos señores van a decir “disculpen, por favor” y van a levantar bloqueo y sanciones. Tampoco van a retirar al engendro de Guaidó (para muestra https://www.newyorker.com/magazine/2019/06/10/venezuelas-two-presidents-collide), pero la porfiada realidad está mostrando que por ahí no va la cosa.

El Día

Fotogalerías

Suscribirse a Noticias

Suscríbase a nuestro boletín de noticias para recibir un resumen todas las tardes en su casilla de correo
captcha