Clima

*

Tormenta

20 °C
Oeste 18 km/h

youtubetwitterpinterestrssfacebook

Miércoles, 14 de Noviembre de  2018 02:51
calendario

Noviembre

13

Martes

ANTICIPO
CHILE: Se realizó el primer Encuentro Nacional de Mujeres Hinchas de Fútbol SE DIVIDE EL BLOQUE DE PICHETTO: Alperovich y Mirkin adelantaron que van a abandonar el bloque de Argentina Federal IMPUTAN A LAURA ALONSO: La fiscal Ochoa la imputó por no haber investigado el conflicto del Correo Argentino y la deuda de la familia Macri con el Estado
Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Brasil se alista para la letal política de seguridad de Bolsonaro

Lunes, 05 Noviembre 2018 14:21

(adnmarcospaz // ERNESTO LONDOÑO y MANUELA ANDREONI / NYT).--- Jair Bolsonaro atrajo a millones de votantes con la promesa de facilitar que la policía pueda matar a presuntos criminales y azotar a las violentas pandillas en el país; promesa que en ocasiones hacía mientras movía sus dedos como si fueran una pistola. Un “buen criminal es un criminal muerto”, dijo durante la campaña.

Ese enfoque draconiano prometido por Bolsonaro ya lleva meses implementándose en Río de Janeiro, su estado natal, después de que el ejército asumió el control de la seguridad en febrero. Esta intervención ha provocado un aumento de muertes a mano de las autoridades y ha dado lugar a un debate renovado sobre si la táctica es la idónea.

Entre marzo y septiembre, la policía y el ejército mataron a por lo menos 922 personas en el estado de Río de Janeiro, un aumento del 45 por ciento en comparación al mismo periodo de 2017. Alrededor de una de cada cuatro personas asesinadas desde marzo en la zona ha muerto a manos del Estado.

Las encuestas indican que una amplia mayoría de los habitantes de Río respaldan la intervención militar. Aunque se han reducido los reportes de delitos como asaltos y robos a cargamentos en los primeros siete meses del mando militar, la cantidad total de muertes violentas en el estado ha aumentado.

“La reducción de la violencia es estratégica para Brasil”, dijo Samira Bueno, la directora ejecutiva del Foro Brasileño de Seguridad Pública, grupo que estudia las tendencias e índices violentos. Pero añadió que, hasta el momento, “se ha discutido por medio de mitos y fórmulas que no están basadas en hechos o evidencia”.

Las pandillas armadas controlan muchas áreas en Río de Janeiro. Los brasileños están de acuerdo con el uso de medidas drásticas para atajar una ola de crímenes violentos que se disparó el año pasado en el país; en total murieron 63.880 personas, un récord.  Tan solo en el estado de Río han sido asesinadas más de 5197 personas en lo que va del año: es una cifra más alta que el saldo de 3438 civiles fallecidos en el mismo periodo debido al conflicto en Afganistán, de acuerdo con datos de las Naciones Unidas.

Es un nivel apabullante de violencia que tuvo mucho peso en la decisión de los votantes durante la elección del 28 de octubre. Además de Bolsonaro, otros políticos que prometieron cazar a posibles delincuentes fueron premiados en las urnas, lo que allana el camino para un derramamiento de sangre mayor.

Bolsonaro, quien ganó con una ventaja decisiva, dijo en agosto que los oficiales de policía que disparan a matar a presuntos criminales con “diez o treinta balazos deben ser condecorados, no castigados”.  Wilson Witzel, un exjuez federal que fue elegido gobernador de Río de Janeiro de manera sorpresiva tras posicionarse como aliado de Bolsonaro, dio un discurso unos días antes de la votación en la que advirtió a los grupos de delincuencia organizada.

“No nos faltarán lugares adonde enviar a criminales”, dijo. “Cavaremos las tumbas y acerca de las cárceles, si es necesario, los pondremos en embarcaciones”. Después de su triunfo, dijo que favorece extender por diez meses más la intervención militar en el estado —estaba previsto que esta terminara en enero—. También propuso utilizar francotiradores, algunos de ellos a bordo de helicópteros, para acribillar a quien sea que traiga un arma en las favelas.

João Doria, un exalcalde que fue votado como gobernador de São Paulo en una contienda cerrada, prometió recaudar fondos para que los “mejores abogados” defiendan a cualquier policía demandado por abatir a presuntos delincuentes.

Patrullajes en Río de Janeiro, en 2017. Las fuerzas armadas brasileñas asumieron el control de la seguridad en el estado en febrero de 2018.
Las pandillas del narcotráfico han controlado desde hace décadas decenas de vecindarios en las grandes ciudades brasileñas; fungen como la autoridad de hecho en áreas donde la policía casi no se aventura a entrar. Las confrontaciones para el control territorial entre pandillas rivales, así como los enfrentamientos con las fuerzas de seguridad, fueron las que más contribuyeron al saldo rojo del año pasado.

“No hay que hablar con los delincuentes; se habla después de disparar”. Gustavo Bebianno, integrante destacado de la campaña de Bolsonaro, dijo que el problema creciente de la violencia en Brasil se “volverá irreversible” a menos que se tomen acciones contundentes pronto.

“Si una escoria está en la calle y porta un arma de manera ostentosa, debe ser un blanco”, dijo Bebianno. “No hay que hablar con los delincuentes; se habla después de disparar. ¿Por qué una persona decente estaría portando un arma de guerra de manera ostentosa en una vía pública?”. El comandante del ejército a cargo de la intervención militar en Río de Janeiro, el general Walter Souza Braga Netto, dijo que la mayoría de las personas abatidas por la policía son “matones irracionales”.

Ante la pregunta de por qué han aumentado los homicidios a manos de la policía desde que comenzó la intervención, Braga Netto explicó que él y sus hombres han dado capacitaciones de tiro a los oficiales y los han ayudado a conseguir y mantener su equipo, por lo que tienen mayor exactitud.

“Había muchos disparos y básicamente nadie le daba a nadie”, dijo, en referencia a los operativos de seguridad previos al trabajo militar. “Entrenamos a la policía y aprendieron a dar en el blanco”.

El Día

Fotogalerías

Suscribirse a Noticias

Suscríbase a nuestro boletín de noticias para recibir un resumen todas las tardes en su casilla de correo
captcha