Clima

*

Parcialmente nublado

15 °C
SO 4.7 km/h

youtubetwitterpinterestrssfacebook

Martes, 23 de Octubre de  2018 23:34
calendario

Octubre

23

Martes

ANTICIPO
BRASIL: Con un fuerte protagonismo de las mujeres y las personas afrodescendientes, miles de personas se manifestaron el sábado contra el candidato y exjefe del Ejército Jair Bolsonaro SE LEVANTA EL PARO EN TÉLAM: Trabajadores y trabajadoras de Télam levantan a partir de hoy el paro que mantenían contra los 357 despidos en la agencia estatal de noticias. SOLÁ VA POR LA UNIDAD DEL PERONISMO: El diputado anunciará su salida del Frente Renovador, y conformará un nuevo bloque parlamentario.
Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Un estudio crítico de los errores que condujeron a la triste caída política de Lula

Miércoles, 25 Abril 2018 16:05

(adnmarcospaz//ALEJANDRO OLMOS GAONA/Buenos Aires).-- Bajo el título "Lula entre las apologías y la realidad, el investigador social argentino Alejandro Olmos Gaona aborda el complejo asunto que condujo a Inacio Lula Da Silva a su más estruendosa caída, más allá de los elogios que merece o de las condenas de sus enemigos.

Resultado de imagen para alejandro olmos gaona hijoLa sentencia y el posterior encarcelamiento de Lula da Silva, ha dado lugar a opiniones contrapuestas que van desde los elogios de la derecha, hasta la condenación de la izquierda, con algunas notorias excepciones, resaltando que “el imperio” activó al juez Moro para encarcelador a una viejo luchador social que sacó de la pobreza a 38 millones de brasileños.

Después de leer todo lo que dicen los medios sobre Lula , creo que el Juez podría haber tenido la prudencia de no ordenar su detención, aunque legalmente correspondiera, debido a que para la justicia brasileña, bastan dos fallos para ordenar la detención. Aparentemente esto puede ser revertido próximamente, porque en cualquier sistema legal, solo queda firme la culpabilidad, ante una confirmación del máximo tribunal, cosa que aquí no ha ocurrido.

Tampoco puedo desconocer que estas situaciones favorecen a los elementos más regresivos que, con el pretexto de la corrupción de gobiernos o líderes populares, pretenden volver a etapas superadas, utilizando la condena del ex presidente para embarrar cualquier intento de mejora de las clases más necesitadas.

Pero en modo alguno tal circunstancia puede esconder realidades que son indisimulables, y que el discurso progresista pareciera querer ocultarNo puedo admitir lo que dicen personalidades como Boff, Frei Beto, Pérez Esquivel, y escribas de la izquierda, de diverso pelaje, de que Moro condenó a Lula sin pruebas y basándose solamente en la declaración de un arrepentido, diciendo y repitiendo esto como un mantra, sin haber leído ni una página de la sentencia, además de sostener que a un luchador como Lula no se lo puede condenar.

Imagen relacionadaAdemás, se estigmatiza a Moro por ser parte de un supuesto "plan" de los Estados Unidos para aniquilar a luchadores populares. Más allá de que la sentencia de
Moro puede ser susceptible de cualquier cuestionamiento y veremos que dice el Superior Tribunal Federal, YO HE LEIDO SUS 238 PÁGINAS, y es absolutamente falso que la condena se funde nada más que en la declaración de un arrepentido. Pero además he leído las más de 200 páginas de la condena a Marcelo Odebrecht, que guarda relación inescindible con la trama de corrupción para financiar la política y beneficiar a los grupos concentrados de la economía brasileña de las que Lula es uno de sus grandes responsable.

Moro muestra la estructura corrupta en la que se vinculan Petrobras, OAS, Techint, Odebrech, Andrade Gutierrez, y un variopinto conjunto de personajes que van desde el ex presidente, hasta ministros, senadores, diputados en un entramado delincuencial propio del sistema capitalista, cuyo único objetivo es la maximización de las ganancias a cualquier precio. Moro transcribe largamente la declaración de Lula y pone en evidencia una a una sus contradicciones, transcribe declaraciones no solo de un arrepentido, sino de varios, cita documentos encontrados en la casa de Lula, muestra intercepciones en las comunicaciones de celulares donde se hace referencia a todo este tema.

Relata filmaciones sobre encuentros que Lula negara.Pone en evidencia las absurdas y reiteradas chicanas de los abogados de Lula para demorar el proceso, finalmente muestra como la defensa de Lula pretendió culpabilizar a la mujer del ex presidente para eludir sus responsabilidades. Además, muestra la corrupta financiación del PT y la corrupción de Petrobras, y la trama de otros partidos. Esta condena siguió a la de otros personajes como Marcelo Odebrecht y José Dirceu, jefe de gabinete, del ex presidente que fueron condenados a largas penas de cárcel por robos, estafas y otras operaciones delictuosas.

Los que hablan de una persecución política, soslayan que Moro también encarceló a prominentes empresarios, no precisamente de izquierda y que su investigación sirvió para sacar al presidente del Perú. En las causas que se siguen investigando hay varios gobernadores de la derecha, 28 senadores de diversas fuerzas políticas y más de 40 diputados, además del procesamiento de AecioNeves, recientemente ordenado por el Supremo Tribunal Federal.

Si bien en cuestiones como la planteada es admisible que existen diversas opiniones, resulta improcedente, que se descalifique una sentencia, sin que se conozca ni una sola de sus páginas como lo hacen todos los que hablan de este tema, y tampoco se tengan en cuenta las complejidades de un proceso judicial y la actuación de Lula y lo que es el subimperialismo de Brasil, que sus apologistas pasan por alto, como si fuera una cuestión inexistente.

No voy a desconocer que Brasil ha conseguido eliminar prácticamente la pobreza extrema. Uno de los últimos informes del Banco Mundial resalta que el número de brasileños que vive con menos de 2.5 dólares diarios cayó del 10 al 4%, que el 60% de los brasileños aumentó su nivel de renta entre 1990 y 2009 y que Brasil es un ejemplo de reducción de pobreza en la última década.

Las políticas públicas que tienen como objetivo la erradicación de la pobreza, como la Bolsa Familia, que ofrece una modesta renta mensual a cambio de la escolarización de los hijos, o el Brasil sin Miseria, pensado para los más pobres, han tenido que ver en ese descenso, como también el aumento de empleo formal, cuyas tasas crecieron un 60%, pero si bien se eliminó casi por completo la pobreza extrema en la última década, 18 millones de brasileños siguen viviendo en la pobreza, un tercio de la población no consiguió acceder a la clase media y se mantiene vulnerable económicamente.

Son logros indudables del gobierno de Lula, pero están alejados de la fantasiosa cifra de 38 millones de personas que supuestamente habrían salido de la pobreza, como alardean sus apologistas, y por otra parte los programas sociales han tratado de paliar las consecuencias de la distribución desigual de la riqueza, pero no han ido a las causas, y Lula no ha hecho nada para realizar una modificación estructural, sino que ha sido parte de un esquema gubernamental, donde los grupos concentrados del poder han aumentado sus ganancias exponencialmente.

También es importante consignar, que en los presupuestos durante la gestión de Lula y su sucesores, uno de los rubros fundamentales fue el pago de la deuda pública, llegándose a extremos de destinar el 45% de los mismos a esa obligación, además de que nunca el gobierno decidió una deuda, que tiene los mismos elementos de ilegalidad que la nuestra, ya que los procesos de endeudamiento fueron comunes a toda Latinoamérica durante la década del 70.

Para Pérez Esquivel, Frei Betto, Sader y otros opinadores vernáculos resulta una herejía cuestionar a Lula. Ellos prefieren tener una visión acrítica de la realidad brasileña, y de las formas de un gobierno que mostrando una continuidad con anteriores gestiones ha fortalecido a los grandes grupos empresarios de Brasil, logrando una eficaz penetración en diversos países latinoamericanos, mediante la compra de activos, la apropiación de recursos naturales, la rapiña de materias primas y el cultivo de la corrupción para acceder a obras públicas que beneficiarían esos grupos, y cuyas prácticas comerciales tuvieron en Lula a un eficaz defensor.

Un notable pensador brasileño Rui Mauro Marini, habló hace décadas de lo que significaba el “subimperialismo”, y si bien no puede decirse que sea un fenómeno específicamente brasileño, sino que se da también en otros contextos, Brasil puede ser un claro ejemplo de esa tendencia, de consecuencias dañosas para aquellos países donde su influencia puede llegar a ser arrasadora.

Aunque el fenómeno viene de arrastre, Lula no hizo nada por modificarlo, sino que por el contrario lo incentivó, adoptando posiciones personales en determinados casos. Hoy el capitalismo brasileño controla parte de importantes fuentes de divisas de la región (hidrocarburos en Bolivia, frigoríficos en el Uruguay, energía en el Paraguay, minería en el Perú, y otrora grandes empresas argentinas, fueron absorbidas por sociedades brasileñas)

Tendría mucho para hablar al respecto sobre la defensa de Lula de empresas corruptas y depredadoras, pero solo me voy a referir a dos hechos que conozco suficientemente. Uno de ellos por haber intervenido, y el otro, porque me fuera relatado por su protagonista, un gran amigo hoy desaparecido Andrés Soliz Rada, ex ministro de Hidrocarburos de Bolivia durante la primer gestión de Evo Morales, que redactara el Decreto de nacionalización de los hidrocarburos al poco tiempo de asumir el presidente Boliviano

El Día

Fotogalerías

Suscribirse a Noticias

Suscríbase a nuestro boletín de noticias para recibir un resumen todas las tardes en su casilla de correo
captcha