Clima

*

Despejado

10 °C
SSO 8 km/h

youtubetwitterpinterestrssfacebook

Domingo, 22 de Octubre de  2017 06:24
calendario

Octubre

22

Domingo

ANTICIPO
Cierre de campaña de Vamos Juntos: Junto a Macri y a Larreta, Carrio cerró campaña en Ferro Cannabis medicinal:  La Cámara de Diputados reclamó al Poder Ejecutivo la reglamentación de la ley de cannabis medicinal, que fue aprobada en marzo por unanimidad.  Pinedo se distancia de Cristina en el Senado: El jefe del bloque de senadores del FPV-PJ, Miguel Ángel Pichetto, consideró que Cristina Fernández de Kirchner deberá crear su propio bloque, cuando asuma como senadora
Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

La compleja realidad mexicana explicada por un experto mexicano

Viernes, 06 Octubre 2017 14:18

(adnmarcospaz).-- Presentamos a nuesotros lectores el análisis del académico mexicano Alejandro Valle Baeza, un economista que estuvo junto a su compañera de paso por Buenos Aires. en un restaurant de Palermo aceptó el desafío de explicar para adn.info la realidad económica de uno de los dos "global trader" neoliberales del continente. 

Resultado de imagen para alejandro valle baezaEl autor de la nota, experto mexicano en economía teórica.    “Sabritas, subsidiaria de la trasnacional Pepsico, invitó a su clientela electrónica a ´votar por las manos limpias´, el lema de campaña del candidato del PAN, en mensajes por los que erogó 16 millones 496 mil 800 pesos” 2 en las elecciones mexicanas de 2006.

Los anuncios pagados por miembros de la American Chambers Mexico, como Sabritas o Wallmart de México y Centroamérica, coincidieron en intencionalidad con los del
Consejo Coordinador Empresarial (CCE) (el CCE gastó 136 millones 476 mil 555 pesos apoyando al candidato panista Felipe Calderón) y con los de empresas “100 por ciento
mexicanas”, como reza la propaganda del grupo Jumex, empresa ésta que gastó 13.1 millones de pesos en apoyo al PAN, según informó IbopeAgb México, S.A. de C.V.3
La propaganda de los capitalistas asentados en México sigue puntualmente una de las recomendaciones del “Memorandum Powell”4: “el poder político es necesario para
los empresarios; dicho poder debe cultivarse asiduamente; y cuando sea necesario debe ser utilizado agresivamente y con determinación –sin vergüenza y sin la repugnancia
que ha sido característica de los negocios estadounidenses.” El “Manifiesto Powell” es una pieza de propaganda elaborada por Lewis Powell, un abogado que sería nombrado
miembro de la Suprema Corte de los EUA durante la presidencia de Nixon.

El manifiesto fue dirigido inicialmente a Eugene B. Sydnor Jr. (Chairman, Education Committee), de  la U.S. Chamber of Commerce, para que sirviera de base a la discusión de la cámara patronal. Después se transformó en un mensaje a los capitalistas de todo el mundo:

Los patrones siempre han intervenido en política desde una posición privilegiada, como corresponde a su situación en las sociedades actuales, como veremos adelante. La
confluencia de intereses entre empresas extranjeras y mexicanas ahora es enorme; pero no siempre fue así. En lo que sigue veremos esto que es muy importante para entender las tareas para quienes nos interesemos en un país diferente, realmente justo y libre.

La nueva oligarquía…El origen de las organizaciones de capitalistas

Los patrones mexicanos se organizaron con ayuda gubernamental. Por ley los patrones ebían pertenecer o a la Confederación de Cámaras Industriales, fundada en 1918 (Concamin),  o a la Confederación de Cámaras de Comercio (Concanaco), fundada en 1917.
Mediante esas organizaciones u otras como la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), sindicato patronal de afiliación voluntaria,5 o la Asociación de
Banqueros de México (ABM),6 los patrones interactuaban con el gobierno obteniendo y concediendo favores desde sus inicios. Así hicieron innecesario un partido político
propio durante muchos años.

Las organizaciones patronales han actuado para tratar de imponer los intereses de su clase, y para ello han debido establecerlos con claridad tratando de resolver sus
contradicciones internas. La Coparmex, por ejemplo, fue una activa luchadora contra la Ley Federal del Trabajo, promulgada en 1931, por considerarla sesgada favorablemente
hacia los trabajadores. La Concanaco criticó abiertamente al gobierno entre 1940 y 1946, cuando operó como cámara que agrupó durante pocos años a la industria hasta
que se restableció la separación entre producción y circulación industriales.

Acremente la Concanaco se oponía a lo que consideraba actitudes “socialistas” del gobierno de la época acusándolo de “ser un pésimo administrador y de estar atentando contra la  democracia y la libre iniciativa.”7 “En 1940 publicó un folleto titulado Análisis Económico Nacional, 1934-1940, el cual señalaba que el proyecto de Ley de Expropiación  de septiembre de 1936, unido a la legislación agraria y laboral daba a la Revolución ´toda la fuerza jurídica para lanzarse contra el capitalismo´.”8 Ejemplificaba la supuesta  actitud anticapitalista del gobierno de Lázaro Cárdenas con diversos hechos: el conflicto entre el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) y la Compañía de Luz y
Fuerza del Centro en julio de 1936, la expropiación de tierras en la Comarca Lagunera 5 La Ley Federal del Trabajo incluyó la posibilidad de formar sindicatos de patrones, además de los de obreros; gracias a  ello se formó la Coparmex en 1929 “por iniciativa del industrial regiomontano don Luis G. Sada, quien en la Convención de Delegaciones Industriales de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio e Industria, dio a conocer su idea de formar una organización distinta a las Cámaras constituidas por disposición legal.” Sada siempre se distinguió por su actitud derechista militante.

6 Fundada en 1928, la AMB cambió su nombre en los noventa a Asociación Mexicana de Casas de Bolsa. 7 Alcázar, M.A.: Las agrupaciones patronales en México. El Colegio de México: Jornadas 66, México, 1970. pp. 39. El decreto expropiatorio de septiembre de 1936 fue originado por una huelga ferrocarrilera en ese año, en que el gobierno de Cárdenas declaró ilegal; a pesar de ello el gobierno tuvo que negociar con el sindicato y nacionalizar el 49 por ciento de las acciones de la empresa que aún no poseía.

Políticas publicas y economía de Coahuila, pero sobre todo la expropiación petrolera de 1938, entre otros casos que destacaba el folleto.
Nótese que, en poco más de sesenta años, los gobiernos mexicanos pasaron de ser blanco de críticas por sus supuestos ataques al sistema, a tener una identidad tan estrecha no sólo con el capitalismo autóctono sino con el global. Tal hecho se evidencia con el feroz ataque del gobierno calderonista al SME por entorpecer los buenos negocios del  régimen, o con la venta por el zedilliso de los ferrocarriles expropiados en 1936 a las trasnacionales, las cuales sin pudor otorgaron al ex presidente Zedillo, como parte  del pago, un lugar en el consejo de administración de la empresa.

La realidad es quelos gobiernos priistas de hace sesenta años impulsaron soluciones para desarrollar el capitalismo, soluciones que no fueron cabalmente comprendidas en su momento  porque parecían contravenir principios del capitalismo, tal como el respeto a la propiedad privada de los medios de producción. La promoción del desarrollo capitalista mediante la sustitución de importaciones tuvo entre los capitalistas una encarnación en la Cámara Nacional de Industrias de Transformación (Canacintra), surgida en 1941.

En sus inicios la Canacintra defendió los aranceles protectores, pues beneficiaban a la  industria pequeña y mediana de las que dicha Cámara se nutrió.9 Por ejemplo, se opuso resueltamente a ciertas propuestas estadunidenses contenidas en la Carta Económica  de las Américas presentada en la Conferencia Interamericana para el Estudio de los Problemas de la Guerra y de la Paz en febrero de 1945, porque pretendían introducir principios librecambistas y perpetuar la calidad minero-exportadora de los países latinoamericanos.

10 La Cámara criticó duramente la Carta de Comercio y Empleo de las  Naciones Unidas, promulgada en La Habana en 1947, por considerar “que entrañaba
el peligro de mantener el actual estado económico mundial que supone la existencia de países desarrollados y países coloniales proveedores de materias primas y productos
naturales… y de acarrear la muerte de numerosas industrias de transformación ya establecidas.”11 Con el tiempo esta actitud de la Canacintra se tornó más débil y retórica.
Neoliberalismo y capitalistas La gráfica 1 muestra cómo la inversión extranjera creció después de la apertura externa emprendida por los gobiernos y los capitalistas mexicanos.

La nueva oligarquía…

flujo anual de inversiones se multiplicó por veinte, si vemos el pico de 2001, cuando la crisis estadunidense se manifestó con un brusco descenso de la inversión y marcó
lo que parece ser un cambio de tendencia: el menor peso de la inversión estadunidense en la inversión total.

La apertura comercial y la entrada enorme de inversiones cambiaron a la clase capitalista mexicana, pues sus miembros debieron trasnacionalizarse o aliarse a capitales
trasnacionales, generalmente en una posición subordinada.

El ejemplo más conspicuo de lo primero es el Grupo Carso, el conglomerado más grande de México con empresas industriales, telecomunicaciones, hotelería y comercio. En la rama industrial está el Grupo Condumex, el cual produce desde cables para telecomunicaciones hasta autopartes. En hotelería y comercio están los grupos Ostar y Sanborns. Asimismo, el ramo de la construcción está integrado por Carso Infraestructura y Construcción que construye plataformas petroleras, carreteras, 12 Elaboración propia con datos de INEGI: Estadísticas Históricas de México 2009 para 1980-2000 e Indicadores Económicos de coyuntura para 2001-2010,  plantas de tratamiento de agua, etc. Coordinado con este enorme grupo se encuentra Carso Global Telecom, formado legalmente como escisión del Grupo Carso en 1996 y que posee a Teléfonos de México, S.A., y otras empresas dedicadas a las telecomunicaciones.

Carso Global Telecom, a través de su subsidiaria Telmex Internacional, presta servicios de telecomunicaciones, incluyendo transmisión de voz, datos y video; también proporciona acceso a internet y soluciones de telecomunicaciones integralesa través de sus subsidiarias en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador y Perú y
servicios relacionados con Sección Amarilla en México, Estados Unidos, Argentina y Perú.13 El capital manejado por el grupo Carso es de tal magnitud que hace a su
principal accionista, Carlos Slim Helú, el hombre más rico del mundo, de acuerdo con la revista estadounidense Forbes, quien le imputaba control sobre activos de 74
mil millones de dólares en marzo de 2011.14 La otra vía de incorporación a la globalización neoliberal es la asociación de los capitales nacionales con las trasnacionales. Sobran ejemplos: Banamex con Citigroup, el Grupo Fomento Económico Mexicano (FEMSA) con Heineken, etc.

El 6 de agosto de  2001 Citigroup adquirió por 12 mil 500 millones de dólares el banco, en ese entonces mexicano, Banamex-Accival. La transacción legalmente no pagó impuestos gracias a  la legislación neoliberal; la mitad del pago a los propietarios de Banamex-Accival se hizo con acciones de Citigroup, con lo que se convirtieron en tenedores minoritarios de uno de los grupos financieros más poderosos del planeta.

El Grupo FEMSA produce cervezas, entre sus varios negocios. En 2010, en una transacción valuada en 7,347 millones de dólares, intercambió su producción de cerveza
con la compañía holandesa Heineken por una participación accionaria equivalente a 20% en las firmas Heineken Holding y Heineken NV. Con la operación, FEMSA se
convirtió en el segundo socio comercial de Heineken.

La otra gran empresa cervecera mexicana, Grupo Modelo, se ha convertido en el primer exportador al mercado estadunidense; asimismo lo hace a otros 169 países, reza
su propaganda. Los dos grupos cerveceros tienen la mayoría del mercado mexicano.

El Grupo Modelo emprendió en 1993 una asociación con Anheuser-Busch (AE), empresa estadunidense, manteniendo el control mayoritario. El grupo estadunidense fue
absorbido por el grupo belga brasileño InBev en 2008, constituyendo la mayor empresa

La nueva oligarquía…

cervecera del mundo. El Grupo Modelo reclamó violaciones a su acuerdo de inversión con AE, pero perdió el litigio y se espera que venda sus acciones a la nueva empresa.
Una nueva burguesía trasnacional Los casos anteriores ilustran uno de los resultados del neoliberalismo en México: hay una nueva burguesía trasnacional que se ha venido conformando. Vimos antes que la inversión extranjera ha crecido y cómo la inversión como proporción del PIB no ha aumentado claramente. El resultado tiene que ser una mayor participación del capital extranjero en el país.

Con el último dato publicado podemos ver este importante aspecto de la apertura económica: mientras que el monto de la inversión mexicana en el exterior era de
53,458 millones de dólares en 2009, el capital extranjero en México rebasaba los 300 mil millones de dólares.

Es claro que los montos de las inversiones realizadas por los capitalistas mexicanos no se comparan con los de las inversiones efectuadas por los extranjeros, principalmente
estadunidenses, en el país.

Los capitalistas hoy asentados en México han cambiado: hace unos cuarenta años hicieron promulgar leyes que limitaban la inversión extranjera para proteger sus intereses.
Hoy promueven la libertad de comercio con el entusiasmo del subordinado queriendo agradar a su jefe. Uno de los voceros de la clase capitalista asentada en México es el presidente Calderón: “El reto, según el presidente mexicano, es si la región –América Latina– es capaz de avanzar en términos de mercado o inversión o regresa a viejas políticas del pasado, expropiación y nacionalización, que han causado un ´daño terrible y han provocado las peores crisis de América Latina en la historia, que han empobrecido más a la gente más pobre´”.

 La nueva oligarquía…
Hay dos cosas que sí han empobrecido a la mayoría de los trabajadores mexicanos: el mediocre crecimiento económico de todo el periodo neoliberal y la concentración
enorme de la riqueza y del ingreso. ¿Quién decide cuánto crece la economía y cómo se distribuyen sus productos? Un puñado de patrones y directivos de empresas, esa es la
nueva oligarquía asentada en México. Nueva porque se trata de empresarios que operan en México y en otros países pendientes de la rentabilidad global de sus empresas y no sólo de lo que ocurre dentro del país.

Pensemos en Walmart de México, una subsidiaria de Wal-Mart Stores Inc., que ha aparecido en numerosas ocasiones como la empresa de mayores ventas en el mundo. Por segundo año consecutivo, en 2010, fue la número uno en ventas en el mundo, según la revista Fortune, con un registro de 421 mil millones de dólares en ese año y 2 millones 100 mil trabajadores en todo el mundo. Para alcanzar ese tamaño la empresa ha sido muy rentable, para lo cual presiona despiadadamente a sus proveedores y empleados. Con su enorme tamaño compra a los menores precios del mercado,18 y eso incluye a sus trabajadoras y trabajadores. Walmart fue demandada por discriminación de género al pagar menos a las mujeres por igual trabajo que el de los hombres. La demanda interpuesta en forma colectiva en los EUA no prosperó cuando la Suprema Corte acordó en forma unánime que la demanda colectiva no procedía, dando marcha atrás a una decisión de un tribunal de menor rango.

En adelante el millón 600 mil trabajadoras de la empresa tendrán que demandar individualmente a la trasnacional, negando de entrada que se trate de una política general de la empresa. El trato discriminatorio a las empleadas constituye parte de la política laboral de la trasnacional que prohíbe la sindicalización y toda forma de lucha colectiva. Walmart distribuye entre sus directivos un manual para el combate a los sindicatos, donde deja claro que no admite organización colectiva alguna, sin importarle las leyes de los países en que opera.19 Se ha destacado que Walmart paga salarios debajo de la línea de pobreza en los EUA y encuentra forma para que sus empleadas y empleados cubran íntegramente los costos de salud.

Al pagar poco a la mayoría de los trabajadores y ser generosas con los sueldos de los directivos, las empresas han establecido una desigualdad de la riqueza y del ingreso
18 Los efectos de Walmart sobre los salarios, los precios y sus competidores.

19 “El prontuario antisindicalista de la empresa, firmado por un tal Orson Mason, gerente de la tienda Wal-Mart en Greencastle, Indiana, no se anda por las ramas. Analiza tres aspectos del problema. Las ´primeras señales de alerta´ son cuando ciertos empleados muestran ´creciente curiosidad en las ganancias´ o reciben ´atención inusual´ de los demás. Se encienden los focos rojos cuando los empleados se hablan en voz baja o ´abusan de las visitas al sanitario´. Lo mismo si pasan ´un tiempo anormal en el estacionamiento antes o después de trabajar´, o cuando se empiezan a juntar los que antes no lo hacían y forman ´alianzas extrañas´”.Hermann Bellinghausen: “Manual antisindicalista de Wal-Mart“. 

Políticas publicas y economía

descomunal. Según la Encuesta de Ingreso Gasto de los Hogares de 2010, publicada por el INEGI, el diez por ciento más rico de los hogares mexicanos obtuvo el 33 por
ciento de los ingresos, y el 10 por ciento más pobre el 1.9 por ciento. En realidad esa situación, ya muy injusta de por sí, es peor de lo que muestran las cifras oficiales, pues
el gobierno infla los ingresos de los pobres atribuyéndoles ingresos inexistentes: por ejemplo al decir más pobre le imputa un 25 por ciento de ingresos por alquiler de su
vivienda. Por otro lado, los ricos ocultan sus ingresos para evadir el pago de impuestos, para lo cual cuentan con abogados y contadores expertos.

Aunque en una sociedad capitalista la correspondencia entre oligarquía y altos ingresos es obvia, el cuadro 1 lo confirma. Se trata de la última información publicada
por la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), que permite constatar la estrecha relación entre propiedad empresarial e ingresos elevados. Los patrones
y sus epígonos: los directores y gerentes de empresas son las dos categorías de más altos ingresos, aunque se trata de un promedio. La élite económica está constituida no
sólo por los empresarios sino por todas las personas que se benefician de la ganancia capitalista. Los directores y gerentes de las grandes empresas se confunden con los
propietarios, ya que sus altos sueldos están indisolublemente ligados a la magnitud y rentabilidad del capital de la empresa en la que se desempeñan. Es importante señalar
análisis del medio rural latinoamericano  la enorme estratificación dentro de las empresas: los directivos de los negocios muy grandes son los que forman parte de la oligarquía, y sus sueldos se tasan en decenas de miles de dólares.20 Por otro lado, si según los datos los patrones mexicanos constituyen un 4 por ciento de la población ocupada,21 una gran parte de ellos están en negocios de sobrevivencia, por la consabida tendencia a la concentración del capitalismo.

Eso se refleja en el ingreso promedio, por lo que la distancia entre la oligarquía y el promedio de la población es mucho más considerable conforme se desagrega la información.
En resumen, la nueva oligarquía mexicana está constituida por todos aquellos que obtienen ingresos más relacionados con el capital de las grandes empresas que con
su trabajo: propietarios o accionistas y altos ejecutivos de las empresas asentadas en México. Es una nueva oligarquía aunque provengan de familias que han heredado su
posición desde mucho tiempo antes porque ahora se ha trasnacionalizado, como la élite de la empresa Televisa, por ejemplo.

La oligarquía mexicana no queda esbozada si no tocamos a la élite política. Los funcionarios públicos que tienen mucho poder frecuentemente empatan sus intereses
con empresarios y ejecutivos de grandes empresas al tratar obligadamente con ellos. Algunos ejemplos: los ex presidentes de la República Alemán, Salinas y Fox. Inician
como políticos y se vuelven capitalistas, o son empresarios que se vuelven políticos. Esto último es cada día más frecuente y lo seguirá siendo. Lo importante es que el
poder político se emplea fundamentalmente para sostener o engrandecer al sistema, aunque es casi una regla que se diga lo contrario, como en la cita que hicimos de Calderón. 

Siempre se dice que se defiende el interés general o el interés de los pobres o el de los trabajadores, cuando se trata de engrandecer a la élite que domina al país. En
el momento actual presenciamos que muchos políticos o incluso partidos compiten por los favores de la oligarquía: tal es el caso de la lucha entre el PRI y el PAN por
padrinar una reforma laboral del gusto de las grandes empresas; primero el segundo y después el PRI aparecen como impulsores de una nueva ley laboral que abarate el
20 Un ejemplo de la correspondencia entre ingreso de funcionarios empresariales y magnitud del capital, nos lo ofrecen las cifras del ingreso anual promedio de los directores generales (CEO por sus siglas en inglés) de las empresas que se registran en el índice bursátil despido y precarice el empleo, claro está, para “mejorar” la situación de los trabajadores. Un personaje de la calaña del secretario Lozano trata de fortalecer su carrera política  golpeando a los trabajadores e impulsando la reforma patronal, sin preocuparse mucho por ocultar sus intenciones

Reflexión final 

El esbozo de la oligarquía que gobierna al país deberá elaborarse más; no obstante, hay suficientes elementos en lo que hemos visto para que este trabajo ayude a discutir
dos problemas que, en nuestra opinión, deben ser considerados indisolublemente en el programa de un partido que sea de izquierda.
¿Qué tan posible es una política gubernamental de izquierda, que se preocupe por la mayoría de la población, cuando la riqueza y el ingreso están tan concentrados y
determinados por las grandes empresas?
¿Cómo impulsar soluciones nacionales, aunque sean provisionales, para los problemas de las mayorías cuando la oligarquía es fundamentalmente trasnacional?
La discusión sobre la oligarquía asentada en México, por brevedad oligarquía mexicana, debe darse de manera inequívoca para enarbolar una auténtica política de izquierda.
Esto sin clichés como el que dice que los monopolios son neutralizables mediante leyes, cuando la monopolización es creciente en todo el mundo y junto con ella las tendencias son a que la legislación refleje ese hecho. 

De no hacerlo se llega a los absurdos de presentar como un logro antimonopólico la separación entre Aeroméxico y Mexicana de Aviación, cuando lo único viable es que haya una sola empresa para el mercado nacional, incluso aliada a una empresa extranjera como el caso de Iberia y British Airways en Europa. Otro cliché que se repite es el de la perversidad intrínseca de los monopolios para explicar el desenvolvimiento de ciertos aspectos, cuando el capitalismo en cualquier parte del mundo se desarrolla de la misma manera: mediante una mayor concentración de capital en menos manos y tratando de manera despótica a los trabajadores. No debemos crear en nuestras cabezas la ficción de un “capitalismo con rostro humano” al cual podemos aspirar.

Eso no existe, y por lo tanto debemos discutir si el capitalismo realmente existente puede ser reformado para hacerlo tolerable para las mayorías, en tanto instauramos una sociedad  socialista; o si debemos predicar la resignación.

El Día

Fotogalerías

Suscribirse a Noticias

Suscríbase a nuestro boletín de noticias para recibir un resumen todas las tardes en su casilla de correo
captcha