Imprimir esta página

A seis años del homicidio de Gabriel la familia aún esta a la espera de justicia

Lunes, 17 Febrero 2020 09:35
La provincia | Judiciales | Sociedad

Pasaron seis años del asesinato de Gabriel Eiriz y el poder judicial continúa dilatando los dos procesos que cursan sobre el hecho: la denuncia realizada por Gabriel tras recibir amenazas, y la investigación de su posterior asesinato.


Lo que en 2013 marco el destino de Gabriel fue pedir que cesaran los ruidos molestos que generaban las fiestas clandestinas que se organizaban en La Lonja, bajo el amparo de la policía de Pilar.

En ese entonces, según la información recabada y circulada por los vecinos de la localidad, Ezequiel Salsamendi organizaba en La Lonja una serie de fiestas clandestinas. Luego, por medio del subcomisario Sastre, Salsamendi consigue alquilarle a Amelie Alicia Storani Domínguez la quinta lindera a la de Gabriel y desplegar allí su negocio. 

El 13 de septiembre de 2013 Gabriel recibe las primeras amenazas telefónicas desde un número desconocido para que deje de interferir en el desarrollo de las fiestas. Frente a las amenazas Gabriel realiza la primera denuncia, la cual sería ampliada días después con los datos de quien realiza las amenazas, la policía Mariela Fernanda Pérez Argüello, prima de la propietaria Storani Domínguez.

Las amenazas persistieron y se agravaron hasta que en la madrugada del 8 de octubre dos sicarios irrumpen en la casa de Garbiel asesinándolo de un disparo en la cabeza. Desde ese momento dos causas tramitan en paralelo, las cuales deberían perseguir una leve reparación para sus familiares que por el momento no llega. Por un lado se investiga el homicidio y por el otro las amenazas denunciadas desde un primer momento por Gabriel.

El accionar de la justicia en esta última causa fue lo que genero que familiares y organizaciones se manifestaran frente a los tribunales de San Isidro. Desde el entorno de Gabriel denuncian que el juzgado actúa en complicidad con los acusados para dilatar la causa hasta el 2 de Marzo, fecha en la que prescriben las amenazas.

La familia relata que el juzgado no les envió las citaciones para la audiencia, ni siquiera a los testigos declarados por Gabriel en la denuncia. Por otra parte la fiscal que llevó la causa desde el origen, tomó vacaciones en la fecha del juicio. Para completar el cuadro de impotencia que sintió la familia al acercarse el martes once de febrero a presenciar el juicio, el abogado defensor de la acusada Pérez Argüello dio parte de enfermo y quedó cancelada la fecha.


Fue la decisión de los familiares y el apoyo de los organismos lo que logró que el tribunal accediera a definir una nueva fecha para el juicio oral por amenazas: 19 de febrero. Once días antes de la fecha límite para que la causa no quede impune.


En un sistema que plantea como única forma de justicia luchas quijotescas, los familiares de Gabriel mediante un comunicado convocan a unirse en este grito de justicia. “Eso sí. No podemos lograr nada en soledad. Necesitamos todo el apoyo y solidaridad de nuestros seres queridos y contactos. Sólo de esa manera podremos arrancarle a este sistema maldito algo de #JusticiaxGabrielEiriz”.

Artículos Relacionados en Judiciales Sociedad