Clima

Unable to get weather data from wunderground.com

youtubetwitterpinterestrssfacebook

Jueves, 23 de Mayo de  2019 08:43
calendario

Mayo

23

Jueves

ANTICIPO
AHORA: Comienza el Juicio a la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner ESPERANDO UN PARO GENERAL: Se reúne la CGT y se afianza la posibilidad de un paro nacional UNIDAD EN CABA: Se lanzó un frente electoral en la Ciudad de Buenos Aires, encabezado por Gabriela Cerruti, Victoria Donda, Pino Solanas y Victor Santa María
Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

14 de mayo de 1980 - Masacre Río Sumpul

Martes, 14 Mayo 2019 12:25

Miembros del Destacamento Militar N° 1, de la Guardia Nacional y de la paramilitar Organización Democrática Nacional (ORDEN) de El Salvador, dieron muerte deliberadamente a un número no inferior a 600 personas no combatientes, inclusive mujeres y niños, que intentaban cruzar el Río Sumpul, a lado del caserío de Las Aradas, departamento de Chalatenango. Un operativo militar se había iniciado un día antes en la zona, en el que las fuerzas militares cometieron actos de violencia contra la población civil, lo que ocasionó la huida de numerosas familias. Los pobladores desplazados por el operativo intentaron cruzar el río Sumpul para refugiarse en Honduras, pero las tropas hondureñas les impidieron el paso y fueron muertos por las tropas salvadoreñas que hicieron fuego deliberadamente sobre ellos.


En los años 80 los organismos de derechos humanos registraron centenares de denuncias, sobre la complicidad de los ejércitos y la seguridad de El Salvador y Honduras en la persecución, represión y desapariciones en ambos países.
Una de las acciones de mayor ferocidad cometidas en el marco de esa cooperación criminal fue la llamada “masacre del Río Sumpul” sucedida el 14 de mayo de 1980 en la aldea salvadoreña de La Arada.
Un día antes de la matanza-el 13 de mayo- varios camiones del ejército de Honduras cargados de soldados pasaron por legaron a la población de la Guarita en ese país y llegaron Río Sumpul que marca línea fronteriza con El Salvador.
Se apostaron en la margen hondureña del río y utilizando megáfonos se dirigieron a las poblaciones de la ribera del país vecino anunciando que se prohibía cruzar la frontera.
La maniobra resultó sorprendente para muchos pobladores hondureños, que habían constituido una red de solidaridad con sus vecinos, la mayoría campesinos que huían del terror militar y paramilitar en su país.
En marzo de 1980 año había sido asesinado en la capital salvadoreña, el arzobispo Monseñor Oscar Arnulfo Romero, y la cifra de crímenes y desapariciones forzadas aumentaba cada día en ese país centroamericano.
Como relataron sacerdotes de la Diócesis de Santa Rosa de Copán, en una denuncia, cuyas firmas encabezaba el obispo Monseñor José Carranza y Chévez (publicada el 24 de junio de 1980 por el diario La Tribuna de Honduras), alrededor de las 7 de la mañana del 14 de mayo comenzó a observarse un inusitado movimiento de tropas y paramilitares salvadoreños que rodearon la población de La Arada, ubicada en la margen del Río Sumpul en ese país.
También llegaron varios helicópteros y repentinamente comenzaron a disparar a mansalva sobre la población indefensa.
“Mujeres torturadas antes del tiro de gracia, niños de pecho tirados al aire para hacer tiro al blanco, fueron algunas de las escenas de la matanza criminal. Los salvadoreños que pasaban el río eran devueltos (amarrados) por los soldados hondureños a la zona de la masacre. A media tarde cesó el genocidio, dejando un mínimo de 600 cadáveres”, decía la denuncia de los religiosos.
Otros que intentaban huir fueron cazados en el río y decenas de cadáveres comenzaron a navegar ante el horror de los pobladores hondureños. Cuando terminó la matanza quedaron “unos 600 cadáveres sin enterrar que fueron presa de perros y zopilotes durante días. Otros se perdieron en las aguas del río. Un pescador hondureño encontró cinco cuerpecitos de niños en su trampa de pescar. El Río Sumpul quedó contaminado desde la aldea de Santa Lucía. La Organización de Estados Americanos (OEA) financiada por los dos gobiernos desde hace años ignoró el hecho”, según registró la denuncia.
También los religiosos dieron cuenta de investigaciones que determinaron que el 5 de mayo se había realizado una reunión secreta entre altos mandos militares salvadoreños y hondureños en la ciudad fronteriza El Poy, unos 100 km al norte de San Salvador y a unos 20 del lugar de la masacre.
Otras datos registraron que el 15 de mayo, cuando se habían retirado del lugar los soldados de ambos países, campesinos hondureños que recorrieron la zona de la masacre lograron rescatar a algunos sobrevivientes heridos.
Pero pocos días después el lugar comenzó a ser patrullado por los paramilitares de la organización salvadoreña “Orden” que regresaron a llevarse las pertenencias de los muertos.
El 24 de mayo, el sacerdote hondureño Fausto Millas de la parroquia de Corquín denunció la masacre, pero fue ignorada a nivel oficial y por la prensa bajo presión de los militares.
Ante la movilidad de organismos humanitarios y prensa internacional que logró reunir testimonios sobre la masacre, a fines de mayo y principios de junio de 1980, el ejército hondureño comenzó a controlar la zona, tratando de impedir que se divulgaran los terribles sucesos y amenazando a los refugiados salvadoreños y sus protectores.
Muchos de los militares más jóvenes que estaban al mando entonces son altos jefes en el ejército hondureño actual. En los años 80 el general Gustavo Álvarez Martínez, formado en Estados Unidos y Argentina y amigo de la dictadura militar de este último país (1976-1983) era uno de los máximos hombres de la represión , la contrainsurgencia y la guerra sucia en Honduras.
Trabajó codo a codo con el entonces llamado “Virrey” de los hondureños, el embajador de Estados Unidos, John Negroponte y ambos son responsabilizados por los crímenes y desapariciones cometidos contra hondureños, nicaragüenses, salvadoreños y otros en esos tiempos de “guerra sucia” y terrores múltiples.
Fue en ese momento en que el estado hondureño tuvo el mayor avance militar en la larga ocupación de Estados Unidos, que hasta hoy rige la vida de ese país. Equipos militares de entonces son los “asesores” de los golpistas de hoy y se conoce cómo “la mano negra” de Negroponte estuvo detrás de toda la maniobra golpista y en la protección de los actuales dictadores.

El Día

Fotogalerías

Suscribirse a Noticias

Suscríbase a nuestro boletín de noticias para recibir un resumen todas las tardes en su casilla de correo
captcha