Clima

*

Despejado

31 °C
NE 2.6 km/h

youtubetwitterpinterestrssfacebook

Martes, 11 de Diciembre de  2018 00:15
calendario

Diciembre

10

Lunes

ANTICIPO
MÉXICO:  Andrés Manuel López Obrador (Morena) asumió ayer como Presidente con un mandato de seis años.  Organizaciones sociales, gremiales y políticas marcharon en contra del G20.: La masiva movilización partió el viernes desde la avenida San Juan y 9 de Julio y concluyó frente al Congreso. G20 EN ARGENTINA: En una ciudad militarizada se llevó a cabo el viernes y sábado la cumbre del G20.   
Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Muerte de Horacio Quiroga

Viernes, 16 Febrero 2018 20:50

(adnmarcospaz)-.. Horacio Silvestre Quiroga Forteza, nació el 31 de diciembre de 1.878 en Uruguay. Fue cuentista, dramaturgo y poeta uruguayo. Fue el maestro del cuento latinoamericano, de prosa vívida, naturalista y modernista. Sus relatos breves, que a menudo retratan a la naturaleza como enemiga del ser humano bajo rasgos temibles y horrorosos, le valieron ser comparado con el estadounidense Edgar Allan Poe. La vida de Quiroga, marcada por la tragedia, los accidentes y los suicidios, culminó por decisión propia, cuando bebió un vaso de cianuro en el Hospital de Clínicas de la ciudad de Buenos Aires a los 58 años de edad, tras enterarse de que padecía cáncer de próstata.2​

Hizo sus estudios en Montevideo, capital de Uruguay hasta terminar el colegio secundario. Estos estudios incluyeron formación técnica (Instituto Politécnico de Montevideo) y general (Colegio Nacional), y ya desde muy joven demostró un enorme interés por la literatura, la química, la fotografía, la mecánica, el ciclismo y la vida de campo. A esa temprana edad fundó la Sociedad de Ciclismo de Salto y viajó en bicicleta desde Salto hasta Paysandú (120 km).
Por aquellos años pasaba larguísimas horas en un taller de reparación de maquinarias y herramientas. Por influencia del hijo del dueño empezó a interesarse por la filosofía. Se autodefiniría como «franco y vehemente soldado del materialismo filosófico».
En 1897 fundó la Revista de Salto. Después del suicidio de su padrastro, que presenció, Horacio decidió invertir la herencia recibida en un viaje a París. Estuvo —contando el tiempo de viaje— cuatro meses ausente. Sin embargo, las cosas no salieron como había planeado: el mismo joven orgulloso que había partido de Montevideo en primera clase, regresó en tercera, andrajoso, hambriento y con una larga barba negra que ya no se quitaría nunca más. Resumió sus recuerdos de esta experiencia en Diario de viaje a París (1900).
El funesto año de 1901 guardaba aún otra espantosa sorpresa para el escritor: su amigo Federico Ferrando, que había recibido malas críticas del periodista montevideano Germán Papini Zas, comunicó a Quiroga que deseaba batirse a duelo con aquél. Horacio, preocupado por la seguridad de Ferrando, se ofreció a revisar y limpiar el revólver que iba a ser utilizado en la disputa. Inesperadamente, mientras inspeccionaba el arma, se le escapó un tiro que impactó en la boca de Federico, matándolo instantáneamente. Llegada al lugar la policía, Quiroga fue detenido, sometido a interrogatorio y posteriormente trasladado a una cárcel correccional. Al comprobarse la naturaleza accidental y desafortunada del homicidio, el escritor fue liberado tras cuatro días de reclusión. Luego viajaría a Buenos Aires en búsqueda de una nueva vida.
Su espíritu inquieto lo lleva a Misiones como fotógrafo de expedición financiada por el Ministerio de Educación. La profunda impresión que le causó la jungla misionera marcaría su vida para siempre, como su experiencia en el Chaco mediante la cual puede palpar la cultura rural, la de los campesinos y comunidades aborígenes.
De regreso a Buenos Aires en 1904 publica “El crimen de otro” relato del género de misterio, inspirado en la maestría referencial de Edgar Alan Poe.
Quiroga trabajó en multitud de cuentos, muchos de ellos de terror rural, pero otros en forma de deliciosas historias para niños pobladas de animales que hablan y piensan sin perder las características naturales de su especie. A esta época pertenecen la novela breve Los perseguidos (1905), producto de un viaje con Leopoldo Lugones por la selva misionera, hasta la frontera con Brasil, y su soberbio y horroroso El almohadón de plumas, publicado en la celebérrima revista argentina Caras y Caretas en 1905, que llegó a publicar ocho cuentos de Quiroga al año. A poco de comenzar a publicar en ella, Quiroga se convirtió en un colaborador famoso y prestigioso, cuyos escritos eran buscados ávidamente por miles de lectores.
Entre 1912 y 1915 el escritor, que ya tenía experiencia como algodonero y yerbatero, emprendió una denodada búsqueda de salidas económicas mediante la explotación de los recursos naturales de sus tierras. Destiló naranjas, fabricó carbón, elaboró resinas y muchas otras actividades similares, pero sólo cosechó fracasos monetarios. Una nueva tragedia se sumaría a la vida de Quiroga, el suicidio de su esposa que dejaría a Horacio y a los niños sumidos en la más oscura desesperación.
Entre amores y desamores, entre Buenos Aires y Misiones, Horacio Quiroga siguió escribiendo hasta que comenzó a sentir molestos dolores y finalmente internado en una clínica, desesperado por los sufrimientos presentes y por venir tras el diagnóstico de cáncer de próstata; se suicida el 19 de febrero de 1.937 bebiendo un vaso cianuro.

El Día

Fotogalerías

Suscribirse a Noticias

Suscríbase a nuestro boletín de noticias para recibir un resumen todas las tardes en su casilla de correo
captcha