Clima

Unable to get weather data from wunderground.com

youtubetwitterpinterestrssfacebook

Martes, 19 de Enero de  2021 12:43
calendario

Enero

19

Martes

ANTICIPO
ADN - Agencia de Datos y Noticias de Marcos Paz: Sistema Municipal de Medios y Contenidos Públicos - Bernardo de Irigoyen 59 - Marcos Paz - Buenos Aires - (0220) 477 4371 TV PUBLICA DE MARCOS PAZ: Seguinos en Facebook TV Pública Marcos Paz RADIO PÚBLICA DE MARCOS PAZ - FM 90.7: ADN Regional - Lunes a Viernes de 7 a 9 Hs. La Mañana Con Vos. Lunes a Viernes de 9 a 13 Hs. Seguila a través de www.radiopublica.marcospaz.gov.ar 
Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Opinión: Soledad Acuña y el verdadero ADN de la derecha argentina

Martes, 17 Noviembre 2020 19:33

Por Charly Escobar.

Seguramente los cultores de la defensa de lo indefendible sostendrán, ya sea pública o privadamente, que solo se trató de una “expresión desafortunada”.

A ciencia cierta, no solo es el presente sino el pasado también quienes echan por tierra ese concepto.

Las recientes declaraciones de la ministra de educación de la europeizada Ciudad Autónoma de Buenos Aires no hacen más que reafirmar el modelo de país sectario y exclusivista marcado a fuego en el ADN de la derecha argentina.

Ya a poco de asumir María Eugenia Vidal, la nueva gobernadora de la provincia de Buenos Aires, disparaba que quería un país donde “no se cayera en la escuela pública” como si ésta fuera un pozo de estiércol al que toda persona debe evitar so pena de ser considerado lo mismo.

Apenas horas más tarde iría un poco más allá al señalar lo innecesario de las universidades públicas ya que “los pobres no acceden a ella”.

La estigmatización de determinados sectores sociales y la crueldad a la hora de referirse a ellos no es mera cuestión discursiva de los ocasionales funcionarios PRO.

Luego de que Mauricio Macri asumiera como presidente del país, su sucesor en la ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta lanzaba una propuesta en donde nuevamente se ubicaba a los sectores de menores recursos de la sociedad en el lugar de personas incapaces de desarrollar actividades que, según el criterio PRO, estarían reservadas a quienes formen parte de la clase media, media alta.

Las famosas pasantías laborales para alumnos de escuelas públicas del último año del secundario fueron pensadas para crear una matriz productiva que sea servil a los intereses de los grandes capitales cuyos dueños, se habían repartido las distintas áreas del gobierno nacional.

El repudio a esta iniciativa fue tal, que las posteriores aclaraciones sindicaron que el programa pasantías, no remuneradas y que propiciaban mano de obra gratis (no barata), alcanzaría también a los alumnos de escuelas privadas.

Claro, con solo leer el entrelíneas uno podía darse cuenta que los alumnos del sector privado las desarrollarían en tareas administrativas gerenciales mientras que los alumnos del sector público en fábricas y talleres como obreros.

Las declaraciones de Soledad Acuña , en las que afirma que los docentes llegan a esa profesión porque han fracasado en otras carreras a las que ella considera de mayor importancia, pone entonces de manifiesto no un exabrupto, sino una clara postura del conservadurismo criollo.

Está dirigida, claramente, a ese segmento social en que se sostiene su base electoral. Está fundada en el odio y el desprecio que mantiene la derecha argentina por aquellos sectores que no han tenido las mismas posibilidades de desarrollo.

Soledad Acuña le habla a aquellos que desean una Argentina de privilegios, donde la Educación sea uno de ellos y no un derecho. Donde la Salud no sea un derecho sino un privilegio. Donde el ascenso en la escala social no sea un derecho ni el resultado de la “meritocracia” que tanto declaman sino un privilegio que solo ellos pueden otorgar.

Cuando Acuña dice que los docentes “pertenecen a niveles socioeconómicos bajos que en términos de capital cultural tienen menos para ofrecer en el aula” está poniendo de manifiesto que le duele, y mucho, que una persona de bajos recursos, que se esforzó para formarse como docente, le enseñe a niños, niñas y niñes de clase media; o lo que para ella es peor, de clase alta.

En cuanto a la invitación a denunciar la “bajada de línea”, no es más que lo que hizo la derecha golpista, cómplice de la dictadura, en los años 70.

Es la muestra más acabada de su deseo más ferviente.

Artículos Relacionados en Política Informes Especiales Educación Sociedad

El Día

Suscribirse a Noticias

Suscríbase a nuestro boletín de noticias para recibir un resumen todas las tardes en su casilla de correo
captcha