Clima

Unable to get weather data from wunderground.com

youtubetwitterpinterestrssfacebook

Jueves, 22 de Octubre de  2020 11:45
calendario

Octubre

22

Jueves

ANTICIPO
ADN - Agencia de Datos y Noticias de Marcos Paz: Sistema Municipal de Medios y Contenidos Públicos - Belgrano 2187 - Marcos Paz - Buenos Aires - (0220) 477 4371 TV PUBLICA DE MARCOS PAZ: Seguinos en Facebook TV Pública Marcos Paz RADIO PÚBLICA DE MARCOS PAZ - FM 90.7: La Mañana Con Vos. Lunes a Viernes de 9 a 13 hs. Seguila a través de www.radiopublica.marcospaz.gov.ar 
Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Se cumplen 46 años de la muerte de Juan Domingo Perón

Miércoles, 01 Julio 2020 10:02

Por Hugo Ferrer - Rubén Trejo

El soldado que lloró por la muerte de Perón

A 46 años de la muerte de Perón. Roberto Vassie formó parte de la guardia de honor que acompañó al cuerpo por Avenida de Mayo hasta el Congreso.

Como hace 46 años, un lunes el 1° de julio, el día que millones de argentinos todavía recordaban la derrota del domingo de Argentina ante Brasil, por 2 a 1, en la segunda fase del Mundial de Alemania. Mientras, en la residencia de Olivos el presidente Juan Domingo Perón peleaba por su vida.

A casi 25 kilómetros de distancia, en la localidad de Pablo Podestá, un soldado del Regimiento 10, Roberto Vassie, estaba debajo de un árbol. Era el mediodía y escuchaba radio. A las 13.05, murió Perón. Tenía 78 años. Fue noticia en la Argentina y en el mundo.

Llantos. Gritos. No alcanzaban los pañuelos. Hay que reconocer, con indignación, que algunos también se alegraron. Se suspendieron hasta las clases. Hubo desmayos de padres y madres, hasta con sus hijos en brazos. Gente de aquí y de allá... Todos shockeados.

Después de las 14, Isabelita habló por cadena nacional de televisión y de radio: “Murió un verdadero apóstol de la paz y la no violencia”. Más conmoción. La capilla de Olivos fue el primer lugar donde descansó Perón, vestido con uniforme militar.

El martes 2 por la mañana partió hacia el Congreso el Unimog, con la cureña y el féretro, que fue conducido por el soldado Enrique Nicotera, del Regimiento de Granaderos a Caballo General San Martín. El asfalto temblaba. En esa madrugada, alrededor de las 3, la compañía del Regimiento 10 se trasladó a la Capital Federal para hacer una guardia de honor. Ahí, también estaba el soldado Roberto Vassie. Era uno más, como tantos.

Recordó en Tiempo Argentino: “Nos pusimos ropa nueva y subimos a los camiones. Había una garúa. Y ya nos pusieron, temprano, al costado de la avenida (de Mayo). La gente nos traía café, cosas, era emocionante. Yo estaba muy triste. Sabía que mi viejo me andaba buscando, porque él estaba enterado que iba a ir”.

Más gritos, más llantos, “Perón, Perón”. La misma música durante el recorrido. Fue impresionante la llegada a la Catedral Metropolitana, donde se le realizó una misa de cuerpo presente. Luego, el viaje por Avenida de Mayo hasta el Congreso.

En la esquina de San José, un soldado lloraba. Estaba desconsolado. Un fotógrafo de la revista Gente, Ki Chul Bae, lo vio. Gatilló “en blanco y negro”. Un gesto, la cara deformada, dientes blancos, escuchó hasta el dolor hecho lágrima. La mano izquierda cruzada sobre el pecho, un fusil, un casco y un sentimiento, el de ese saludo que se hizo inmortal. Le temblaba el cuerpo. Flores, más pañuelos, seguía el “Perón, Perón” eterno.

Roberto lo vivió así: “Estuvimos hasta el momento en que venía el cortejo fúnebre. Se sentían los cascos de los caballos. Y el grito ‘¡Perón, Perón!‘. Era una cosa que te conmovía. Todos estábamos conmovidos. Con tristeza, con alguna lágrima. Después, cuando se acercó, ahí estallé. Justo fue cuando sacó la foto este muchacho. Vi a la gente venir, di vuelta el fusil y puse la bayoneta entre las piernas, por las dudas. La gente pasaba y te acariciaba, te besaba”

Artículos Relacionados en Cultura

El Día

Suscribirse a Noticias

Suscríbase a nuestro boletín de noticias para recibir un resumen todas las tardes en su casilla de correo
captcha