Clima

Unable to get weather data from wunderground.com

youtubetwitterpinterestrssfacebook

Domingo, 12 de Julio de  2020 17:35
calendario

Julio

12

Domingo

ANTICIPO
ADN - Agencia de Datos y Noticias de Marcos Paz: Sistema Municipal de Medios y Contenidos Públicos - Belgrano 2187 - Marcos Paz - Buenos Aires - (0220) 477 4371 TV PUBLICA DE MARCOS PAZ: Seguinos en Facebook TV Pública Marcos Paz RADIO PÚBLICA DE MARCOS PAZ - FM 90.7: La Mañana Con Vos. Lunes a Viernes de 9 a 13 hs. Seguila a través de www.radiopublica.marcospaz.gov.ar 
Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

El dicotómico coronavirus del neoliberalismo y una esperanzadora invitación

Lunes, 23 Marzo 2020 08:38

(adnmarcospaz // Tomás Pérez Bodria / Primero la Patria Pilar).-- En estos días, como ocurre en las vísperas de los grandes cambios históricos producidos en la humanidad, la debacle en la que viene transitando la humanidad de la mano del neoliberalismo egoísta y destructivo, queda al desnudo por el advenimiento del coronavirus.

Resultado de imagen de tomas bodriaEl autor es un abogado y militante del movimiento político peronista Primero la Patria.
Y, por otro lado, también se avisora la oportunidad que representa para que la conciencia de la vulnerabilidad del sistema que la pandemia expuso crudamente, habilite una modificación de las estructuras de los estados y del mismo poder a nivel mundial.

Finalmente la cosa no era como, desde las supuestas alturas de su condición de clase, lo pretendió el repudiable Javier González Fraga, cuando dijo que "hacer creer a un empleado medio que su sueldo medio servía para comprar celulares, plasmas, autos, motos e irse al exterior. era una ilusión, que eso no era normal".

Este virus que, no por dañino resulta menos democratizador (en alguna medida como la muerte misma), demuestra que lo que no es normal es el avasallamiento del grueso de la población en el globo terrestre, por parte de un número minúsculo de personas y empresas, que acumulan para si y a como de lugar, la riqueza que todos producimos. Y que, para ello, no trepidan en arrasar hasta con la vida en la tierra
pensándose, a partir de su inusitada egolatría y omnipotencia, sólo ellos a salvo.

La ilusión no era, entonces, la de los pobres que accedían a bienes y servicios que deben ser para todos. Es la de la invulnerabilidad de los adalides de la exclusión social que, por obra y gracia de este producto de su propia creación, se acaba de derrumbar como un castillo de naipes. Nace así una gran esperanza para el mundo entero y para nuestra patria en particular, tan pronto como derrotemos a esta pandemia que, paradojalmente amenaza con matarnos pero, a la vez, nos invita a forjar entre todos, un mundo mucho mejor para todos.

Aquel en el que la solidaridad, la equidad a partir de la inclusión, el límite en la acumulación de la riqueza, ma función social de la propiedad y la justicia social reemplacen al del egoísmo, la voracidad individual o de sector y el desprecio del prójimo a que nos llevó un capitalismo caracterizado por la prevalencia absoluta del mundo de las finanzas.

Proclamemos entonces: "Guerra y muerte al coronavirus y bienvenido el camino que abre y da un renovado sentido a nuestra lucha y a nuestra vida como militantes políticos y sociales".

El Día

Suscribirse a Noticias

Suscríbase a nuestro boletín de noticias para recibir un resumen todas las tardes en su casilla de correo
captcha