Clima

Unable to get weather data from wunderground.com

youtubetwitterpinterestrssfacebook

Miércoles, 18 de Septiembre de  2019 19:43
calendario

Septiembre

18

Miércoles

ANTICIPO
INFLACIÓN: Los precios subieron un 4,3% durante Agosto LA DERECHA SE UNE EN CABA: Espert brindó su apoyo a Horacio Rodriguez Larreta en las elecciones porteñas REPRESIÓN: La Policía reprimió al acampe en la 9 de Julio
Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Las miradas argentinas sobre el clasismo y las soluciones politicas a la crisis capitalista

Miércoles, 21 Agosto 2019 07:52

(adnmarcospaz // Ester Kandel).-- Mientras la sociedad se encuentra dividida en dos clases opuestas, de un lado los capitalistas, que monopolizan todos los  medios de producción, la tierra, las materias primas y las máquinas y de otro lado los trabajadores, los obreros desprovistos de toda propiedad sobre los medios de producción,

Resultado de imagen para Ester KandelLa Licenciada de la UBA, Ester Kandel, autor del escrito.
que no poseen nada más que su propia fuerza de trabajo, mientras exista esta organización social.   La ofensiva del capital para incrementar sus rentas, profundizando la dependencia externa y el sometimiento de nuestro  pueblo, con sus planes de mayor pobreza y explotación de la fuerza de trabajo, nos obliga a repensar tácticas y estrategias para  enfrentarlos.

La unidad de acción necesaria para la lucha, amerita también, a estudiar críticamente las orientaciones que guiaron  las acciones del movimiento obrero. En este sentido, me voy a centrar en el clasismo.

  El tema fue debatido en distintas épocas y con diversos argumentos, con el objetivo de organizar al movimiento obrero. Nos surgieron varios interrogantes, acerca de las agrupaciones que se denominan clasistas: ¿son un apéndice partidario? ¿es una concepción de alianzas locales con posiciones de los intereses de la clase obrera frente a las patronales y el Estado y las perspectivas  internacionales?

      Un recorrido  por décadas nos puede situar en el contexto e inferir a través de algunas prácticas sindicales, la concepción más general. Así a partir de 1925, con el objetivo de promover la revolución, se elaboró la táctica: clase contra clase. A finales de la década de 1960 e inicio de 1970, se orientó la organización de masas, teniendo como modelo los “soviets” en Rusia.  Luego se creó la Corriente Clasista y Combativa en la década de 1990. Asimismo a nivel sindical, se replanteó la independencia del Estado, los partidos políticos y de la patronal por parte de las organizaciones obreras, con el surgimiento de la CTA. Posteriormente se manifestaron como antiimperialistas y anticapitalistas.

      En el año 1925 la Internacional Comunista (Godio, Julio, (2000 p.353) envió una carta al PC, entre los temas analizados sobre nuestro país, señalaba sobre el ítem “La cuestión sindical”:
Este problema es de la mayor importancia para el PC de la Argentina. El proletariado argentino que tiene una organización sindical que data de cerca de treinta y seis años, es el más avanzado de Sud América, pero también el más dividido.(…)

La táctica de los comunistas debe ser esencialmente unitaria. (…) La táctica de frente único….no es la unidad de organización con los reformistas. Es la unidad de acción revolucionaria, práctica y efectiva, de las masas que puede acelerar la bancarrota completa del reformismo. (…)

La táctica comunista que tiende a encaminar a las masas hacia la revolución, debe identificarse mejor con las necesidades de su lucha cotidiana.  Esta orientación fue plasmada a través de un documento final en el VII Congreso Nacional del PC en diciembre de 1925. Para ello se propusieron incorporar obreros a la militancia, organizándose en células, luego proponer Comités de fábricas y Comités de lucha, con el objetivo estratégico de introducir el control obrero. Un ejemplo de ello fue el comité Pro Unidad Clasista de los obreros de la Madera.

      El estudio realizado por Hernán Camarero (2007), también indaga sobre los lugares de concentración de las fuerzas del PC: cordón industrial sur de Capital -GBA.   Centrándonos en nuestro objetivo, señalaremos las orientaciones que desarrolló el PC en el movimiento obrero:

Frente único: “Por la unidad sindical, por la organización, por la conquista de mejoras (anarquistas, socialistas, sindicalistas, comunistas, etc.) Paralelamente se formaron “grupos rojos” para coordinar su acción y obtener la conducción sindical.

A partir de 1929: constitución de sindicatos clasistas y revolucionarios, agrupados en el Comité de Unidad Sindical Clasista (CUSC) hasta 1935. Esta orientación no estaba exenta  de discusiones internas, con evaluaciones críticas en el marco de la orientación clase contra clase. Un ejemplo de esta orientación fue la organización de los petroleros en Comodoro Rivadavia, donde el PC contaba con ocho células de unos sesenta afiliados, la mayoría búlgaros, que se reunían en el Club Búlgaro Macedónico. La deportación de varios de ellos redujo y desarticuló la acción del PC, que en 1928 reunía cuarenta militantes. A mediados de 1932 se creó la Unión general de Obreros Petroleros (UGOP) Sus propuestas e iniciativas de lucha fueron reprimidas. (Camarero, (2007, 179 -181)
Enrique Morel (1972), agrega algunos datos: el militante Rufino Gómez (el Negro) fue encomendado para organizar el partido y la organización sindical. Un lugar donde había 15.000 obreros que vivían y trabajaban en condiciones infrahumanas. El PC. Logró cuatrocientos afiliados. “El 7 de noviembre de 1931 y el 6 de enero de 1932 conmemoraron, por primera vez… la gloriosa  Revolución Rusa y el aniversario del Partido.”

      Es importante consignar la observación realizada por Nicolás Iñigo Carrera (2000) sobre las condiciones generales:
El cambio de administración hizo posible a la cúpula de la burguesía argentina mantener el control total del gobierno del Estado, lo que permitió implementar las políticas afines a sus intereses, necesarias para adecuar el país a las nuevas condiciones que imponía la crisis económica mundial desatada en 1929 (…)

 Mario Rapoport (2006), aporta estos datos económicos:

la reactivación, apoyada en la industrialización sustitutiva de importaciones, permitió el mejoramiento de las condiciones impuestas por la represión social y política y por la crisis económica a las clases trabajadoras.  No obstante, una característica del período fue el bajo nivel de sindicalización de los obreros. Hacia 1935, entre la CGT Independiente (conducida por los socialistas) y la CGT Catamarca  (conducida por los sindicalistas) reunían 232.000 afiliados. Por entonces, los obreros industriales alcanzaban 534.000, en tanto que los agrícolas llegaban a 800.000. p.243

1935-1938: el enemigo principal es el fascismo. Los estudiosos coinciden que el PC había logrado una inserción sindical, pero aislado por la línea ultraizquierdista. Julio Godio (2000, p.603) sintetiza: “los progresos en el movimiento sindical eran subsumidos en una línea aislacionista y sectaria que tozudamente pretendía como tarea inmediata una eventual alianza  obrero-campesina y un gobierno de soviets.

      Según los documentos a nuestro alcance, en 1936, hubo dos experiencias, que merecen nuestra atención. En 1936 es retomada la actividad en Comodoro Rivadavia según el relato de Abraham Kandel, (Robles). Este  fue encomendado por el Partido Comunista a la ciudad de Comodoro  Rivadavia, donde promovió la formación del Sindicato de petroleros privados y otro de Oficios varios. El estatuto redactado por él refleja la orientación, que como señala Rubens Íscaro (1959 hace dos consideraciones, una sobre los estatutos y otra sobre la estructura orgánica:
Desde sus propios estatutos, casi todas las organizaciones sindicales se presentan como organismos unitarios, de frente único de los trabajadores, cualesquiera sean sus eventuales diferencias raciales, políticas o religiosas. Establecen que la finalidad primordial de los sindicatos es la lucha por la satisfacción de las necesidades materiales y espirituales de los trabajadores, siendo factores decisivos de esta lucha la unidad y solidaridad de clase.

En cuanto a la estructura orgánica del movimiento obrero, señala que debe asentarse sobre la base del ejercicio real y efectivo de la democracia sindical y la absoluta independencia respecto de los patronos y del Estado, consistiendo tal estructura en la formación de un solo sindicato local por industria, una sola federación nacional (…)  Por último, y en lo referente al objetivo final de los trabajadores y, por ende, de sus organizaciones, manifiestan que es la abolición de la explotación del hombre por el hombre (…)

      Otra experiencia significativa fue la lucha encabezada para unificar el gremio de la construcción, cuyo resultado fue exitoso. Así la evaluaba Rubens Íscaro y Pedro Chiarante, citado por N. I. Carrera (p.147):

Habíamos triunfado. La unidad del gremio, la solidaridad de los trabajadores y del pueblo en general. La justa táctica y estrategia de los dirigentes, en su mayoría comunistas, habían conseguido doblegar, por primera vez a una patronal poderosa y a su aliado cómplice, la dictadura justista. Esa fue la otra cara de la década infame, la cara de la lucha obrera, de la que nunca los comunistas se apearon ni se apearán (…)

Los logros, como consecuencia de la huelga prolongada fueron: Unidad del gremio, constituyéndose el Sindicato Único con la integración de todas las ramas en la Capital federal y alrededores, hasta 60 km. Asimismo se formaron sindicatos en el interior del país.

Consideramos importante valorar las experiencias de luchas en el medio de las diferentes disputas sindicales. Refiriéndose al golpe de estado de 1943, Godio, p.816, señala: El movimiento sindical argentino contaba al momento del golpe de 1943 con una larga historia que se remontaba a la organización desde 1880 de los primeros sindicatos –conocidos entonces por “sociedades de resistencia”- por el anarcosindicalismo, el sindicalismo y el socialismo. Se trataba de un movimiento sindical débilmente vinculado al PS y al PC y de fuertes tradiciones anarcosindicalistas y sindicalistas. Los distintos gobiernos desde fines de siglo, incluido el radicalismo, habían tolerado la acción sindical reivindicativa por empresas. Pero el Estado no regulaba las relaciones obrero patronales e intervenía contra el movimiento obrero cuando un conflicto amenazaba transformarse en “huelga revolucionaria” como en 1902, 1909,1919 en Buenos Aires y 1921-22 en la Patagonia.

      A partir de 1943 comienza a intervenir el Estado a través de decretos y leyes en la vida sindical, desde regular las cotizaciones hasta reconocer o no a una organización. Asimismo se define que el objetivo de éstas es la armonización del capital y el trabajo, o en otros términos implantan la conciliación de clases.

 ¿Cómo definir el clasismo?

En 1965, Rubens Íscaro, define esta expresión, el sentido de las luchas y el papel del sindicato: …al enfocar los diversos problemas  tener en cuenta un principio esencial: que la sociedad argentina está dividida en clases –una explotadora y otra explotada que los trabajadores somos componentes de la clase de los explotados y por tanto nuestros intereses ni están vinculados ni son idénticos, sino antagónicos a los intereses de los explotadores.

En la permanente puja de nuestros intereses con los que defienden los explotadores, los trabajadores nos valemos de la organización y la lucha por imponer nuestros derechos. Pero esto sólo no tiene la efectividad deseada, si la organización y la lucha no están dirigidas por una ideología clasista

     Este concepto lo completa al señalar que si los intereses se complementan, estamos en presencia de la conciliación de clases. Este fenómeno se instituyó en la práctica sindical, como ya lo señalamos en el período 1943-1955, esbozados en diversos documentos por el gobierno del Presidente Perón. Un ejemplo de ello fue la propuesta del Plan Económico (1952):

El aumento de sueldos y salarios es la consecuencia de homologación de los mayores precios, para equilibrar el poder adquisitivo y nivelar la economía popular dentro de la concepción justicialista y en contra del abuso capitalista, que siempre hizo incidir los sacrificios de las crisis cíclicas sobre la masa popular, traducidos en hambre y miseria, que tuvieron como consecuencia el resentimiento y la lucha social, causa ocasional de grandes destrucciones de valores y anulación de progreso.

En el apartado Difusión, de este documento, apela al Pueblo, especialmente a la colaboración de la CGT y a todos los sindicatos. Uno de los conflictos desatados ese año fue en la empresa textil Alpargatas, finalizando con despidos y detenciones de algunos de los delegados (Ester Kandel, 2018).     

             El clasismo según el Partido Comunista Revolucionario
     Otto Vargas (1990) señala que la línea que los orientó en el movimiento, fue basarse en los soviets de Rusia, ganando a las masas y tener un centro de concentración de fuerzas. Esta fue la experiencia que desarrollaron en el Smata de Córdoba y luego los obreros de Ford. p.217

Por “línea de masas” entiende:  ..Que el centro son las masas; no utilizar la dirección del sindicato para sacar una declaración, o como trampolín para un frente con las fuerzas burguesas y pequeño burguesas, o para cobertura del terrorismo pequeñoburgués. p.219

..pusimos en marcha en el sindicato un estilo clasista que revolucionarizó la práctica sindical. Los dirigentes obreros continuaban percibiendo su sueldo de obreros y además iban a la producción en forma rotativa durante determinados períodos del año, empezando por Salamanca. (…) Desde esta metodología,  la gran asamblea de fábrica es secundaria; importante, pero es secundaria. Porque no es lo mismo para el obrero sencillo una asamblea de fábrica, donde es muy difícil atreverse a hablar, más en fábricas de ocho mil o diez mil obreros, que en una asamblea de sección donde todos se conocen. (…) Por eso fue una regla de oro, la relación de la dirección con las masas. (…) El rol de los cuerpos de delegados como las formas que las masas encontraron  en esos años como la más apta para que el proletariado pueda jugar un papel dirigente en el proceso revolucionario argentino (…) p.220-221

      Surgimiento de la CTA – Década de 1990

     La institucionalización del neoliberalismo con la asunción de Carlos Menem, con su programa de privatizaciones y flexibilización laboral produjo una gran conmoción en el seno de la CGT, entre los que adherían a este plan y los que se opusieron. La llamaron crisis y agotamiento del sindicalismo empresarial (Isabel Rauber, 1998)

      Un debate necesario.

 Los temas se pueden agrupar en estos ítems:
-Objetivo de las organizaciones sindicales
-Relación con el sindicalismo empresarial
-Reivindicaciones en las empresas extranjeras y la necesidad de articular internacionalmente.
-El clasismo y la conciencia de clase
-Perfil de un nuevo sindicalismo
- Incorporación de las mujeres, respetando y dando lugar al desarrollo de su especificidad.

        José Rigane, secretario del gremio de Luz y Fuerza de Mar del Plata, expuso  sobre el sentido y los límites de las organizaciones sindicales, en un debate que resonaba desde la década de 1970.
La organización sindical tiene un techo: la lucha en la defensa de los trabajadores, la ofensiva para restituir  derechos conculcados y para materializar reivindicaciones. Este es el techo, lo que significa tener claro que las soluciones de fondo vienen por el ámbito político.

      La privatización parcial de la empresa de energía con representante accionistas de los trabajadores a través del gremio, quienes aceptaron la reducción de los derechos de los trabajadores (cesantías, polifuncionalidad y la multiprofesionalidad) precarizando las relaciones laborales fue enfrentada por esta seccional.

El sindicato enfrenta esta política con participación de la comunidad a través de actos de protesta, movilizaciones en la Ciudad, ayunos, huelgas, mesas redondas y una caravana a Tandil, Balcarce, localidades del Partido de la Costa, Miramar, etc.

     La oposición al sindicalismo empresarial, fue objeto de expulsión de la Federación el 12 de diciembre de 1992.  
      El sindicato fue uno de los fundadores de la CTA. El objetivo que define la pertenencia, a través de su Estatuto es el siguiente: “reunir en su seno a todos los trabajadores de la producción, explotación, comercialización, transmisión y/o distribución de la energía de acuerdo al art. 2, que voluntariamente expresen su conformidad de afiliación.

En otros artículos determina el gobierno, dirección y administración, comisión interna, elección de delegados y cuerpo de delegados. No incorporó el 30% del cupo femenino.
Es miembro de la Federación de trabajadores de la energía de la República Argentina (FETERA). Cuestionan el modelo energético neoliberal en América Latina y proponen alternativas.

     El clasismo

     El tema fue debatido con la corriente que sostenía el policlasismo, los que lo equiparaban con el socialismo y otros sostenían que era, enfrentar el neoliberalismo, resistir y luchar.
Para Víctor Mendibil, del gremio de judiciales, significaba lo siguiente:

La explotación del hombre por el hombre hoy es una realidad generalizada en casi toda la Tierra, particularmente en el continente latinoamericano. Entonces, yo tengo que luchar por crear condiciones para que el conjunto de la clase obrera vaya avanzando hacia la eliminación de las situaciones  más aberrantes  de esa explotación del hombre por el hombre (…)
Creo profundamente en la movilización del pueblo (…)

Existe la plusvalía como expresión económica de esa explotación. (…)
No tiene que ver  con la construcción  del sindicato clasista de principios de siglo pero sin perder la identidad de trabajador.  Nuestra fuerza de trabajo la vendemos en la fábrica manejando un robot, manejando un producto químico o una computadora.

      En los debates se introduce otra visión que fue la que elaboró Agustín Tosco:
Hay dos tipos, al menos de sindicalismo. Uno, el sindicalismo que denominamos participacionista o adaptacionista, que se mueve en forma dependiente y referencial al sistema. El que es de naturaleza eminentemente reactiva y que condiciona todos sus actos según lo obligan la estructura del sistema y las del nivel de vida para pedir aumentos de salarios y que termina conformándose, en la práctica, con el aumento de salarios que la Secretaría de Trabajo autoriza. El otro es el sindicalismo de liberación, que ha comprendido que debe ser un factor en la lucha por la liberación nacional. (…) levanta tres banderas de unidad y lucha; justicia social,  soberanía popular y liberación nacional (…)

      Significación de la CTA en el momento de su creación
Una de las primeras cuestiones que se plantearon como objetivos centrales, fue organizar la resistencia entre distintas organizaciones sindicales. Construir con una “autonomía tal que nos permita ser independientes del Estado, de los partidos políticos y de la patronal” Rigane op.cit. p.183.

Los debates concluyeron en el  Encuentro de Burzaco el 17 de diciembre de 1991.
      La Corriente Clasista y Combativa (o CCC) es una agrupación política y sindical impulsada por el PCR.  Se formó luego de la Marcha Federal de 1994, la cual se había organizado en oposición al gobierno Carlos Menem.

       Reafirmación del clasismo en el congreso de la CTA Autónoma (17/03/2018)
      Se reafirma el modelo sindical sustentado desde el origen de la CTA, de democracia, autonomía y libertad sindical, clasista, anticapitalista, antiimperialista. ¡Unidad y lucha contra el ajuste! Contra la política anti obrera y anti popular del gobierno de Macri. Se reivindicó la lucha de las mujeres contra el feminicidio y por la legalidad del aborto. Se aprobó la reforma estatutaria para asegurar la igualdad de género en los ámbitos ejecutivos electivos.

El Día

Fotogalerías

Suscribirse a Noticias

Suscríbase a nuestro boletín de noticias para recibir un resumen todas las tardes en su casilla de correo
captcha