Clima

Unable to get weather data from wunderground.com

youtubetwitterpinterestrssfacebook

Miércoles, 18 de Septiembre de  2019 19:36
calendario

Septiembre

18

Miércoles

ANTICIPO
INFLACIÓN: Los precios subieron un 4,3% durante Agosto LA DERECHA SE UNE EN CABA: Espert brindó su apoyo a Horacio Rodriguez Larreta en las elecciones porteñas REPRESIÓN: La Policía reprimió al acampe en la 9 de Julio
Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Cooperativas quieren ser parte de construcción de viviendas sociales en Argentina

Viernes, 02 Agosto 2019 08:23

(adnmarcospaz).-- Así lo expresó Christian Miño, presidente de la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo en esta entrevista, donde opinó sobre coyuntura política y económica de cara a las elecciones primarias. Además, habló sobre las propuestas que el sector presentó en unidad para un nuevo gobierno popular.

El ruido de los colectivos urbanos sobre la calle Humberto Primo, llegan hasta la sala de reuniones de la casa de las cooperativas, lugar donde se dio esta entrevista. “¿Un mate?”, pregunta. Son las 18.30 horas y el día se va cerrando de a poco. La charla comenzó con un peloteo de coyuntura, el panorama electoral, la crisis del sector…

“Lo único que se puede rescatar de este tiempo tan negativo es que muchas de nuestras cooperativas aún están vivas y plantadas. Pero después, a nivel general, la situación es la que conocemos todos: el consumo interno que está prácticamente paralizado, la apertura de importaciones de manera indiscriminada que mató a varios sectores de la producción industrial, los tarifazos que son impagables. Y obviamente, la falta de una política del gobierno nacional destinada hacia el sector del cooperativismo de trabajo.

De lo único que se encargan hoy es de intensificar cruces con afip, con organismos provinciales para dar de baja a cooperativas. Si la memoria no me falla, desde que arrancó el gobierno de Macri hasta la fecha, son más de seis mil las cooperativas cuyas matrículas fueron dadas de baja”, expresó al comienzo tras la primera pregunta sobre la situación actual del sector que representa.

La Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo es una institución que nuclea unos 80 mil trabajadores y trabajadoras cooperativistas de todo el territorio nacional, cuyo nacimiento fue resultado de la organización de quienes recuperaron sus fuentes de trabajo, procuraron sus propias empresas cooperativas para salir de la postergación y de un Estado que comenzaba a reconstruir un modelo de desarrollo y distribución equitativa, en el año 2003.

En los años siguientes, se atestiguó la emergencia de un nuevo actor social que contribuyó a transitar una sociedad más justa. El cooperativismo de trabajo fue un sector que no solo sobrevivió en esta etapa, sino también fue parte de distintos escenarios de lucha en franca oposición con el modelo impuesto por el gobierno de Mauricio Macri.

“Lo que hay que medir acá es la cantidad de compañeros y compañeras que se quedaron sin una herramienta para poder trabajar. Si hay algo en lo que fueron muy eficientes es tratar de manipular nuestro sector y golpearlo por todos lados. Pero no somos los únicos, las pymes están en las mismas condiciones. Indudablemente no hay una política del gobierno hacia los laburantes, aquellos que se levantan todos los días a las 6 de la mañana para ir a trabajar a una cooperativa, a una pyme o trabaja en relación de dependencia”.

El día en que se realizó la entrevista, la agenda de los medios de comunicación estuvo marcada por las declaraciones del precandidato a presidente de la Nación por el frente de Todos, Alberto Fernández, que dijo que si llegara a ganar el Estado subsidiaría los remedios para los jubilados. “En el 2015 el gobierno actual recibió las cuentas ordenadas, sin deuda. Con reservas, no estábamos en el FMI y pedimos 57.000 millones de dólares, realmente sin saber cuál fue el objetivo. Si vos me preguntas donde está es plata, nadie sabe”, piensa en voz alta mientras corren las noticias en la televisión. “Yo puedo entender esto de los grupos de comunicación por sus intereses. Lo que muchas veces no puedo entender es cuando un argentino laburante se cree ese tipo de cosas. Es decir, podemos quemar en una semana millones de dólares en la bicicleta financiera para que el dólar no suba, pero no podemos darles ese dinero a los jubilados para que puedan pagar sus remedios”, reflexiona.

¿La salida de esta crisis es el cooperativismo de trabajo?

El problema es económico. Si no es acomoda esto, la salida no van a ser ni las cooperativas, ni las pymes, ni los emprendedores. En su momento, en el 2003, una de las grandes salidas a la crisis en Argentina fue el cooperativismo de trabajo. Se fortaleció, hizo musculo y emergieron muchas organizaciones. Pero si la economía no está funcionando bien, no hay milagros.

A veces se plantea casi como una cuestión mágica que el cooperativismo de trabajo va a salvar al mundo, pero me parece que hay determinados sectores que lo utilizan como parte de la flexibilización laboral. Hasta que en Argentina no tengamos una ley de cooperativas de trabajo como corresponde, y no sepamos cuáles son los derechos de un cooperativista, va a ser muy difícil que podamos pensar que la gran salida es el cooperativismo.

Muchas veces escuchamos a compañeros de la política hablar de las cooperativas como una cuestión electoral, pero a veces sentimos que no se piensa en un trabajo de fondo y cómo realmente mejorar el sector para que no pase lo que nos pasa hoy. Esa es una de las cosas que tenemos pendientes después del 10 de diciembre. Necesitamos laburar y profundizar el sector, pero de verdad. No decir: "ahora vamos a darle una tarjeta y van a cobrar 1500 pesos más, y una bolsa de mercadería y aparte los vamos a poner a hacer dos guardapolvos a cada uno". No funciona así, nosotros tenemos que ser parte de modelo de desarrollo productivo e industrial de la Argentina, somos capaces de aportar en ese sentido. Me parece que si realmente creemos que el cooperativismo de trabajo va a ser parte de la salvación a la crisis, tenemos que profundizarlo y generar una ley de cooperativas para que se pueda sostener en el tiempo, que no sea un parche por cuatro años hasta que venga otro gobierno neoliberal y destroce todo de un plumazo.

¿En qué otras líneas se están trabajando además de la ley de cooperativas de trabajo?

Estamos convocando a todos los sectores de la cnct a debatir y plantear las ventajas y desventajas que tenemos hoy en cada actividad. Un punto de acuerdo es que todas las viviendas sociales en Argentina deben ser construidas por cooperativas de trabajo. Entonces lo que pensamos es: cuántas viviendas estamos en condiciones de construir para el NEA, cuántas para el NOA, Centro y Sur. Pero no solo pensando en construcción, sino también saber, por ejemplo, qué capacidad tienen nuestras cooperativas textiles para ser parte de la cadena de producción de chalecos anti balas, guardapolvos, uniformes. Cómo podemos trabajar con la Red Nacional de Recicladores y Cartoneros, un programa de recolección diferenciada de residuos sólidos urbanos en cada municipio de la Argentina.

También estamos trabajando en una propuesta para crear un régimen previsional e impositivo para las cooperativas y que contemple a las y los asociados como trabajadores de la autogestión y establecer, además, un sistema de cobertura de salud digna para cada cooperativista y su familia. Por supuesto, continuar impulsando el programa compre cooperativo en cada municipio del país, para que las cooperativas de trabajo tengan prioridad a la hora de vender sus productos y servicios al Estado.

Nos parece importante seguir profundizando es sobre la creación de un fondo de financiamiento que brinde asistencia técnica pero que además promueva el fomento y la integración de redes productivas y sectoriales tanto en la producción como en el consumo. Otro punto significativo es pensar en términos de soberanía tecnológica y de datos. Por eso, trabajamos también para proponer políticas públicas para este sector, utilizando el software libre impulsado por cooperativas y actores de la economía social.

La idea es que cada sector además de armar un diagnóstico de situación, diagrame qué propuesta le vamos a llevar al próximo gobierno, sin delirios: se trata de algo serio, concreto y viable.

¿Qué nos deja el primer foro cooperativo federal?

La única forma de generar una discusión en este momento, hasta que este gobierno pierda las elecciones en octubre y se vaya en diciembre, es la unidad. No solo de las federaciones de cnct sino juntarnos con cooperativas que están relacionadas a otras organizaciones y confederaciones, a todos los sectores, armar propuestas y agendas de trabajo en conjunto. Hoy no es momento de discutir diferencias sino de unificar criterios, definir a dónde queremos ir y cuál es la mejor manera de salvar el barco en el que vamos.

La verdad que fue un muy buen encuentro donde se trabajó en comisiones temáticas, con actores de la política, organizaciones cooperativas, pymes, redes de consumo. Se discutió un documento y pensamos de manera colectiva en programas y medidas que queremos encarar como sector con la reconversión del gobierno.

En estos días que quedan antes de las elecciones Paso, tenemos que hablar con compañeros, vecinos, cooperativistas, pymes, y generar algún tipo de esperanza. Sabemos que hay una solución después del 10 de diciembre, porque estamos convencidos de que Alberto Fernández va a sumar al cooperativismo de trabajo a la agenda de un proyecto económico político integral para la Argentina.

El Día

Fotogalerías

Suscribirse a Noticias

Suscríbase a nuestro boletín de noticias para recibir un resumen todas las tardes en su casilla de correo
captcha