Clima

Unable to get weather data from wunderground.com

youtubetwitterpinterestrssfacebook

Miércoles, 18 de Septiembre de  2019 20:43
calendario

Septiembre

18

Miércoles

ANTICIPO
INFLACIÓN: Los precios subieron un 4,3% durante Agosto LA DERECHA SE UNE EN CABA: Espert brindó su apoyo a Horacio Rodriguez Larreta en las elecciones porteñas REPRESIÓN: La Policía reprimió al acampe en la 9 de Julio
Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Derrotar a Macri es una alternativa política emancipatoria

Viernes, 02 Agosto 2019 08:20

(adnmarcospaz).-- Las elecciones de este año se desarrollan en un marco de fuerte deterioro social y económico de la vida de las clases populares. En el contexto de una recesión económica significativa y de una inflación persistente, se deterioran los ingresos populares a la vez que crecen los despidos y las suspensiones laborales.

La crisis económica impacta fuertemente en el trabajo asalariado y también en el trabajo reproductivo que no percibe remuneración y se realiza en su mayoría por los cuerpos feminizados y racializados.
Durante los últimos cuatro años hemos visto movilizaciones sociales contra el ajuste del gobierno, que han ralentizado la ofensiva neoliberal pero sin alcanzar victorias sociales significativas. En este contexto, las próximas elecciones se transforman en un momento clave de la definición de las relaciones de fuerza a nivel social.

El carácter de estas elecciones se explica también por la situación regional y global: la posible estabilización de un régimen político autoritario en Brasil, las tentativas golpistas en Venezuela, el giro derechista en toda la región respaldado por el imperialismo norteamericano y el contexto internacional de ofensiva capitalista y endurecimiento autoritario.

El macrismo tiene como proyecto el disciplinamiento duradero de la sociedad a las necesidades de un capitalismo neoliberal agresivo. Atraer inversiones bajando salarios, flexibilizando las condiciones de contratación y desactivando conquistas históricas de la clase trabajadora argentina para mejorar las condiciones de explotación de la fuerza de trabajo. Luego de cuatro años de ajuste, una revalidación electoral de este proyecto sería un duro golpe para las clases populares y una derrota desmoralizante para quienes han resistido a sus políticas.

Un triunfo de Macri significa la relegitimación de la ofensiva capitalista y una nueva oportunidad para construir una mayoría social alrededor de un programa reaccionario de reformas estructurales neoliberales.

Como sabemos, quien disputa mano a mano con el gobierno de Macri en el terreno electoral es el peronismo reorganizado en torno a la fórmula de Alberto Fernández y Cristina Kirchner. Detrás de una figura de confianza para el capital financiero internacional y las clases dominantes, como es Alberto Fernández, se desarrolla una reunificación del PJ con fuertes rasgos conservadores.

La presencia en su bloque político-social de movimientos sociales, de una parte importante del movimiento obrero y de sectores de izquierda no implica equilibrar la balanza a su interior en un sentido progresivo. Sin embargo, la mayor parte de las clases populares perciben a la candidatura del peronismo como el único recurso electoral para atenuar la embestida neoliberal.

No podemos soslayar que en este proceso político las clases populares carecemos de una alternativa política emancipatoria. Esto marca la tarea estratégica del ciclo que se abre. Es necesario construir una izquierda alternativa, anticapitalista, feminista, ecosocialista y latinoamericanista, que ponga el centro de su actividad en la lucha de clases y la movilización social contra el ajuste, que aspire a una política de masas y se proponga construir marcos unitarios sobre bases no sectarias.

En este difícil contexto, creemos importante pronunciarnos ante la actual coyuntura electoral. Consideramos necesario intervenir por todos los medios posibles desplegando una campaña militante“anti-Macri” y convocar a un voto “defensivo” contra la derecha que evite una reelección del oficialismo (más allá de los matices tácticos sobre si es necesario votar al cuerpo presidencial de F-F en el balotaje, en la primera vuelta o desde las PASO).

Junto a ello, considerando los rasgos conservadores de las alternativas predominantes, valoramos necesario garantizar la presencia parlamentaria de la izquierda, lo que se expresa en nuestro apoyo a las listas del FIT-U, sobre todo a nivel legislativo. Tenemos diferencias tácticas, estratégicas y metodológicas con las organizaciones del FIT-U, pero sabemos que sus legisladores estarán en las luchas y se opondrán a las reformas estructurales por las que van a presionar las clases dominantes y el FMI, gobierne quien gobierne.

Sea cual sea el resultado electoral de este año, el centro de la actividad militante debe estar en la movilización social contra la ofensiva capitalista y en la construcción de una alternativa política popular. Estos son los recursos efectivos para revertir el espiral de retrocesos sociales y para empezar a alumbrar la emergencia de una nueva imaginación emancipatoria entre las clases populares.

El Día

Fotogalerías

Suscribirse a Noticias

Suscríbase a nuestro boletín de noticias para recibir un resumen todas las tardes en su casilla de correo
captcha