Clima

Unable to get weather data from wunderground.com

youtubetwitterpinterestrssfacebook

Domingo, 25 de Agosto de  2019 15:39
calendario

Agosto

25

Domingo

ANTICIPO
MARCHAS CONTRA EL GOBIERNO: Movimientos sociales marchan contra la política económica del gobierno BUSCANDO LA ESTABILIDAD DE LA ECONOMÍA: Economistas del Frente de Todos se reunieron con el ministro de Hacienda, Hernán Lacunza ASESINADO A GOLPES POR LA SEGURIDAD DE UN SUPERMERCADO: Los custodios de Coto asesinaron a golpes a un hombre de 68 años por llevarse queso, chocolate y aceite.
Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Las cooperativas en estado de extinción bajo la economía del macrismo

Lunes, 22 Julio 2019 07:34

(adnmarcospaz // Claudio Zlotnik).-- "Hiperpolarización". Esa es la palabra más escuchada en las últimas jornadas en los mentideros políticos. La utilizan analistas, consultores y los propios protagonistas. Se refiere al escenario político que, a gran velocidad, va fluyendo rumbo a las PASO.

A menos de tres semanas para las elecciones, que en rigor definirá las candidaturas de las generales de octubre, los dos búnkers de los cuales saldrá el futuro Presidente ya manejan un escenario en el que las candidaturas de Mauricio Macri-Miguel Angel Pichetto y la de "Los Fernández" concentran nada menos que el 80% de los votos.

Incluso, en el Instituto Patria -desde donde se maneja la campaña de Cristina Kirchner- no descartan que la hiperpolarización se acerque al 85 por ciento. Esto implica que el escenario de definición que se esperaba para octubre podría ocurrir ya en las PASO de agosto. Y se entusiasman con que la fórmula opositora se ubique ya en "zona de victoria en primera vuelta".

Esa misma lectura se está haciendo en estos días en otras oficinas, aunque con menos triunfalismo: los operadores financieros -tanto de la City porteña como de Wall Street- están yendo a posiciones defensivas, a la espera de que la situación se aclare. Es que, tal como informó iProfesional, el escenario que se abre para el dólar varía mucho según qué candidato se imponga.

Lo cierto es que se ve un escenario inédito de la política argentina de los últimos años. De hecho, en las últimas competencias hubo tres corrientes bien diferenciadas: los dos polos determinados por el oficialismo de Cambiemos, a un lado, y el kirchnerismo, del otro. En el medio, el peronismo "moderado" liderado por Sergio Massa, hoy candidato estelar en las boletas de los Fernández.

El hecho de que el "espacio del medio" -hoy representado por Lavagna-Urtubey- se haya reducido (algunos hablan directamente de una implosión) da lugar al crecimiento de los dos polos. Un verdadero "mano a mano" que, a la hora de estimar un resultado, la mayoría de los encuestadores grafica como una verdadera moneda al aire.

Lo cierto es que, bajo este nuevo escenario pre electoral, los "laboratorios" de ambos lados se han puesto a elaborar distintos escenarios para el 11 de agosto a la noche, una vez que se conozcan los resultados.

Consultores como Rosendo Fraga y Lucas Romero (Synopsis), entre otros, ya hablan de la cada vez mayor probabilidad que el futuro presidente de los argentinos se defina en octubre. Es decir, que Macri o Fernández gane en primera vuelta por llegar al 45% de los votos, el "piso" a partir del cual un candidato puede ganar en primera vuelta.   "Es perfectamente posible que uno de los candidatos obtenga entre 42% y 44% de los votos y quede a un paso de ganar en primera vuelta, en octubre", afirma Fraga.

La estrategia de los comandos de campaña a uno y otro lado de la grieta se focalizará en ir a la pesca de esos votantes que podrían definir la pulseada. ¿Cómo? ¿Dónde? En el Instituto Patria, los estrategas se manejan con mapas en donde se detallan los distintos resultados que Daniel Scioli consiguió en octubre de 2015. Provincia por provincia; región por región en cada uno de esos distritos.

La conclusión que sacan es que, al día de hoy, existen tres grandes desafíos que Alberto Fernández tiene por delante:

-Uno, estirar al máximo posible la diferencia a favor en el conurbano bonaerense, capaz de compensar la segura pérdida por una gran ventaja en la Ciudad de Buenos Aires. En el Instituto Patria estiman que Horacio Rodríguez Larreta podría triunfar con el 55% de los votos, y Macri obtener no menos del 52%.

-Intensificar la campaña en el norte del país. Son diez provincias: Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca, La Rioja, Santiago del Estero, Formosa, Chaco, Corrientes y Misiones. En 2015, la diferencia favorable a Scioli en el denominado NOA y NEA del país alcanzó a 1,4 millón de votos. No será fácil: en algunos de esos distritos gobierna Cambiemos, como Jujuy y Corrientes. La apuesta será que Sergio Massa, que obtuvo un buen caudal de sufragios en aquel entonces, pueda repetir esa perfomance cuatro años más tarde. Por eso mismo, Massa ya inició su recorrido por esa zona. Empezó por Jujuy.

-La lupa también está puesta sobre la provincia de Córdoba, donde está el segundo mayor padrón electoral del país. Si bien ahí se descarta que Macri volverá a ganar, la fórmula de "los Fernández" buscan achicar la diferencia, acaso en la provincia anti K por excelencia. Por eso mismo, Alberto F. hizo un recorrido de dos jornadas antes del fin de semana visitando intendentes cordobeses.

Hay consultores que abonan la posibilidad de que esa estrategia tenga éxito. Por caso, Lucas Romero, de Synopsis, destaca que bastaría con que Fernández mejorase la muy pobre performance de Scioli en los principales seis distritos para ubicarse en el entorno del 45% de los votos.

No parece una tarea imposible si se considera que Scioli había obtenido en Córdoba apenas el 19% de los votos, en Ciudad de Buenos Aires el 24%, en Santa Fe y Mendoza 31% y en provincia de Buenos Aires un 37%. "Si a esos guarismos se le suman 10 puntos, no son números alocados que pueda obtener Fernández. Eso representa 7 puntos más a nivel nacional", observa Romero.  

El Día

Fotogalerías

Suscribirse a Noticias

Suscríbase a nuestro boletín de noticias para recibir un resumen todas las tardes en su casilla de correo
captcha