Clima

*

Despejado

18 °C
NE 0 km/h

youtubetwitterpinterestrssfacebook

Domingo, 18 de Noviembre de  2018 04:19
calendario

Noviembre

18

Domingo

ANTICIPO
CHILE: Carabineros reprimen una movilización por el asesinato de un comunero mapuche DEMORAS EN AEROPARQUE: Protesta salarial de los tripulantes de a bordo  NUEVO SHOW PARA TERMINAR EL AÑO: Cambiemos pidió una sesión para el desafuero de CFK
Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Las inevitables relaciones ocultas entre capitalismo, narcotráfico y delincuencia en Argentina

Lunes, 22 Octubre 2018 12:15

(adnmarcospaz).-- Germán de los Santos es periodista en el diario El Litoral y corresponsal de La Nación en Rosario. Octavio Crivaro junta a miembros del staff de La Izquierda Diario lo entrevistaron a propósito de su libro Los Monos, abordando la relación entre capitalismo y narcotráfico y el rol del Estado en el negocio de la droga.

Resultado de imagen para Germán de los SantosGermánde los Santos, el autor del libro que analiza el tema de esta nota.                                           Hace algunos años salieron a la luz, con la violencia de un volcán y dejando un reguero de muertes que monopolizaron las tapas de los diarios. Hablamos de la de la banda Los Monos y su emergencia mediática , que en realidad coincide con el inicio de su ocaso. Su emergencia real fue mucho antes.

Germán de los Santos y Hernán Lascano, en una crónica de alto ritmo llamada, justamente, Los Monos, recorren las curvas, aceleraciones, frenos bruscos y, finalmente, el choque en el vertiginoso recorrido del declive de esa banda narcocriminal. De los Santos es periodista en el diario El Litoral y corresponsal de La Nación en Rosario. Lascano es periodista en La Capital. Ambos se sumergieron en el tema hasta sus recodos más profundos.

Resultado de imagen para narcos en argentinaOctavio Crivaro, columnista de La Izquierda Diario, conversó largamente con Germán de los Santos sobre el contenido del libro Los Monos y, a partir de allí, sobre la relación entre capitalismo y narcotráfico, el rol del Estado en el negocio de la droga y muchas cuestiones más. El resultado es esta entrevista que compartimos con los lectores entera en la versión escrita, y resumida en video.

yer escuchaba a un funcionario, o mejor dicho, a un legislador ligado al gobierno nacional que planteaba que el arribo de las fuerzas federales, sobre todo esta última fase, había reducido los índices delictivos. Yo, si no me equivoco, a vos o a Hernán Lascano los había escuchado decir en otro momento algo más bien reñido con eso; que el desembarco de las tropas federales, no había, por lo menos en el control del narcotráfico, reducido el poder de fuego ni el nivel de homicidios. ¿Esto es así? ¿Vos crees que hay una utilización política, tanto ahora como antes, de lo que se llama “el arribo de las fuerzas federales” como para hacer política local en un sentido?

Creo que es la única estrategia que se ensayó. Y eso atraviesa a los dos gobiernos porque va desde 2014 hasta ahora, tanto en el período kirchnerista como en período macrista, que fue el envío de gendarmes a Rosario.

Desde Berni hasta ahora

Claro. Desde el 4 de abril de 2014 con un desembarco como muy impactante, muy cinematográfico en la época de Berni.

Que está relatado en el libro…

Resultado de imagen para narcos en argentinaClaro. Y fueron 5 llegadas o envíos de gendarmes a Rosario para atacar, de alguna manera, problemas de coyuntura que eran cuando sube el índice de homicidios básicamente. Y el tema no se resolvió. Los números indican que este año el crecimiento de homicidios es importante con respecto al año pasado, que había un amesetamiento, y que también indica que la violencia la manejan otros y la controlan otros. Y ahí tiene que ver con que una ciudad, hoy Rosario, debe ser la ciudad del país con más efectivos de fuerzas de seguridad. Estamos hablando de alrededor de 1.500 o 2.000 gendarmes y 6.000 policías. Y los resultados no son los que por ahí mucha gente esperaba, por eso hay como una especie de demagogia en esto de que para solucionar un problema de seguridad se necesita multiplicar la cantidad de efectivos policiales, y muchas veces la que administra el delito termina siendo la policía o las fuerzas federales. Hay casos muy puntuales de policías en Santa Fe. El ex jefe de inteligencia, de Drogas Peligrosas, está procesado y ahora hay una causa también más grande, y hay también efectivos de fuerzas federales implicados en casos de narcotráfico. Y más allá de Rosario, que es donde se origina y de donde llega la cocaína que es de Salta, han desaparecido cargamentos de 50 kilos de cocaína, y hay imputados gendarmes en estas causas.

Yendo un poco al libro o merodeándolo. ¿Por qué en Rosario? ¿Por qué crees que Rosario está en esa situación? Por lo menos como sede de emergencia de una banda como Los Monos, con el involucramiento policial que tiene y todo.

Resultado de imagen para narcos en argentinaYo creo que por un lado se da en un contexto en el que en Rosario nadábamos en cocaína en esa época, y que empiezan a aparecer Los Monos, que era una banda asociada a delitos más comunes, más elementales, pero con una onda pesada. ¿Por qué? A la par de todas estas historias está (el operativo anti-narcotráfico, N. del E.) “Carbón blanco”, que es la gran usina de exportación de cocaína hacia Europa. En la ruta que va de Chaco, que era donde se cargaban las bolsas de carbón con cocaína, se acopiaban, en un principio, acá. Uno de esos “jugadores” era Patricio Gorosito, el ex dueño del club de fútbol Real de Arroyo Seco, que murió hace dos meses.

Quien vos afirmas o sugerís que puede ser un testaferro de (el difunto presidente de la AFA Julio) Grondona…

Él nos lo dijo abiertamente después que había muerto Grondona, con esa salvedad. Pero dos detenidos en Portugal de esta banda de “Carbón blanco” declaran como arrepentidos en Europa y dicen que ellos cobraban, y la banda cobraba, con cocaína, no con dinero, y que les quedaba acá en la zona entre el 30 y el 40 % de la cocaína que movían. Se calcula que eran 1.000 kg por mes. Estamos hablando de 400 kg, 300 kg de cocaína por mes en Rosario, en esa época, pura, o sea que alterada podía llegar a 800 kg. Es una cantidad infernal. Esa es la base digamos. Y Los Monos empiezan a jugar en ese plan, ya como que se empiezan a transformar en narcos teniendo la violencia como una estrategia de funcionamiento del negocio y empiezan a generar una cocaína más barata para la periferia a través de los búnkeres. Y la policía es la clave. Sin la policía no se podía estructurar el negocio. Un negocio que va a contramano de lo que es comúnmente una actividad ilícita, que es vender cocaína en un lugar fijo y que no tenía el cartel de búnker, pero era más o menos, entonces cuando hablamos de Los Monos tenemos que también pensar que era una banda narco policial, fundamentalmente.

Rosario fue tanto en la crisis del 89 como en la del 2001 una de las ciudades que más profundamente cayó socialmente. También luego es una de las que más se recupera, pero siempre dejando una estela de desigualdad social, por utilizar un término fácilmente explicable, muy grande. ¿Qué crees que tiene que ver eso en cuanto a poder de reclutamiento? ¿Qué tiene que ver la desigualdad como una base social de alimentación de esto?

Sí, parece una metáfora pero el inicio del barrio La Granada es esta decisión de la dictadura militar de llevarse a los pobres para que no los vean los turistas y recluirlos en un ghetto y después olvidarse. Todo el mundo se olvidó de que ahí había gente que creció en la más extrema marginalidad y pobreza. Le da una explicación también a esto que ese barrio parece fuera de Rosario, detrás de la frontera y que nadie lo ve. Y en esa invisibilidad, en esa desigualdad total, surgen los Cantero (familia organizadora de Los Monos, N del E.) como una familia fuerte que domina el barrio, donde el barrio, si no lo dominan los Cantero, no lo domina nadie porque no llega nadie al barrio. No llega el Estado, no llega absolutamente nadie. Y nosotros eso lo trabajamos mucho en el libro porque era un desafío de contar y de hurgar, porque muchas veces uno no se mete en esas historias, pero charlamos con muchas maestras, gente del barrio que nos decía eso: Los Monos se hicieron fuertes porque no había nadie en ese lugar. Y le construyeron lealtades y también con miedo, y que después cuando el Estado comenzó tibiamente a llegar, estamos hablando después de los 2000 y después de las grandes crisis, ya era también un poco tarde, esos lazos ya se habían construido, se habían consolidado de una forma mucho más aceitada.

El Día

Fotogalerías

Suscribirse a Noticias

Suscríbase a nuestro boletín de noticias para recibir un resumen todas las tardes en su casilla de correo
captcha