Clima

*

Despejado

24 °C
ENE 0 km/h

youtubetwitterpinterestrssfacebook

Martes, 19 de Febrero de  2019 09:32
calendario

Febrero

19

Martes

ANTICIPO
FERIAZO REPRIMIDO: La Policía de la Ciudad reprimió una feria de pequeños productores GUAIDÓ NO QUIERE DIALOGAR: Juan Guaidó, ratificó que no participará de un diálogo con Nicolás Maduro, además se mostró extrañado con la postura uruguaya, a pesar de que 300.000 venezolanos están en riesgo de hambre en el país.   ACUSAN AL JUEZ RODRÌGUEZ: Carolina Pochetti declaró que le pagó coimas millonarias
Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

La última carta jugada por Macri para intentar salir de su propio laberinto

Jueves, 21 Junio 2018 17:47

(adnmarcospaz).-- Tras importantes cambios en el equipo económico, el ministro Juan José Aranguren fue desplazado de su cartera al término de la reunión de Ministros de Energía del G20. En ella el funcionario había ratificado su política energética.

Desde octubre de 2016 disminuyó paulatinamente los subsidios, dolarizó las tarifas, liberalizó el mercado de combustibles y fijó una dura senda de aumentos semestrales del precio del gas para llevarlo de 1,25 a 6,8 USD/MmBTU. Estas medidas, sumadas a una aceleración de la devaluación en los últimos meses (casi 60% en 2018), golpearon fuertemente la imagen gubernamental, empujando al Presidente de la Nación a vetar una ley que retrotraía los aumentos de tarifas a 2017.

Según trascendió, el sucesor de Aranguren, Javier Iguacel (ex Pluspetrol, que estaba al frente de Vialidad Nacional), tendrá como objetivo mitigar el daño político que ocasionó la liberalización del sector. Un equilibrio difícil de concretar sin modificar los lineamientos generales de la política energética, en parte reafirmados en la carta de intención del acuerdo con el FMI; en la que el gobierno se compromete a “aumentar la proporción del costo de producción [...] cubierto por el precio pagado por los consumidores, desde el 80% en 2017 hasta 90% en 2020, en promedio,

para el gas, y desde 60% en 2017 hasta 90% en 2020, en promedio, para la electricidad”. Entre los objetivos de Iguacel se encontrará aumentar las tarifas y, en simultáneo, salvaguardar la imagen presidencial, que ya empieza a enfocarse en las elecciones de 2019. Queda por verse si podrá legitimar socialmente los aumentos planificados y la liberalización energética o si, en busca de consenso, los imperativos electorales lo empujarán a realizar cambios sustanciales en la política energética mantenida por Aranguren.

El Día

Fotogalerías

Suscribirse a Noticias

Suscríbase a nuestro boletín de noticias para recibir un resumen todas las tardes en su casilla de correo
captcha