Clima

Unable to get weather data from wunderground.com

youtubetwitterpinterestrssfacebook

Viernes, 6 de Diciembre de  2019 05:07
calendario

Diciembre

6

Viernes

ANTICIPO
ADN - Agencia de Datos y Noticias de Marcos Paz: Sistema Municipal de Medios y Contenidos Públicos - Belgrano 2187 - Marcos Paz - Buenos Aires - (0220) 477 4371 TV PUBLICA DE MARCOS PAZ: Seguinos en Facebook TV Pública Marcos Paz RADIO PÚBLICA DE MARCOS PAZ - FM 90.7: La Mañana Con Vos. Lunes a Viernes de 9 a 13 hs. Seguila a través de www.radiopublica.marcospaz.gov.ar 
Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Forman bloque geopolítico para frenar el avance de China

Martes, 06 Octubre 2015 21:23

(adnmarcospaz).-- Doce países del Pacífico, incluidos Chile, México y Perú, alcanzaron acuerdo global geoeconómico para establecer la mayor zona de libre comercio del mundo y enfrentar el avance de la potencia china en la geopolítica mundial.

Constituye cerca del 40% de la economía mundial -unos 800 millones de personas- lo integran potencias como Estados Unidos y Japón, pero sólo tres de los 11 países latinoamericanos que lo pueden integrar forman parte de él.

Un acuerdo para frenar a China.

Se trata del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (o TPP por sus siglas en inglés), un controversial acuerdo de integración económica que este lunes firmaron Estados Unidos, Japón y diez países más de la Cuenca del Pacífico.

Entre las naciones que formarán parte del bloque hay tres países latinoamericanos: México, Perú y Chile.  Y el gran ausente entre las potencias económicas del Pacífico es China, que no hace parte del TPP por el momento.

El acuerdo, que todavía debe ser ratificado por los respectivos países, sienta las bases para un súper bloque económico que reducirá las barreras comerciales en las 12 naciones que participan en él.

El compromiso fue alcanzado luego de cinco días de negociaciones en la ciudad estadounidense de Atlanta.  Pero las negociaciones llevaban cinco años en curso, durante las cuales se produjeron varias demoras por diferencias en patentes farmaceúticas.

Los otros países integrantes del TPP son Australia, Brunei Darussalam, Canadá, Malasia, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam.

Un bloque poderoso

El nuevo bloque comercial abarca 800 millones de personas. Se estima que el acuerdo al que se llegó el lunes puede aumentar la actividad económica mundial en US$200 mil millones anuales.

Es considerado también una parte integral de la estrategia económica de las tres naciones latinoamericanas que hacen parte.  Chile fue la pionera de la región en buscar sociedades comerciales distintas a las tradicionalmente orientadas a Estados Unidos y Europa.

Fue, incluso, una de las cuatro naciones fundadoras del acuerdo precursor al TPP, junto con Brunei, Nueva Zelanda y Singapur. México y Perú también buscan aumentar sus exportaciones y atraer importantes inversiones provenientes de países asiáticos.

El acuerdo, además de reducir las barreras de impuestos al comercio entre las naciones, armoniza la legislación en temas como el acceso a internet, la protección a los inversionistas, la propiedad intelectual en áreas como los farmaceúticos y la producción digital, así como normas de protección al medio ambiente.

Entre las naciones de la Cuenca del Pacífico, sin embargo, la ausencia más notoria en el TPP es la de China, la economía más grande de Asia por largo trecho y la segunda mayor del mundo.

Estados Unidos ha dicho que el eventual ingreso de China al TPP sería bien visto en la medida en que esa nación muestre su disposición a aceptar normas en temas como la propiedad intelectual y en la protección a los inversionistas.

Por lo que la creación de este acuerdo es visto por algunos como una iniciativa de la Casa Blanca que busca presionar a Pekín a que empiece a “seguir las reglas” reforzadas por el TPP.

En declaraciones conocidas este lunes, el presidente estadounidense Barack Obama aseguró que “con más de 95% de nuestros clientes potenciales viviendo fuera de nuestras fronteras, no podemos dejar que países como China escriban las reglas de la economía global”.

Obama agregó que “nosotros deberíamos escribir esas reglas, abriendo nuevos mercados para los productos estadounidenses a la vez que se establecen altos estándares para proteger a los trabajadores y preservar el medio ambiente”.

Otras potencias económicas de la región como Corea del Sur también han mostrado su interés en unirse eventualmente al acuerdo.

Disputa por biotecnología

El primer ministro japonés Shinzo Abe le dijo a los periodistas que el acuerdo “es un logro importante no solo para Japón sino para el futuro del Asia Pacífico”.

El acuerdo fue formalmente presentado en las horas de la tarde del lunes.  Después debe ser ratificado individualmente por las naciones firmantes.  Los que apoyan el acuerdo dicen que tiene el potencial de aumentar en miles de millones de dólares el intercambio comercial y la actividad económica en la zona del Pacífico.

Los críticos de la iniciativa alegan, en cambio, que fue negociada en secreto y que beneficia principalmente a las multinacionales.La ronda final de negociaciones se demoró por disputas en torno a la protección de propiedad intelectual concedida a los medicamentos de última generación.

Estados Unidos buscaba que se concedieran 12 años de protección a dichos medicamentos, para promover la inversión.Otras naciones integrantes del TPP, como Nueva Zelanda y Australia, temían que dichas normas elevaran el costo de los sistemas de salud pública de sus países.

Ganadores y perdedores

Como suele ocurrir en todas las discusiones en torno a los tratados de libre comercio, en los distintos países se esgrimen intereses que podrían verse fortalecidos o afectados por el TPP.

Los exportadores de distintas naciones están esperanzados con la expansión comercial que promete el acuerdo, otorgándoles nuevos mercados.

En cambio, en naciones como Estados Unidos varios sindicatos argumentan que el acuerdo ayudará a que más empleos industriales bien remunerados sean relocalizados a países de menor costo de mano de obra en el sureste de Asia como Vietnam.

El canciller Heraldo Muñoz dijo que el acuerdo suscrito en Atlanta incorporará al país enelal ” esquema económico más grande y moderno del mundo”. Pero sus detactores advierten que las tratativas se llevaron a cabo bajo el más absoluto secretismo y que tendrá impacto en ” en los derechos humanos de la población y la soberanía.

Tras casi cinco años de intensas negociaciones, los doce países integrantes del Acuerdo Trans Pacífico de Libre Comercio (TPP) culminaron exitosamente las conversaciones y lograron sellar un acuerdo en la ciudad de Atlanta, Estados Unidos. La noticia, sin embargo, no fue recibida por la plataforma ciudadana Chile mejor sin TPP, que agrupa a varias organizaciones, la que adelantó que echará mano a todos los instrumentos a su alcance para impedir que el Congreso ratifique el acuerdo que acusa de haberse gestado bajo un absoluto secretismo.

Desde Valparaíso, el canciller Heraldo Muñoz se refirió al cierre de las tratativas que concretaron los grupos técnicos y en los últimos cuatro días los ministros y representantes de Comercio Exterior de los países negociadores del TPP, que consiste en un amplio proceso de integración económica en la región del Asia-Pacífico, cuyas tratativas se iniciaron en 2010 y en las cuales participó Chile, junto a otros once países: Australia, Brunei Darussalam, Canadá, Estados Unidos, Malasia, México, Japón, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam.

“Estamos complacidos porque se ha logrado un acuerdo muy valioso para Chile, resguardando nuestros intereses, pues va a permitir consolidar nuestra relación con la región Asia-Pacífico. El TPP definirá los acuerdos comerciales del siglo XXI. Seremos parte del esquema económico más grande y moderno del mundo, considerando que el TPP es la negociación plurilateral más importante de los últimos 20 años”, resaltó el Ministro.

Con respecto a las negociaciones, Muñoz agradeció la participación y apoyo de todos los ministerios involucrados a lo largo de proceso, especialmente la estrecha coordinación con el Ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, y la ministra de Salud, Carmen Castillo.

La delegación de Chile fue encabezada por el director general de la DIRECON de Cancillería, Andrés Rebolledo, quien destacó el fin de este proceso. “Estamos satisfechos; nos parece que hemos llegado a un buen acuerdo, adecuadamente balanceado que supondrá importantes beneficios para nuestro país, a la vez que hemos protegido apropiadamente las sensibilidades que se presentaron en Chile durante el proceso; los intereses del país han sido resguardados debidamente”, declaró.

Rebolledo agregó que uno de los puntos más controvertidos fue el referido a la protección de los medicamentos biológicos, que frenó hasta última hora el cierre de la negociación. Este asunto fue finalmente resuelto en forma satisfactoria para nuestro país con un período de protección de 5 años, en línea con lo que hasta ahora está estipulado en el acuerdo comercial bilateral entre Chile y Estados Unidos.

El acuerdo considera 30 capítulos, que abarcan las siguientes áreas: Acceso a Mercados, Reglas de Origen, Obstáculos Técnicos al Comercio, Medidas Sanitarias y Fitosanitarias, Defensa Comercial, Competencia, Compras Públicas, Servicios, Inversiones, Comercio Electrónico, Telecomunicaciones, Entrada Temporal, Servicios Financieros, Asuntos Legales, Propiedad Intelectual, Medio Ambiente, Laboral y Cooperación. Adicionalmente, se han incorporado los denominados temas horizontales que incluyen Coherencia Regulatoria, Competitividad, Desarrollo y Pequeñas y Medianas Empresas.

Un comunicado de la Cancillería asegura que el TPP abrirá nuevas oportunidades para que el comercio de Chile siga creciendo y diversificando su oferta exportadora. Si bien Chile ya tiene acuerdos con todos los miembros del TPP, no todos los acuerdos presentan el mismo grado de profundidad. Este acuerdo permitirá terminar con exclusiones que afectan, por ejemplo, a nuestro sector agroalimentario.

Estos cambios se traducirán en mayor acceso a mercado cuando comience a regir el nuevo acuerdo.
Por ejemplo, mientras con Estados Unidos y Australia tenemos casi el 100% del comercio con arancel cero, los tratados bilaterales con países como Japón, Malasia y Vietnam poseen importantes exclusiones, especialmente en el sector agroalimentario.

En el período 2009-2014, el comercio chileno del sector agropecuario, silvícola y pesquero con los países que integran el TPP, tuvo un crecimiento promedio anual de 5,3%. En particular, de los más de 3.000 millones de dólares de exportaciones de fruta fresca al año, un 42% se dirige a esa zona.

El acuerdo negociado deberá continuar con su revisión legal, luego de lo cual deberá entrar a discusión parlamentaria en los países integrantes.

No obstante, la Plataforma Ciudadana Chile Mejor Sin TPP manifestó su más profundo rechazo por “el actuar irresponsable del gobierno de Michelle Bachelet, representado por la Cancillería y el grupo negociador que se encuentra reunido en la ciudad Atlanta, Estado Unidos, por ceder ante las presiones de las principales potencias que forman parte del Acuerdo Transpacífico (TPP) para adoptarlo durante esta ronda de reuniones, ello sin mayor consideración a los impactos tendrátuando a espaldas de la ciudadanía”.

Denunciaron, a su vez, que durante más de cinco años este acuerdo se ha negociado en un secretismo absoluto y sin participación efectiva de la ciudadanía, así como tampoco del Parlamento, donde se rechazó una moción que pedía conocer su contenido. De hecho los únicos tres capítulos de los cuales se tiene información, de los 30 que posee el Acuerdo, solo han podido conocerse gracias a filtraciones de Wikileaks. Asimismo, que los 12 países que participan de las negociaciones, entre ellos Chile, habrían acordado no revelar parte de los documentos hasta cuatro años después de su suscripción.

Es por ello que anunciaron que se movilizarán para insistir en que el Congreso no apruebe este mega acuerdo comercial, y que se garantice una participación efectiva de la ciudadanía durante el proceso legislativo, incluida la consulta previa a pueblos indígenas, como establece el Convenio 169 de la OIT ratificado por el Estado chileno y vigente en el país.

Señalaron, por último, que utilizarán todos los mecanismos administrativos y legales, como la Ley de Transparencia, para exigir al gobierno dar a conocer los textos completos del Acuerdo, así como los documentos técnicos elaborados por los distintos ministerios para evaluar la conveniencia de la firma del TPP. Más aún cuando Chile ya posee tratados de libre comercio y bilaterales con los restantes 11 países del Acuerdo.

El Día

Fotogalerías

Suscribirse a Noticias

Suscríbase a nuestro boletín de noticias para recibir un resumen todas las tardes en su casilla de correo
captcha