Clima

Unable to get weather data from wunderground.com

youtubetwitterpinterestrssfacebook

Martes, 4 de Agosto de  2020 16:48
calendario

Agosto

4

Martes

ANTICIPO
ADN - Agencia de Datos y Noticias de Marcos Paz: Sistema Municipal de Medios y Contenidos Públicos - Belgrano 2187 - Marcos Paz - Buenos Aires - (0220) 477 4371 TV PUBLICA DE MARCOS PAZ: Seguinos en Facebook TV Pública Marcos Paz RADIO PÚBLICA DE MARCOS PAZ - FM 90.7: La Mañana Con Vos. Lunes a Viernes de 9 a 13 hs. Seguila a través de www.radiopublica.marcospaz.gov.ar 
Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

14 de diciembre de 1973 – Reconocimiento de la ONU sobre Puerto Rico

Sábado, 14 Diciembre 2019 11:53

En sus 400 años de dominio sobre la isla, España debió hacer frente a constantes rebeliones indígenas; al acoso de corsarios y potencias extranjeras que codiciaban Puerto Rico; a un importante movimiento autonomista y a una fuerte lucha por la independencia.
El largo proceso emancipador emprendido en Puerto Rico encuentra su momento más significativo en Lares donde los patriotas se levantan en armas y, tras proclamar la Independencia y declarar la República, designan un Presidente Provisional; dictan una Constitución y adoptan una bandera y un himno nacional (23-IX-1896), a consecuencia de lo cual, España se vio obligada a renunciar a la facultad de modificar unilateralmente el status político de la isla y a otorgar a los
puertorriqueños el derecho a gobernarse a sí mismos. (Carta Autonómica de 1897).
Durante los 8 meses en que Puerto Rico se gobernó a sí mismo, se designó Jefe de Gobierno, se constituyó un Gabinete, se celebraron elecciones y se empezaron a ejercer oficialmente funciones de Gobierno Autónomo. De esta manera la nación alcanzó una personalidad jurídica propia que logró reconocimiento internacional al ser aceptada como miembro de la Unión Postal Universal.
Esta etapa histórica se vio interrumpida con la invasión norteamericana perpetrada, el 25 de julio de 1896, a escasos 9 días de iniciadas las conversaciones tendientes a poner fin a la Guerra Hispano-Norteamericana que Estados Unidos provocase con claros propósitos expansionistas (21 de abril de 1898 a 11 de abril de 1899).
En efecto, en lo que a Puerto Rico dice relación las ambiciones de Norteamérica obedecían tanto a razones estratégico-militares como comerciales. Para lograr sus propósitos, EE.UU. bombardeó Puerto Rico (25-V-1898) y desplegó 16.000 hombres para invadirlo. No obstante lo cual, el general Nelson Miles, a cuyo cargo estuvo la operación, afirmó en su primer discurso público que los norteamericanos habían venido a la isla a conferirle "las libres instituciones" de Norteamérica Dicho lo cual, disolvió el Gobierno puertorriqueño y clausuró el Parlamento.
El sometimiento de una nación como Puerto Rico a otra, como Estados Unidos; de habla, religión, origen, cultura e idiosincrasia diferente no ha podido ser si no duro y dramático, sobretodo que éste último se ha valido de todo su poderío para penetrar y silenciar la cultura boricua.
En efecto, la memoria colectiva de los puertorriqueños ha sido víctima de la acción de los norteamericanos que han reescrito la historia de la nación silenciando las luchas por la independencia; han impuesto la enseñanza de su propia historia; han obligado a usar la bandera e himno estadounidenses y han permitido la conmemoración de escasos eventos relacionados con la isla.
A pesar de que, a la luz de los principios de Derecho Internacional, la figura del E.L.A. aparece como una ficción, ella ha resultado útil para disimular el carácter colonialista de la presencia norteamericana en Puerto Rico. En efecto, finiquitada la constitución del E.L.A., en 1953, EE.UU. solicita y obtiene de la ONU autorización para dejar de rendir el informe anual que debía evacuar sobre su colonia de Puerto Rico.
Sin embargo, la Asamblea General de la ONU aprueba, en 1960, la resolución 1514 en pro de la libertad de todos los pueblos sometidos y crea, en 1961, el Comité Especial de Descolonización a objeto de fomentar la desaparición de las colonias existentes.
En cumplimiento de tales fines, dicho Comité se ha pronunciado en relación a Puerto Rico: en 1967, al rechazar la petición formulada por Washington a fin de que se declarase "incompetente" para tratar el caso; en 1972, en que aprobó una resolución reconociendo el derecho inalienable a la autodeterminación e independencia que asiste al pueblo boricua y en 1973 en que, reafirmando lo anterior, solicitó a EE.UU. que se abstenga de cualesquiera medidas que impida a
Puerto Rico el ejercicio pleno de su independencia.

En sus 400 años de dominio sobre la isla, España debió hacer frente a constantes rebeliones indígenas; al acoso de corsarios y potencias extranjeras que codiciaban Puerto Rico; a un importante movimiento autonomista y a una fuerte lucha por la independencia.
El largo proceso emancipador emprendido en Puerto Rico encuentra su momento más significativo en Lares donde los patriotas se levantan en armas y, tras proclamar la Independencia y declarar la República, designan un Presidente Provisional; dictan una Constitución y adoptan una bandera y un himno nacional (23-IX-1896), a consecuencia de lo cual, España se vio obligada a renunciar a la facultad de modificar unilateralmente el status político de la isla y a otorgar a los
puertorriqueños el derecho a gobernarse a sí mismos. (Carta Autonómica de 1897).
Durante los 8 meses en que Puerto Rico se gobernó a sí mismo, se designó Jefe de Gobierno, se constituyó un Gabinete, se celebraron elecciones y se empezaron a ejercer oficialmente funciones de Gobierno Autónomo. De esta manera la nación alcanzó una personalidad jurídica propia que logró reconocimiento internacional al ser aceptada como miembro de la Unión Postal Universal.
Esta etapa histórica se vio interrumpida con la invasión norteamericana perpetrada, el 25 de julio de 1896, a escasos 9 días de iniciadas las conversaciones tendientes a poner fin a la Guerra Hispano-Norteamericana que Estados Unidos provocase con claros propósitos expansionistas (21 de abril de 1898 a 11 de abril de 1899).
En efecto, en lo que a Puerto Rico dice relación las ambiciones de Norteamérica obedecían tanto a razones estratégico-militares como comerciales. Para lograr sus propósitos, EE.UU. bombardeó Puerto Rico (25-V-1898) y desplegó 16.000 hombres para invadirlo. No obstante lo cual, el general Nelson Miles, a cuyo cargo estuvo la operación, afirmó en su primer discurso público que los norteamericanos habían venido a la isla a conferirle "las libres instituciones" de Norteamérica Dicho lo cual, disolvió el Gobierno puertorriqueño y clausuró el Parlamento.
El sometimiento de una nación como Puerto Rico a otra, como Estados Unidos; de habla, religión, origen, cultura e idiosincrasia diferente no ha podido ser si no duro y dramático, sobretodo que éste último se ha valido de todo su poderío para penetrar y silenciar la cultura boricua.
En efecto, la memoria colectiva de los puertorriqueños ha sido víctima de la acción de los norteamericanos que han reescrito la historia de la nación silenciando las luchas por la independencia; han impuesto la enseñanza de su propia historia; han obligado a usar la bandera e himno estadounidenses y han permitido la conmemoración de escasos eventos relacionados con la isla.
A pesar de que, a la luz de los principios de Derecho Internacional, la figura del E.L.A. aparece como una ficción, ella ha resultado útil para disimular el carácter colonialista de la presencia norteamericana en Puerto Rico. En efecto, finiquitada la constitución del E.L.A., en 1953, EE.UU. solicita y obtiene de la ONU autorización para dejar de rendir el informe anual que debía evacuar sobre su colonia de Puerto Rico.
Sin embargo, la Asamblea General de la ONU aprueba, en 1960, la resolución 1514 en pro de la libertad de todos los pueblos sometidos y crea, en 1961, el Comité Especial de Descolonización a objeto de fomentar la desaparición de las colonias existentes.
En cumplimiento de tales fines, dicho Comité se ha pronunciado en relación a Puerto Rico: en 1967, al rechazar la petición formulada por Washington a fin de que se declarase "incompetente" para tratar el caso; en 1972, en que aprobó una resolución reconociendo el derecho inalienable a la autodeterminación e independencia que asiste al pueblo boricua y en 1973 en que, reafirmando lo anterior, solicitó a EE.UU. que se abstenga de cualesquiera medidas que impida a
Puerto Rico el ejercicio pleno de su independencia.

El Día

Suscribirse a Noticias

Suscríbase a nuestro boletín de noticias para recibir un resumen todas las tardes en su casilla de correo
captcha