Clima

Unable to get weather data from wunderground.com

youtubetwitterpinterestrssfacebook

Martes, 19 de Noviembre de  2019 03:51
calendario

Noviembre

19

Martes

ANTICIPO
GUIÑO DEL FRENTE DE TODOS AL RADICALISMO: Alberto Fernández realizó un homenaje a Raúl Alfonsín a 36 años de la recuperación de la democracia TRANSICIÓN PROVINCIAL: Axel Kicillof se reúne con María Eugenia Vidal BOLIVIA: Evo gana las elecciones pero no pudo evitar la segunda vuelta
Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Monarquía condena a Catalanes y seguidores se levantan para defenderlos

Martes, 15 Octubre 2019 06:02

(adnmarcospaz //Euronews).-- El Tribunal Supremo ha condenado a los 12 líderes independentistas acusados por el delito de sedición, no de rebelión en Cataluña. La mayor de las penas, 13 años, ha recaído sobre Oriol Junqueras. Las reacciones de los movimientos independentistas, que ya el domingo protagonizaron las primeras manifestaciones, no se han hecho esperar.

Resultado de imagen para Oriol Junqueras Oriol Junqueras, lider catalán condenado.  
La sentencia condena también por los mismos delitos a Jordi Turull, Raül Romeva y Dolors Bassa, a los que impone 12 años de cárcel. Un escalón por debajo quedan Joaquim Forn, Josep Rull, Jordi Cuixart, Jordi Sànchez y Carme Forcadell, a los que se condena por sedición, pero no por malversación: nueve años de cárcel para los Jordis, 10 años y medio para los dos ‘exconsellers’ y 11 años y medio para la expresidenta del Parlament. El listado lo cierran Santi Vila, Meritxell Borràs y Carles Mundó, a los que se condena por desobediencia, delito que no implica la pena de prisión.

En el ‘procés’ no hubo rebelión. La sala da por probada la existencia de violencia, pero asegura que no basta con la constatación de la misma para determinar que lo sucedido en Cataluña se corresponde con un delito de rebelión. Asegura también que no se puede determinar el tipo penal respondiendo con un monosílabo a la pregunta de si hubo o no violencia, ya que esto supondría incurrir en un reduccionismo analítico que el tribunal no puede suscribir.

Para hablar de rebelión, el tribunal apunta a que tiene que darse una violencia instrumental, funcional, preordenada de forma directa, sin pasos intermedios a los fines que animan la acción de los rebeldes. Según los siete magistrados, la violencia que se dio en septiembre y octubre de 2017 buscó generar un escenario que hiciera más viable una ulterior negociación, pero en ningún caso se puede hablar de que los actos que se llevaron a cabo fueran suficientes para imponer de forma efectiva la independencia territorial y la derogación de la Constitución.

En otras palabras: «Eran conocedores de que lo que se ofrecía a la ciudadanía catalana como el ejercicio legítimo del derecho a decidir no era sino el señuelo para una movilización que nunca desembocaría en la creación de un Estado soberano».

La sentencia destaca además que el Tribunal Constitucional despojó a los acusados de los instrumentos jurídicos que pretendían emplear para declarar la independencia, objetivo que terminó saltando por los aires con la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Los magistrados sostienen que, a partir de ese momento, los líderes independentistas emprendieron su huida al extranjero o desistieron de «la aventura» que habían puesto en marcha, afirmación que basan en que el artículo 155 pudo aplicarse sin incidentes en Cataluña: el Gobierno mantuvo en todo momento el control de la fuerza militar, policial, jurisdiccional e incluso social.

«Bajo el imaginario derecho de autodeterminación se agazapaba el deseo de los líderes políticos y asociativos de presionar al Gobierno de la Nación para la negociación de una consulta popular», explica el tribunal presidido por Manuel Marchena. «El eventual propósito independentista era una mera quimera».

La prensa ,local recoge que al menos un total de 12 tramos de carreteras catalanas se encuentran cortados por el paso de manifestaciones contra la sentencia a los líderes Los Mossos (Policías) comenzaron a cargar contra los manifestantes en El Prat. Igualmente reportan que están colapsados los accesos por la carretera a la T1 del Aeropuerto de Barcelona.

Igualmente los Mossos d’Esquadra suspenden el servicio de Rodalies (cercanías) al Aeropuerto de El Prat de Barcelona.  De la misma manera el juez Pablo Llarena ordenó la detención internacional de Carles Puigdemont. Al mismo tiempo una mujer que portaba una bandera de España fue brutalmente agredida por un joven que la tira al suelo de un golpe.

Entre tanto el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, señaló que Pedro Sánchez apuesta por gobernar con el PP» tras las generales de noviembre al hablar de «cumplimiento íntegro» de la pena.

El Día

Fotogalerías

Suscribirse a Noticias

Suscríbase a nuestro boletín de noticias para recibir un resumen todas las tardes en su casilla de correo
captcha