Clima

*

Despejado

17 °C
ENE 6.4 km/h

youtubetwitterpinterestrssfacebook

Sábado, 26 de Mayo de  2018 15:35
calendario

Mayo

26

Sábado

ANTICIPO
MÁS DEUDA: Caputo volvió a anunciar la toma de deuda mediante la emisión de dos Letras del Tesoro Nacional por 760 millones de dólares PARO DOCENTE: Docentes bonaerenses anunciaron un paro para el próximo miércoles. SUBTE: Los trabajadores del subte comenzaron una nueva semana de paros y medidas de protesta
Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

Documentalista y actriz boliviana desmonta mentiras de EE.UU. sobre Siria

Viernes, 04 Mayo 2018 22:35

(adnmarcospaz//Drina Ergueta. La Paz).-- Del trabajo audiovisual realizado por la modelo, actriz y productora boliviana Carla Ortiz en Alepo, Siria, han circulado las apreciaciones superficiales a alguna fotografía de ella en medio de la ciudad bombardeada, y poco se ha profundizado en el hecho de que estuviera en el sitio y del discurso que tiene respecto de lo que ocurre allí.

Se está a la espera del documental que está produciendo Ortiz; sin embargo, en algunas de sus entrevistas ella habla de una realidad muy distinta a lo que, a través de los medios de comunicación del mundo occidental, se conoce y se da por cierta.

Ortiz coincide con algunas voces, como la de la periodista canadiense Eva Bartlett, que estuvo también en el terreno y que denunció en la ONU que ninguna de las organizaciones internacionales de ayuda estaba en el este de Alepo, es el caso de los Cascos Blancos que, con millonaria financiación desde Estados Unidos y Europa, entre otros, pasa, dice, por organización neutral.

Resultado de imagen para carla ortiz, documentalista boliviaBartlett recuerda que los Cascos Blancos distribuyó entre los medios imágenes donde “recicla” a personajes, como es el caso de la niña llamada Aya que aparece siendo rescatada en distintos escenarios y tiempos (14/12/16).

En los colegios profesionales de periodistas se habla de la credibilidad de la información que se da a través de los medios, en un marco en que cada vez se envían menos periodistas al lugar de los hechos y donde se trabaja desde sitios seguros y recibiendo información a través de intermediarios. Estos, pagados por según qué bando, mueven los hilos.

La manipulación de la información es constante, así como el recurso del uso de infantes para causar impacto emocional. Ahora, por ejemplo, se sospecha del caso de una niña de siete años llamada Bana Al-Abed, la “Ana Frank de Alepo”, que hasta el 05/12/16 contaba en twitter el asedio de su ciudad, donde no tendría que haber electricidad ni Internet y ¿ella sabría escribir tan bien en inglés a su corta edad?

Resultado de imagen para carla ortiz, documentalista boliviaOtro caso, muy conocido, es el de la adolescente kuwaití Nayirha Nasir Al-Sabat que conmovió a congresistas norteamericanos con un relato estremecedor de cómo había visto a soldados de Sadam Husseim dejar morir a 312 criaturas recién nacidas. Luego se supo que ella era hija del embajador kuwaití en EEUU y que todo era mentira, para entonces Irak ya había sido invadido en la operación Tormenta del Desierto, en 1991. (Phillip Knightley: “The disinformation campaign”, The Guardian, 04/10/11)

Knightley recuerda que ya en la I Guerra Mundial la propaganda inglesa aseguraba que los soldados alemanes lanzaban bebés al aire para luego ensartarlos con sus bayonetas.

En contraste, poco se sabe de lo que pasa en otras partes del planeta. La politóloga y docente universitaria persa Nazanin Armanian denunció (público.es, 25/09/16) que “Estados Unidos y Arabia Saudí provocan en Yemen la mayor crisis humanitaria del mundo”, con decenas de miles de personas masacradas y heridas, con 1,4 millones de desplazadas. Cita a Peter Maurer del Comité Internacional de la Cruz Roja que pregunta: ¿Por qué, entonces, este silencio sepulcral de la prensa?

Otra voz no oficial es la de la monja argentina María Guadalupe Rodrigo, que vivió en Siria hasta 2013 y que dice abogar por los cristianos en Siria donde, antes de la guerra, era “un lugar de convivencia”, gracias a “un gobierno laico donde había cierta libertad religiosa, progreso económico y una calma social”. Asegura que esta guerra “en realidad no comenzó en la calle, por el pueblo, sino que fue planeada desde fuera con todos los detalles”.

Resultado de imagen para carla ortiz, documentalista boliviaOrtiz tiene a su favor el haber estado en el lugar de los hechos y, según explica, de recoger información de primera mano, no por vías intermedias. El que haya ido hasta allí, a pesar de los riesgos, es algo encomiable y muestra su valor.

Se dice que la primera víctima de la guerra es la verdad, así que el hecho de que expliquen diferentes versiones es imprescindible.

El Día

Fotogalerías

Suscribirse a Noticias

Suscríbase a nuestro boletín de noticias para recibir un resumen todas las tardes en su casilla de correo
captcha