Clima

*

Niebla

23 °C
NE 0 km/h

youtubetwitterpinterestrssfacebook

Miércoles, 18 de Julio de  2018 12:46
calendario

Julio

18

Miércoles

ANTICIPO
MÁS DEUDA: Caputo volvió a anunciar la toma de deuda mediante la emisión de dos Letras del Tesoro Nacional por 760 millones de dólares PARO DOCENTE: Docentes bonaerenses anunciaron un paro para el próximo miércoles. SUBTE: Los trabajadores del subte comenzaron una nueva semana de paros y medidas de protesta
Identificarse Registrar

Login

Usuario
Password *
Recordarme

22 de junio de 1965 – Arturo Mackinnon, Misionero canadiense muere al protestar contra la prisión de 37 personas en República Dominicana.

Jueves, 21 Junio 2018 23:13

Fue como consecuencia de la Guerra de Abril y del afán de acabar con todos los comunistas que promovía el Imperio Yanqui de entonces –como la lucha contra el terrorismo hoy- que un grupo de 37 jóvenes estudiantes y simpatizantes de la revolución iniciada por el referente Juan Bosch en 1.963 fueron apresados y conducidos a la cárcel en Santo Domingo.

En esos días en que los curas se sentían responsables por la integridad física y emocional de los que estaban bajo su manto eclesial, el padre Arturo, joven e impetuoso canadiense miembro de los Scarboro se sintió en el deber de buscar y devolver a los hijos e hijas de sus fieles creyentes a sus casas.
El reverendo padre Arturo Mackinnon había llegado pocos meses antes a Monte Plata procedente de San José de Ocoa y sin embargo inmediatamente se identificó con esta comunidad pobre y abandonada a la que no sólo se le ofrecía la palabra de Dios, sino que se afanaba en busca del pan con ayudas internacionales y llamados de piedad a los pocos pudientes de la localidad.
Tras cumplir con lo que su corazón le mandaba realizó más de un viaje al Palacio de la Policía, fue a hablar con Wessin a San Isidro y poco a poco fue recibiendo a los muchachos que él aseguraba sin temor a la furia de Dios que no eran ningunos "comunistas".
La última camada de muchachos fue dejada en libertad el domingo 20 de junio. El regresó a dar sus misas y a repartir su bondad y su claridad a la feligresía.
Al padre le dijeron que lo iban a matar, pero él no lo creyó o lo consideró parte de su destino. El martes 22 de junio a las 6:30 de la tarde unos militares vestidos de civil lo sacaron de la casa curial con un argumento falso.
Poco antes de las 7 se escucharon unos disparos a lo lejos, por La Ceja. Todo fue muy confuso, lo único claro es que mataron al cura. Y que ahí mismo murieron sus verdugos el teniente Martínez y el raso Restituyo.
No hubo que acusar a más nadie, parece que la muerte del cura no fue por orden superior y que a falta de otros culpables los monteplatenses estamos condenados a ser por siempre "los mata padre".

El Día

Fotogalerías

Suscribirse a Noticias

Suscríbase a nuestro boletín de noticias para recibir un resumen todas las tardes en su casilla de correo
captcha